Imprimir esta página
Viernes, 27 Agosto 2021 10:34

Larga vida al cepo al dólar: ¿cuándo podría levantarse? - Por Carlos Burgueño

Escrito por

Las restricciones al acceso a las divisas se mantendrán, al menos, hasta que haya sólido superávit comercial y equilibrio fiscal. Y reservas líquidas firmes. Se supone, que no será hasta 2025.

Durante el gobierno de Alberto Fernández habrá cepo cambiario. Al menos hasta diciembre de 2023 algún tipo de restricciones más leves o las actuales (difícil que sean peores) para el acceso a las divisas, se aplicará. Así será, aunque políticamente sea complicado de explicar y, fundamentalmente, reconocer. El actual Gobierno convivirá inevitablemente con restricciones al libre acceso a las divisas; y será cuestión de la gestión que siga (aunque sea del mismo signo político) la que deberá resolver este nivel de restricciones más altas en la historia de la economía moderna del país.

Quién con realismo y precisión lo reconoció ayer fue el presidente del Banco Central de la República Argentina, Miguel Pesce. Ante un auditorio especialmente informado y con capacidad plena de toma de decisiones, afirmó que "el país necesita exportar más y esto es una invocación permanente cuando nos reunimos con empresarios. A medida que exportemos más y acumulemos reservas, seguiremos reduciendo las restricciones cambiarias”.

Pesce habló en el evento 2021 Latin American Cities Conferences, organizado por el Council of the Americas. Acto seguido reconoció que "el cepo cambiario no se puede levantar. las restricciones cambiarias se van a levantar cuando se recompongan las reservas". ¿Y cuándo sería esto? Cuando estas superen los U$S60.000 millones reales y cuando el país navegue tranquilamente en un equilibrio fiscal y un sólido superávit comercial. Aquí hay que mencionar entonces la estrategia que Martín Guzmán mantiene ante el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Al organismo se le prometerá por escrito que en algún momento en el futuro no habrá restricciones, al menos para el normal funcionamiento del mercado cambiario de divisas para movimientos importantes. Especialmente destinados al sistema financiero y al giro de divisas desde y hacia el exterior. Pero este compromiso de Argentina se habilitará hacia 2025, un año antes del teórico comienzo de los pagos al Fondo en el posible Facilidades Extendidas que se firmaría antes de fin de año (luego de las elecciones de noviembre); y se supone que el organismo aceptará esta extensión de las restricciones.

Para el FMI es indispensable que el país normalice su sistema monetario y cambiario, y libere la transferencia y normal circulación de dólares. Sin embargo esa exigencia debería comenzar en el momento en que el país deba empezar a pagarle al organismo, esto es en el segundo semestre del 2026. Antes puede el país seguir instrumentando trabas que apunten a reforzar lo suficientemente fuerte las reservas del BCRA, para que no haya temores de corridas ni especulaciones cambiarias.

El argumento desde el Gabinete económico, es que sólo dejando correr los ejercicios 2022- 2023 y 2024; podrá el país mostrar variables económicas básicas equilibradas que justifiquen comenzar a normalizar la política cambiaria. Esto es, equilibrios fiscales, superávit comercial no menor a los U$S15.000 millones anuales y una inflación de un dígito. Al menos esto es lo que firmará el país con el FMI como carta de intención. Recién en ese momento, y con un nivel de reservas líquidas de no menos de 30.000 millones de dólares y generales por arriba de los U$S 60.000 millones. 

Carlos Burgueño

Latest from Carlos Burgueño

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…