Lunes, 13 Septiembre 2021 08:47

“Alberto Fernández es el padre de la derrota”: tras el cimbronazo en las PASO 2021, La Cámpora apuntó contra el Presidente - Por Nicolás Wiñazki

Escrito por

La catástrofe electoral no era esperada por ninguno de los jefes del oficialismo, pero ocurrió. Por qué desde la organización política de Máximo Kirchner responsabilizan al mandatario.

La vicepresidenta Cristina Kirchner votó en su provincia Santa Cruz, no respondió preguntas a la prensa, hizo gestos de alegría, chequeó el devenir de las elecciones en su distrito, y a las 13.46 partió a Buenos Aires en el Tango 04, que como informó el sitio OPI-Santa Cruz, se trata de un avión con costo financiado por el Estado.

La vicepresidenta tardó tres horas en llegar a destino. Estaba en el aire cuando en la tierra millones de votantes llenaban las urnas de 17 provincias del país con boletas de la oposición. La exmandataria imaginaba, tenía calculado, según sondeos de diversos consultores que trabajan para el Frente de Todos, que las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) serían favorables a su creación: el “peronismo unido” que afronta una cruzada contra Mauricio Macri.

El presidente, Alberto Fernández, envió a uno de sus más leales funcionarios a rastrillar diferentes distritos del conurbano para entregarle información electoral certera desde el terreno. Ese asesor devolvió a la Residencia Presidencial de Olivos (RPO) también esperanza. Los datos eran alentadores. El Jefe de Estado aguardó en la Quinta junto a su jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, su vocero, Juan Pablo Biondi, y el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello. La catástrofe electoral no era esperada por ninguno de los jefes del Frente de Todos, según pudo saber TN.com.ar de fuentes allegadas a la dirigencia más encumbrada de este espacio. Pero ocurrió.

Elecciones: ¿Padre de la derrota o madre del fracaso?

Ya oficializado el derrumbe político, se multiplicaron enojos y furias entre la dirigencia más encumbrada del espacio que solía anunciar que el PJ unido era invencible. ¿Hay culpable único de esta cachetada que tendrá revancha en las elecciones generales del 14 de noviembre? ¿Hay un padre de la derrota? ¿Alberto Fernández cargará esa cruz hasta el fin de su gestión? ¿O en rigor hay una “madre” del fracaso? ¿Es Cristina Kirchner?

Son preguntas que, por ahora, según lo consultado a protagonistas del oficialismo, no tienen respuesta final. Sí hay respuestas repentinas, descargadas aún en shock por miembros del Gobierno o legisladores leales a la vicepresidenta.

“El padre de la derrota es Alberto Fernández”, ya dejan trascender desde la cúpula de la agrupación La Cámpora, liderada por Máximo Kirchner, el jefe del bloque kirchnerista en la Cámara de Diputados.

Fueron Cristina y Máximo Kirchner los que terminaron de conformar la gran mayoría de nombres que integraron las listas del Frente de Todos.

“Fue él quien no quiso modificar a su equipo de Gobierno cuando varios le aconsejamos que lo hiciera, fue él quien cometió el error que tanto nos dañó al revelarse la trama del ‘Olivosgate’”, resumió uno de los “camporistas” con más poder dentro de la coalición oficialista. Repetía así argumentos de la propia vice que, a lo largo de su larga carrera como funcionaria pública, jamás hizo una autocrítica por acciones que ella impulsó y que culminaron con rechazos electorales masivos.



Desde hace varias semanas, la vicepresidenta le insiste a Alberto Fernández con que debe renovar a parte de su Gabinete. Intentó incluso que la lista de precandidatos en Buenos Aires fuera encabezada por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero. El Jefe de Estado se negó. Fue él quien eligió como cabeza de lista a la ahora perdedora, al menos en las PASO, Victoria Tolosa Paz. Lo mismo hizo con su amigo Leandro Santoro, que tuvo una performance electoral aceptable para los habituales números que obtiene el peronismo en la Capital Federal.

Que haya sido Alberto Fernández quien puso a dos de sus dirigentes de confianza en las listas que ayer fueron derrotadas es un argumento que desde las cercanías de la vice usan para responsabilizar al Jefe de Estado por el resultado de las PASO. Es un argumento injusto. La vice y su hijo, Máximo Kirchner, le cedieron ese privilegio al Presidente pero a cambio fueron ellos los que terminaron de conformar la gran mayoría de nombres que integraron las listas del Frente de Todos. Varios de esos hombres y mujeres militan en La Cámpora.

PASO 2021: en el oficialismo buscan culpables

Un intendente del PJ bonaerense con buen diálogo con ambos Fernández se sorprendió hace un par de semanas cuando habló de los precandidatos de las boletas de Buenos Aires con Máximo Kirchner. El líder de La Cámpora le confesó, según la fuente, con sinceridad, cuál era su estrategia para darle forma a una lista electoral: “Siempre pienso los nombres y lugares como si fuéramos a perder”, le respondió el diputado. Bajo esa lógica, si en noviembre la derrota K es igual o peor a las de las PASO, varios dirigentes de La Cámpora serán igualmente electos legisladores.

Fuentes del Gobierno Nacional admitían que, a partir de ahora, y tal vez por una semana, dos, o quizás menos días, la discusión por encontrar culpables en el peronismo arderá en las cimas del poder. Fernández versus Fernández.

¿Y el presidente de la cámara de Diputados, Sergio Massa? Más profundo enigma aún: ¿qué responsabilidad le cabe por la crisis abierta del domingo a la noche al gobernador de Buenos Aires, Axel Kicillof?

Algunos pocos distritos del infinito conurbano bonaerense siguieron siendo localidades en las que el Frente de Todos validó su gestión: Hurlingham, territorio liderado por Juan Zabaleta, ahora en uso de licencia como jefe comunal desde que asumió en el Ministerio de Desarrollo Social; Merlo, encabezado por Gustavo Menéndez y Esteban Echeverría, liderado por el jefe comunal Fernando Gray. Estos tres territorios fueron los que más resistieron el avance de La Cámpora para que Máximo Kirchner fuese presidente del Partido Justicialista de Buenos Aires. Recién en los comicios de ayer, el jefe de bloque kirchnerista en Diputados votó por primera vez en la Provincia. Aunque nació en La Plata, vivió y militó la mayor parte de sus años en Santa Cruz.

Las causas de la debacle del Frente de Todos

Las causas de un triunfo opositor, o de una derrota oficialista de la magnitud de la del domingo, tiene causas múltiples y variadas. ¿El Presidente perdió apoyos desde que se radicalizó y aceptó repetir el discurso y las ideas de su vice? “Perdimos porque solo le hablamos a los propios”, se quejaba ayer uno de los dirigentes de mayor diálogo con el Jefe de Estado.

La vice ya dejó trascender, a través de voceros sobre todo de La Cámpora, como ya se dijo, que el mandatario cometió un sinfín de errores concatenados que laceraron al Frente de Todos en su conjunto.

Esta pelea recién empieza. Habrá consecuencias. Tal vez se precipiten los cambios de Gabinete que pretendía la vice, pero sin que sean los reemplazantes de los despedidos los hombres y mujeres que ella imaginaba para acaparar aún más poder.

¿Cómo explica la vice que los votos le hayan sido esquivos incluso en su Santa Cruz? Entre la dirigencia de la provincia no descartaban que pueda haber influido en el resultado del sur la replicación y la masividad que adquirieron las denuncias que provocó la desaparición de la jubilada Marcela López, el 22 de mayo, todavía irresuelta. Fueron motorizadas por la legisladora de la Coalición Cívica, Mariana Zuvic.

El médico Daniel Gollan, quizás, deba rever su discurso épico respecto al plan de vacunación en Buenos Aires. Tolosa Paz sus alusiones en campaña al sexo en el peronismo, entre otras temáticas lejanas a la calle.

La derrota del Frente de Todos no debería ser leída solo como tal

El espacio de “Juntos”, por impulso del jefe porteño, Horacio Rodríguez Larreta, ganó las primarias en la Provincia de Buenos Aires con la candidatura de su leal Diego Santilli. A lo que se sumó la irrupción de la postulación, impulsada por el radicalismo pero también por peronistas como Joaquín de la Torre, del neurólogo Facundo Manes. Fue su primera elección. ¿Cuántos de esos votos de Manes podrían haber ido a otros partidos si él no jugaba en las PASO? El mérito de Santilli es indudable. Los números hablan por sí solos. Caminó el territorio bonaerense y, al menos el domingo, ganó.

Los reproches y peleas en el PJ recién empiezan y continuarán. “Evidentemente algo no hemos hecho bien, pero escuchamos el veredicto de la gente”, prometió en un discurso moderado el Presidente. Las broncas cruzadas y las pujas de poder, los debates sobre la responsabilidad de aluvión de votos en contra del oficialismo tendrán mil variables. Depende de lo ocurrido en las 16 provincias en las que perdió. En cientos de municipios. Y así.

Pandemia. Crisis económica sin precedentes. La mitad del país bajo la pobreza. La educación, en todos los niveles, rota, o por la cuarentena o por problemas que esta gestión no solucionó. Los muertos por coronavirus alcanzaban al día de ayer, en la Argentina, el número escalofriante de más de 113 mil personas.

Los contagios fueron más de 5 millones. Las vacunas prometidas no llegaron a tiempo. Existió un vacunatorio VIP y las autoridades que exigían cumplir una cuarentena estricta no lo hicieron. La inflación es del 50 por ciento se la calcula de modo interanual. El empleo privado no crece.

La inseguridad alcanza niveles insostenibles. El narcotráfico se jacta de su impunidad mortal en provincias como Santa Fe. Ese distrito es una de las seis provincias en las que, de repetirse el resultado de las PASO en noviembre, perdería senadores el Frente de Todos. Esas precandidaturas fallidas fueron ideadas por la vice. No por el Presidente.

La realidad política suele ser compleja. Difícil de desentrañar y sin conclusión definitiva como ocurre en las ciencias duras. A veces, también, la realidad suele ser simple. Un país aquejado por problemas profundos, no atendidos o sin solución ni siquiera a modo de promesa de parte del Gobierno Nacional, demostró con el voto que no está de acuerdo con el Frente de Todos.

La campaña electoral en la que se peleará por el poder real, en las elecciones del 14 de noviembre, empezó muy mal para los Fernández. Su vínculo no pasaba ya por un buen momento. Ahora todo es peor. Por el momento. O por mucho tiempo más. Se verá.

Nicolás Wiñazki

Visto 1395 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…