Lunes, 11 Octubre 2021 10:06

¿Decidirá el Gobierno no llegar a un acuerdo con el FMI hasta 2023? - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por

El próximo año hay vencimientos con el Fondo por US$ 18.000 millones y la plata no alcanza para pagar. ¿Prevalecerá la política sobre la economía?

Si bien los operadores del mercado financiero toman decisiones en función de un corto plazo complicado, en el trasfondo de sus discursos esconden una ventana de optimismo respecto a que el Gobierno llegará a un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional a fin de año.

La mayoría de los economistas y asesores basan su apuesta en la realidad incontrastable de que el Gobierno no tiene los dólares ni la capacidad de conseguir financiamiento por otra vía para cumplir con los US$ 18.000 millones que vencen con el organismo en 2022.

Tanto el presidente Alberto Fernández como la vicepresidenta Cristina Kirchner y su hijo Máximo Kirchner insistieron en los últimos tiempos en que los dólares no alcanzan para "pagar", lo que es obvio, y dejan abierta una puerta que aparece cada vez más entrecerrada sobre las posibilidades de conseguir un acuerdo.

El Presidente dice que "pelea contra el FMI" pero lo manda al ministro Martín Guzmán a Washington a decir que está comprometido con la reducción del déficit fiscal y de la brecha cambiaria.

El doble discurso en la negociación con los organismos financieros internacionales es un clásico kirchnerista, pero en este caso escala en preocupación tanto por tener el crédito del exterior cortado como por la insuficiencia de divisas y por el hecho de que al Gobierno le faltan más de dos años para completar su mandato.

La tentación de no pagarle al FMI por parte de un sector del oficialismo, "cada dólar que se le paga al FMI es un dólar menos para la gente" dijo Máximo Kirchner, impide vislumbrar cómo hará el Gobierno en caso de llegar a un acuerdo para que lo apruebe el Congreso.

Es tal el escepticismo sobre la palabra oficial que los operadores solo sacan cuentas: los vencimientos del primer trimestre de 2022 son US$ 4.000 millones y las reservas netas del Banco Central rondan hoy los US$ 5.400 millones, según los cálculos de la economista Marina Dal Poggetto.

Un informe reservado para sus clientes de EcoGo, la consultora de Dal Poggetto, pronostica el escenario con mayores chances para los próximos meses.

Y sostiene: "El escenario base de un acuerdo mediocre (con el FMI después de las elecciones) sigue en pie, pero cada vez con menores posibilidades y a partir de la instrumentación de un acuerdo más corto, dado que tanto el FMI como la oposición serían renuentes a otorgar un acuerdo de largo plazo sin reformas estructurales".

Y agrega: "En este marco, gana mayor probabilidad de ocurrencia el escenario de seguir procrastinando después de octubre, y el acuerdo con el FMI, corriendo el riesgo de quedar 'pedaleando en el aire' ".

Mientras la rama más política del Gobierno coquetea con declararle el default al FMI como si hacerlo no fuese a tener costo (sin crédito externo, con la brecha cambiaria arriba de 80% y el Banco Central intentando cerrar hasta la más mínima hendija para que no se le escapen los dólares), los indicadores económicos siguen evidenciando una fragilidad notable.

Un trabajo de Quantum sobre la evolución de los depósitos en pesos refleja hasta qué punto la economía argentina está cruzada por el cortoplacismo.

Según la consultora de Daniel Marx, el 60% de los depósitos en pesos en el sistema financiero están colocados en cuenta corriente y caja de ahorro y el 40% a plazo fijo, "de los cuales el 80% tienen un plazo menor que 59 días. El plazo promedio de los depósitos es 22 días, el mínimo de la serie que comienza en 2010".

Esa foto es importante porque, además de que un ahorro en plazos tan cortos imposibilita el otorgamiento de préstamos a largo plazo como dice el Gobierno pretender, también cristaliza el concepto de que los argentinos solo piensan en pesos las transacciones corrientes, pero a la hora de ahorrar recurren a los dólares.

Con una tasa de interés del 34 al 37% anual y una inflación de 50%, queda en claro que el Gobierno hizo poco para incentivar el ahorro en pesos y ahora enfrenta uno de los escenarios más complejos: se está quedando sin dólares y la única política es cerrar más el cepo para evitar el goteo de reservas y esperar los dólares de las exportaciones de trigo que comenzarían a liquidarse en diciembre. Una eternidad.

Daniel Fernández Canedo

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…