Jueves, 09 Septiembre 2021 09:39

Alerta en Wall Street: si el Gobierno pierde las elecciones, se alejaría un acuerdo con el Fondo Monetario - Por Leandro Gabin

Escrito por

Cree que, si el resultado es negativo para el Frente de Todos, acelerará el gasto. Si gana el oficialismo, deberá acordar por una mayor presión cambiaria

A pocos días de las PASO, los bancos de Wall Street siguen intentando descifrar qué pasará después de las primarias y (en base a ese resultado) el "partido por los puntos" como se consideran los comicios de noviembre. Sea como fuere, una de las entidades más poderosas del mundo y que sigue particularmente a la Argentina como Barclays Capital publicó un interesante paper para sus clientes alertando los efectos de un triunfo o una derrota del Frente de Todos para la economía.

"Una derrota del gobierno o una cómoda victoria podría conducir a escenario de distintas políticas", advierte Pilar Tavella, directora de Barclays. La entidad de origen inglés tiene como escenario base que el Gobierno buscará llegar a un acuerdo de IMF después de las elecciones de noviembre y antes de la amortización de marzo. "Este escenario es particularmente probable si el gobierno gana o si las elecciones tienen un resultado ajustado. En ese caso, esperamos que el gasto se mantenga alto en el segundo semestre del año y las reservas sigan disminuyendo porque pagarán la amortización del FMI de septiembre con la asignación de DEG", relata.

Sin embargo, Barclays dice que "si el gobierno pierde las elecciones primarias, es probable que el gasto fiscal se acelere" ya que el gobierno buscará aumentar sus posibilidades de ganar en noviembre.

Radicalización ante la derrota

"Las elecciones de noviembre aún están lejos, y un resultado ajustado en septiembre (o incluso una pérdida ajustada) no significa necesariamente que el resultado se repita en noviembre. Pero si el gobierno perdiera en las elecciones de noviembre, a pesar de que creemos que habría un acuerdo pronto con el FMI, los riesgos serían mayores que bajo una victoria del gobierno. Al menos inicialmente, la formulación de políticas podría resultar más impredecible en el caso de que pierda el Gobierno", acota Tavella.

La mayor incertidumbre de Barclays radica en los enfoques de políticas que vendrían principalmente de un escenario político mucho más incierto. "La coalición gobernante hasta ahora se mantuvo unida -a pesar de las luchas internas por el poder y las diferencias en la formulación de políticas- pero esto fue después de una fuerte victoria en las elecciones presidenciales de 2019", señala.

Para Barclays, una derrota en las elecciones intermedias podría conducir a disputas internas más fuertes. Y esto, a su vez, podría conducir a un nuevo enfrentamiento entre el ala política del Gobierno, particularmente el kirchnerismo, y el equipo económico, como ha ocurrido anteriormente.

"Los riesgos de gobernabilidad aumentarán, y las medidas tomadas por la vicepresidente Kirchner probablemente serían muy analizadas, con el riesgo de intentar distanciarse de la derrota", agrega.

Presión sobre el dólar ante la victoria

El temor de Barclays es que la lectura del gobierno de los resultados de las elecciones sea que los ajustes económicos requeridos por un programa del FMI serían demasiado costosos desde el punto de vista político, especialmente si las condiciones del programa son estrictas.

"Podría preferir al menos asegurar el apoyo de su base de votantes evitando ajustes del tipo de cambio. En otras palabras, el gobierno podría concluir que no tiene el capital político para participar en un programa con el FMI", remarca Tavella.

Por el contrario, si el Gobierno gana las elecciones de septiembre por un cómodo margen, creen que esto podría llevarlo a acelerar la línea de tiempo de un acuerdo con el FMI antes de las elecciones de noviembre, especialmente si la presión sobre el mercado cambiario escala.

En la teoría de Barclays, el gobierno probablemente se sentiría más seguro de que podría ganar las elecciones de noviembre, si se da un buen resultado en septiembre, especialmente a la luz de una recuperación económica que debería continuar. Pero, si gana el domingo, podría potencialmente desencadenar más presión en el mercado de divisas en una situación ya vulnerable.

"Mayor presión sobre las reservas, combinada con la reducción de las preocupaciones electorales proveniente de la victoria del gobierno, podría llevarlo a acelerar las conversaciones con el FMI antes de nuestra línea de tiempo de referencia de diciembre a marzo", se juega Barclays. Claro, todo dependerá de lo que digan las urnas a partir de este domingo.

Leandro Gabin

Visto 1163 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…