Domingo, 25 Julio 2021 09:43

¿Alcanza un dólar “recontraalto” para frenar la presión cambiaria? - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por

La suba del dólar blue a $185 define un nuevo escenario con brecha muy alta y el foco sobre lo que hará el Gobierno.

 

Si un dólar a la salida de la convertibilidad de 2001 era igual a "1", un dólar hoy en el "contado con liquidación" de $ 171 es equivalente a "3,1", el triple. En otras palabras, el de hoy es un dólar "recontraalto".

 

El concepto "recontraalto" surgió a mediados de 1989 cuando el después canciller, Guido Di Tella, anticipó que al asumir Carlos Menem aplicaría un tipo de cambio muy alto para favorecer las exportaciones y conseguir los dólares que le eran muy escasos a Raúl Alfonsín.

La posibilidad de un dólar "recontraalto" precipitó el traspaso del poder de Alfonsín a Menem y, con el correr del tiempo, ese gobierno peronista aplicó la convertibilidad 1 a 1 del peso con el dólar que marcó una época de apertura de la economía y atraso cambiario.

Hoy el dólar alto tiene otras connotaciones, aunque coincide en reflejar la falta de confianza y la incertidumbre sobre el rumbo de la política económica.

Entre las diferencias está la certeza de que el Gobierno defenderá a rajatabla la estabilidad del dólar oficial haciéndolo crecer en torno a 1% por mes frente a una inflación de 3%.

El presidente del Banco Central, Miguel Ángel Pesce, tiene reservas suficientes para mantener quieto al dólar al calor de las divisas que sigue comprando, de las exportaciones y del cepo.

Este año, y solo efecto de la suba de los precios internacionales de los granos y cereales, la Argentina obtuvo US$ 6.474 millones más en el primer semestre, buena parte de los cuales fueron a fortalecer las reservas del Banco Central.

Pero a pesar de esa fortaleza y de que, por ejemplo, en junio el Central liberó muchos fondos para el pago de importaciones que representaron US$ 5.909 millones, el mayor nivel desde agosto de 2018, la demanda de divisas persiste.

El contexto cambiario es muy particular: los operadores financieros están convencidos de que el Gobierno no aplicará un salto del dólar porque eso le complicaría el objetivo de aquietar la inflación para que el poder de compra de los salarios pueda mejorar en los próximos 90 días.

Saben que el Banco Central tiene reservas suficientes para "anestesiar" el tipo de cambio hasta diciembre y que podría darle más vueltas de tuerca al cepo cambiario pero, también, que la disparada de los últimos días obliga al Gobierno a dar nuevas señales.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, se esfuerza en resaltar que al final del camino habrá un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional para renegociar los compromisos del año próximo y que eso despejará el horizonte. Pero el resto del Gobierno no muestra el mismo entusiasmo.

Con el FMI vencen US$ 1.900 millones en septiembre y otro tanto en diciembre, y eso lo pagarían con los US$ 4.300 millones que ingresarían en agosto por la capitalización de ese organismo.

Pero en el primer trimestre del año próximo los vencimientos suman US$ 6.700 millones del total de casi US$ 20.000 millones de 2022 y para eso no hay dólares que alcancen, con lo que el acuerdo para la refinanciación sería lógico a menos que el Gobierno elija el camino del default.

Si bien la suba del dólar libre de 3,3% ($185) en la última semana, acumulando 11,4% en un mes, muestra un alto grado de escepticismo, el acento está más en la falta de señales, y de un rumbo claro, que en la escasez de divisas.

Sin horizonte, y en el arranque de la campaña electoral a pleno para la elección legislativa de noviembre, una pregunta de los expertos es si el temblor del dólar de estos días podrá acelerar un acuerdo con el FMI.

En los tiempos políticos que corren es difícil anticipar soluciones, pero la inestabilidad cambiaria genera tal nivel de ansiedad en los gobernantes que la historia puede ser distinta.

Los dólares libres son muy altos, y medida por ellos, la Argentina ha pasado a ser muy barata a nivel regional, pero parece difícil esperar cambios de fondo aun en momentos en que el Gobierno se prepara para aumentar el gasto público justo cuando comienza a moderarse el ingreso de los dólares de las exportaciones.

En situaciones similares a la actual, el brillante Miguel Bein solía responder con una pregunta a quien lo consultara sobre si el dólar era caro o barato en determinados momentos de tensión. Decía: ¿cuánto valdría el taxi para atravesar el Muro de Berlín y llegar a Alemania Occidental en plena Guerra Fría? ¿Cuál sería ese precio?

Daniel Fernández Canedo

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…