Viernes, 26 Febrero 2021 11:41

Los cuatro factores que explican por qué el mundo financiero castiga a la Argentina - Por Esteban Lafuente

Escrito por

Suba de tasas en los Estados Unidos. Demoras en las negociaciones con el FMI. Cuestionamientos a los números fiscales y el cumplimiento de las pautas fijadas en el presupuesto. Cepo y reservas del Banco Central. Un combo de factores externos e internos se entremezclan y explican el castigo a los bonos argentinos y por qué en febrero de 2021, a seis meses de la reestructuración de la deuda, el riesgo país se ubica por encima de los 1500 puntos.

Son los asuntos recurrentes en una economía que no crece hace más de una década, acumula nueve defaults y agravó su crisis por la pandemia de coronavirus. Pese a un contexto internacional que luce favorable, con el precio de la soja a US$520 la tonelada y perspectivas de alza, además de las bajas tasas internacionales y las políticas monetarias expansivas que muchos estados pusieron en marcha para mitigar el impacto del coronavirus, el precio de los papeles argentinos se desploma, con caídas desde un 30% con respecto a los valores máximos, semanas después de cerrado el canje.

"Los bonos salieron con una tasa de exit yield por debajo del 12% después del canje y, después de ahí, los precios fueron para abajo y la tasa, para arriba", sintetiza Gabriel Caamaño, director de Consultora Ledesma, en referencia al castigo a los activos argentinos, que también se replica en las acciones de empresas locales que cotizan en el país y en Wall Street.

"La única excusa para comprar hoy activos argentinos es que está todo muy barato y muy golpeado. Hoy, la Argentina no tiene una historia atractiva y convincente para contar, que haga que los inversores quieran comprar. Siempre hay excusas para vender: están los factores propios y ahora también se suman los externos", dice el economista.

Este último punto, coinciden los analistas consultados por LA NACION, acentuó el escenario negativo, más allá de la baja de los dólares paralelos, condicionada por intervenciones oficiales y el ingreso de divisas para el pago del impuesto a la riqueza. Uno de los factores tiene que ver con la paulatina suba de las tasas de interés de mediano y largo plazo en los Estados Unidos. Esto se da por las crecientes expectativas de inflación de mediano plazo, a partir del billonario plan de estímulo fiscal de Joe Biden y el plan de la Reserva Federal (Fed) de mantener su política monetaria expansiva.

"Un riesgo global es la suba en la tasa de referencia a 10 años en los Estados Unidos. En ese escenario, nadie quiere activos argentinos", dice Fernando Marull, economista de FMyA, quien plantea menciona el perfil de los bonos locales creados y su perfil de vencimientos: tienen bajos cupones de intereses hasta 2023.

Este último punto se condiciona, a su vez, por factores internos. "La posición técnica del mercado y el carácter de la política juegan en contra de los precios de los bonos, incluso en un contexto en el que se va ajustando el déficit fiscal", dice Federico Furiase, director de Eco Go.

Si bien destaca que en enero el sector público tuvo superávit y no necesitó financiarse con emisión del Banco Central, el economista advierte por el horizonte de corto y mediano plazo. En otras palabras, el 4,5% de déficit pautado para 2021, con el equilibrio fiscal para 2023, según planteó Martín Guzmán, pareciera no alcanzar desde la óptica del mercado financiero.

Al mismo tiempo, el propio Gobierno exhibe tensiones internas en cuanto a cómo avanzar en cuestiones clave en un año electoral. La muestra más clara son las discusiones en cuanto al ajuste de tarifas de servicios públicos y su consecuente impacto sobre la suma de subsidios, en la que pulsean el Ministerio de Economía y los entes reguladores. Por eso, y si bien luego de la reestructuración el país redujo su carga de vencimientos de corto plazo (recién en 2024 superan los US$2000 millones anuales), la incertidumbre para los próximos años se mantiene. Este año, sin embargo, aparecen entre otros pagos unos US$2400 millones con el Club de Paris en abril.

"Las paridades actuales del mercado descuentan una nueva reestructuración en 2024/2025 cuando la carga de vencimientos empieza a subir. Los fondos de afuera por ahora no quieren saber nada con Argentina. Y el Gobierno, en un año electoral, tampoco intenta construir una historia financiera, aun cuando empieza a acomodar las cuentas fiscales", agrega Furiase.

Al mismo tiempo, aparece la incertidumbre sobre las negociaciones con el FMI, que tiene a la Argentina como mayor acreedor. Sin prisa, el Gobierno mantiene conversaciones con el organismo, aunque la meta de cerrar un acuerdo para reprogramar los US$44.000 millones del programa en el semestre es "exigente", según confirmó el vocero del organismo días atrás.

"Desde que se cerró el canje, se avanzó en un endurecimiento del cepo que fue confirmando un enfoque que se ve como meterse en un callejón sin salida. Es una política de ser más restrictivo con la balanza de pagos, cada vez más intervencionista, y no se ve una salida a eso. Eso conforma un factor negativo local", dice Caamaño.

Sin avances en el programa con el FMI y demorada hasta nuevo aviso la presentación de las pautas del "plan económico plurianual" anunciado por Guzmán, el escenario impacta en la incertidumbre financiera y la suba en el riesgo país. "El acuerdo con el Fondo es una oportunidad para que el enfoque económico cambie, pero esa chance se desdibuja. La Argentina no logra capitalizar ninguna de las buenas noticias, como los precios altos de los commodities y la alta liquidez global, y se agarra todas las malas", concluye Caamaño.

Esteban Lafuente

Visto 1184 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…