Imprimir esta página
Miércoles, 16 Junio 2021 11:21

Adiós a la fantasía de conseguir dólares baratos para ahorrar - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por

El Banco Central gana reservas por la liquidación de los exportadores al calor de los buenos precios internacionales. Además, habrá fondos del FMI. Pero el cepo al dólar marca la época.

La pregunta al funcionario fue directa: ¿Aflojarán el cepo al dólar con los US$15.000 millones más que tendrá este año la Argentina?

La respuesta también fue categórica, pero después de detallar que parte de esos US$15.000 millones por la mayor entrada de divisas por la exportación de soja a US$600 la tonelada y el aporte extraordinario de US$4.400 millones del Fondo Monetario Internacional por la pandemia, tienen destino.

El Banco Central compró la mayoría de esos dólares para fortalecer las reservas y con esa base el Gobierno ya decidió postergar cualquier acuerdo con el FMI hasta fin de año como mínimo.

Tener US$15.000 millones adicionales este año es el fundamento de la principal política económica y antiinflacionaria del Gobierno, que no es otra que mantener tranquilo al dólar en el intento de no fogonear una inflación disparada y de tratar de cumplir con el mandato de la vicepresidenta Cristina Kirchner de fin del año pasado respecto de que los salarios le ganen la carrera a la inflación en el año electoral.

Si las reservas netas del Banco Central ya superan los US$6.500 millones y los expertos creen que podrían llegar a los US$8.000 millones a fin de julio (último mes de liquidación fuerte de exportaciones del campo), ¿habrá llegado la hora de aflojar el cepo dólar?

Probablemente haya más dólares a precio oficial (está en $100,25 y el mayorista en $95,29) para la importación de algunos productos por parte de las empresas. Pero no habrá "ni en sueños" con fines de ahorro y turismo que ahora pagan el "solidario" a $165,41.

En el diagnóstico oficial la "pasión" de los argentinos por ahorrar en dólares sigue intacta y destacan que aún en años en los que la expectativa de una devaluación estuvo aplacada, la gente llegó a comprar US$17.000 millones con fines de ahorro y turismo en el exterior.

Con el dólar blue en $159 los expertos están muy atentos ahora la evolución de la "brecha" entre el mayorista y el "contado con liquidación" que es el dólar libre legal que se opera por medio de la compra-venta de bonos en dólares.

Esa brecha, que actualmente está en 73%, es alta y si se amplía, creen los operadores que será una gran tentación para subfacturar exportaciones y sobrefacturar importaciones, dos maniobras conocidas en tiempos de controles cambiarios rígidos e intentos oficiales de atrasar el precio del dólar.

El atraso del dólar oficial frente a la inflación está en marcha a partir de que el Banco Central lo sube a un ritmo de 1,2% mensual frente a un aumento del costo de vida que supera con holgura el 3%.

El atraso del dólar y de las tarifas de gas y luz este año (subirán 6% y 9% respectivamente) se encaminan a jugar junto a los controles para los precios de los alimentos como los elementos centrales en la lucha contra una inflación que se proyecta en 46% anual, muy por arriba de la meta de 29% prevista por el Ministerio de Economía para este año.

Y ese esquema de tres patas abre, a su vez, la puerta para el principal objetivo oficial en materia de política de ingresos que será el intento de que los sueldos y las jubilaciones puedan superar la suba del costo de vida, una carrera que vienen perdiendo y por bastante diferencia.

El año pasado, en promedio los salarios reales perdieron 2,3% como consecuencia, según los datos del INDEC, de que los sueldos privados aumentaron 34,4%, los públicos 26,8% y los de los trabajadores no registrados que lograron mantener el empleo un 39%.

Esos aumentos perdieron poder de compra mayoritariamente frente a una inflación que fue de 36,1%.

Este año, como resultado de las paritarias consignado en un informe de la consultora EcoGo, los aumentos promedio resultan de 30% para Comercio, 28,9% para Gastronómicos, 39,3% para bancarios, 25,1% para Camioneros (de ahí el pedido de reapertura y 54% de suba), 47,5% para la Construcción, 19,5% para Estatales, 40% para los Docentes al igual que los Aceiteros y de 19,8% para los trabajadores de Sanidad.

En la mayoría de los casos esos aumentos resultan inferiores al 45/46% previsto de aumento del costo de la vida, con lo que habría que pensar que la carrera será difícil si es que el Gobierno intenta que sus deseos en la materia se hagan realidad.

Otro tanto ocurre con las jubilaciones y pensiones, donde la diferencia entre la evolución de los ingresos y la inflación es aún mayor.

La "masa jubilatoria", o sea el monto de dinero a distribuir entre los jubilados, crece al 30%, unos 15 puntos por debajo de la inflación.

Con la llegada de más vacunas y entrando de lleno en el período preelectoral, habría que esperar una estrategia antiinflacionaria conocida por parte del kirchnerismo: tapar y presionar los precios y aumentar el gasto público en el intento de mejorar una actividad económica que reacciona respecto del paralizado año anterior, pero que está muy lejos de crear las condiciones para un crecimiento sostenido.

El Monitoreo Sobre la Opinión Pública de Management&Fit de este mes arroja que el 73% de los consultados considera que la situación económica empeoró este año y un dato llamativo persistente es que el 63% cree que la situación será aún peor en los próximos meses. ¿Cuánto tendrá que ver el salto inflacionario de esta primera parte del año? 

Daniel Fernández Canedo

Daniel Fernández Canedo

Latest from Daniel Fernández Canedo

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…