Martes, 01 Septiembre 2020 21:00

¿Van por la baja del dólar después del éxito del canje? - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por

Se abre una etapa después del 99% de aceptación en la renegociación de la deuda. Y ahora una clave es reducir la brecha cambiaria

 

El Gobierno consiguió despejar por cuatro años el horizonte de vencimientos con los acreedores privados. Logró el 99% de adhesión al canje de la deuda y dio un paso en el camino hacia la estabilidad económica. ¿La logrará?

Ese camino es extenso y dificultoso para una Argentina que lleva sobre sus hombros décadas de fracasos, pero la elevada aceptación del canje abre una etapa.

Para los expertos ahora viene el proceso de asentamiento de los nuevos bonos, que llevará unos 15 días hasta que se conozca en qué nivel efectivo quedan en el mercado.

A mano alzada, conocedores del mercado arriesgan que los nuevos títulos que arrancan a US$54,90 por cada lámina de 100 podrían después del período de asentamiento quedar en ¿US$49?, lo que marcaría que la tasa de interés externa para la Argentina rondaría un 11%.

Ese cálculo a la ligera surgió de que los nuevos títulos de Ecuador que comenzaron a cotizar después del canje de su deuda salieron al mercado pagando entre 9,50 y 9,80% anual.

Para la Argentina, un 11% anual de arranque sería aceptable, pero también esa renta estaría sujeta a la decisión de vender por parte de tenedores de bonos que entraron al canje pero que no quieran continuar con deuda argentina en sus manos.

En la vereda del Gobierno, los festejos por el canje los capitaliza el ministro Martín Guzmán quien, además, ganó en la interna la posición de haber arrancado de la mano de Alberto Fernández, pero ahora, y por aquello de que el éxito tiene muchos padres, y el fracaso es huérfano, sumó el respaldo de Cristina Kirchner.

El mercado financiero lee que la fortaleza de Guzmán es también la de la permanencia del cupo de US$200 de "dólar ahorro" que mensualmente tienen oportunidad de comprar los ahorristas.

El ministro cree que la eliminación de ese cupo (allí el dólar cuesta $102,12) haría disparar al "blue", paralelo o libre que en los últimos 30 días medido entre puntas se mantuvo en torno a $135.

Dentro y fuera del Gobierno hay voces que impulsan la eliminación del "dólar ahorro" a partir de cuentas fáciles de entender: hay más de cuatro millones de personas que tienen CUIT y cuenta bancaria que mensualmente están en condiciones de pagar 25% más barato un dólar.

Más de cuatro millones por 200 dólares le dan al Banco Central un sendero previsible pero preocupante de venta de divisas: unos US$ 1.000 millones mensuales representan un goteo difícil de sostener a menos que haya un ingreso de capitales robusto.

La otra batalla cambiaria está en el dólar "contado con liquidación" en el que los privados compran y venden entre sí pero en el que, también después del canje, podría intervenir el Central vendiendo los nuevos títulos.

Cerca de Miguel Pesce aseguran que podría intervenir si el CCL (se compran bonos con pesos y se los vende contra dólares) mantiene su tendencia a la salida de capitales.

La posibilidad de que Pesce venda los nuevos bonos que tiene en cartera para bajar la brecha cambiaria podría llevar alivio a corto plazo. Pero el riesgo, como lo señaló el economista Rodolfo Santángelo, es que se vuelva a endeudar al Central con el uso de los nuevos bonos como antes se lo hizo con las Leliq (letras de liquidez).

Para los funcionarios, bajar la brecha entre dólares (está en 74%) resulta esencial en el intento de despejar las expectativas de que finalmente el Gobierno terminará devaluando.

La vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca, sostuvo en FM La Patriada que "los controles cambiarios en esta situación son inevitables", apuntalando la posición de Pesce respecto de continuar con las actualizaciones diarias del dólar oficial (en agosto subió 2,7% ayudando, a su vez, a una inflación estimada en 2,5%) y tratando de desarmar la idea de que el Gobierno podría recurrir a una devaluación para impulsar a las exportaciones.

En la semana el Gobierno le prendió otra vez una vela a la suba de la soja en el mercado mundial a partir de la debilidad del dólar.

En el Central apuestan a una soja de US$ 360 la tonelada como forma de compensar la pérdida prevista para las exportaciones de maíz y trigo como consecuencia del impacto de la sequía sobre la zona pampeana.

Mantener al dólar oficial en línea con la inflación y quitarle oxígeno al "contado con liqui" forma parte de la táctica de corto plazo en el intento de mejorar algo la liquidación de exportaciones que viene ralentizada desde hace tiempo.

Según las estadísticas del Indec, el superávit entre exportaciones e importaciones ronda los US$1.500 millones mensuales, pero al balance de divisas del Banco Central llega prácticamente la mitad y con US$750 millones no se llega a abastecer la demanda que genera el "dólar ahorro".

Para el Gobierno, y para buena parte de los economistas que siguen el tema, el tipo de cambio oficial no está atrasado aun cuando las exportaciones a Brasil estén cayendo desde hace meses por un desfasaje cambiario, por lo que bajar los "otros dólares" resultará fundamental para borrar la idea de la necesidad de devaluar al peso.

El canje de la deuda fue exitoso pero las presiones en torno al dólar requieren más certezas para contrarrestar, entre otras cosas, la oleada de incertidumbre que la política oficial le genera al clima de negocios en la Argentina.


Daniel Fernández Canedo

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…