Domingo, 05 Septiembre 2021 09:51

¿Habrá que preguntarle a Máximo Kirchner para saber cuál será el precio del dólar hasta las elecciones? - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por

A una semana de las PASO, la política electoral domina la marcha de la divisa estadounidense. Un fallido en el envío de un mensaje da pistas sobre por dónde se mueve el poder real en las decisiones sensibles.

"¿No se podrá hacer un último esfuerzo hablando con Máximo (se descuenta que es Kirchner) para liberar algo de carne de vaca manufacturera o conserva y cupo a frigoríficos nuevos que no tienen? Es importante en la zona centro para las elecciones".

Ese mensaje sobre el cepo a las exportaciones de carne, que por error difundió a un grupo de productores el secretario de Agricultura, Jorge Solmi, (dijo que no era suyo) dejó en claro por dónde merodea el poder real a la hora de las decisiones sensibles en materia económica y el Norte que marcará el rumbo de los 70 días hasta las elecciones legislativas.

Lo electoral domina el espacio y las principales variables económicas se van alineando en el sentido tradicional del kirchnerismo de intentar una recuperación del consumo a fuerza de poner plata en el bolsillo de los votantes.

Los anuncios de mayores gastos rondan los $600.000 millones e incluyen el bono de $5.000 para jubilados y el de $16.000 para beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y también los créditos a tasa cero para monotributistas.

Del gasto destinado a las familias, unos $340.000 millones, casi la mitad, tuvo como destino las transferencias del programa Potenciar Trabajo para asociarlo con la economía popular. Fueron $167.000 millones.

¿Será la inyección de pesos una característica del periodo que medie entre las PASO del domingo 12 y las legislativas del 14 de noviembre?

Por lo pronto, el fin de agosto y el principio de septiembre dejan en claro el comienzo de la nueva etapa en materia cambiaria.

En la semana, el Banco Central terminó con un saldo negativo superior a US$500 millones en el circuito oficial del dólar y se calcula que, además, destinó entre US$13 y $15 millones diarios para aumentar la oferta en el circuito del dólar bolsa y el contado con liquidación.

Al Banco Central el cambio de tendencia no lo tomó por sorpresa. Miguel Pesce cree que tiene reservas netas suficientes para transitar hasta fin de año aunque aumenten los reclamos de las ramas industriales (caso autos) por tener pisadas las importaciones.

La baja de un 20% en un mes del precio de la soja (está en US$469) encendió luces amarillas en tableros de control de un Gobierno que, más alla de cómo le vaya en las elecciones, cree que será muy difícil que 2022 repita el resultado espectacular que dejaron las exportaciones del campo este año.

Las exportaciones totales alcanzarían este año a US$72.000 millones, unos US$12.000 millones más que en 2020. Y la oferta excedente de dólares en 2021 sería de US$4.500 millones cuando el año anterior había arrojado un déficit de US$4.100 millones.

Fue con esa base que el ministro Martín Guzmán decidió dejar de indexar el dólar oficial y hacerlo subir a razón de un 1% mensual, bien por debajo de la inflación.

Es a partir de estimar que habrá menos dólares del campo (los cálculos preliminares dicen que, para empatar, la soja no debería bajar de US$400 la tonelada ni debería haber sequía) y con las reservas netas que están en US$5.600 millones (US$9.963 contando el aporte extraordinario del Fondo Monetario Internacional) que el mercado intenta adivinar cómo será el esquema de devaluación del peso posterior a las elecciones legislativas.

Tanto el ministro de Economía como el titular del Banco Central aseguran que no cabe esperar un salto cambiario de magnitud, dejando entrever que a fuerza de cepo y con la expectativa de un acuerdo con el FMI la situación será manejable.

En otras palabras, no consideran necesario un salto de un 21% como el que aplicó Juan Carlos Fábrega en enero de 2014 en el intento de bajar a un 60% la brecha cambiaria, pero la brecha ahora está en un 85%, aun cuando los economistas dicen que el tipo de cambio actual no está "tan" retrasado.

Mirando a fin de año, los expertos ubican las reservas netas del Central en torno a los US$3.000 millones, y esa cifra no alcanza para cubrir ni el vencimiento de deuda de marzo, que ronda los US$4.000 millones.

Hay funcionarios que en voz baja dicen que Alberto Fernández podría decir en octubre que habrá un acuerdo para refinanciar los US$19.100 millones que vencen del préstamo del FMI, pero nadie arriesga precisiones.

Llegando a fin de año en un contexto de menos dólares, y de expectativa de alguna aceleración de la suba del tipo de cambio, sumado a que habrá más pesos dando vueltas por la economía, tal vez los funcionarios deberán recurrir al poder de Máximo Kirchner para delinear una salida.

Daniel Fernández Canedo

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…