Domingo, 23 Enero 2022 11:53

El FMI advierte y el Gobierno debe decidir si le paga con los pocos dólares que le quedan - Por Daniel Fernández Canedo

Escrito por

Alberto Fernández debe definir si paga US$ 731 millones antes de fin de mes y deja a las reservas en un nivel extremadamente bajo. 

Cristalina Georgieva le recomendó a los países que tienen deudas en dólares que "actúen ahora si tienen que extender vencimientos o si tienen que hacer correcciones cambiarias, es el momento de hacerlo". 

La titular del Fondo Monetario Internacional formuló su advertencia en el Foro de Davos en base al convencimiento de que Estados Unidos acelerará la suba de la tasa de interés y, por tanto, podría volver al rol de "aspiradora" del dinero del mundo.

La advertencia llega cuando el Gobierno no define si efectivamente quiere presentar un programa para acordar con el FMI o entrar en default a partir de marzo, cuando los vencimientos con el organismo llegan a US$ 2.873 millones.

Pero antes de fin de mes deberá decidir si desembolsa US$ 731 millones con lo que las reservas netas del Banco Central quedarían en un nivel extremadamente bajo para atender las necesidades de la deuda y de la importación.

En estos días la suba de los dólares libres (el viernes el blue tocó el récord de $ 219) y el Banco Central vendiendo divisas para abastecer al mercado se movieron al ritmo de la expectativa de que el Gobierno, con la impronta de la vicepresidenta Cristina Kirchner, preferiría ir a un default con el Fondo a partir de marzo especulando con que una soja arriba de US$ 520 la tonelada le acercaría los dólares necesarios para transitar 2022 como lo hizo el año pasado.

Sería jugar al fleje en parte porque el nivel de la brecha cambiaria iría en contra de las liquidaciones de los dólares de exportación, pero también porque este año no habrá ni Impuesto a los más ricos ni el aporte extraordinario del FMI que le acercó US$ 4.300 millones al Tesoro en 2021. Con el agravante este año de que el precio del gas en el mercado internacional se multiplicó por cuatro o cinco y para la Argentina eso representaría desembolsar entre US$ 3.000 y US$ 4.000 millones adicionales.

Pocos dólares en las reservas y muchos pesos que empiezan a volver al mercado después de las vacaciones se suman a lo que viene siendo la baja persistente de los bonos en dólares que, en lo que va del mes, acumulan una caída de entre 10% y 13% y a la trepada de la tasa de riesgo país, que superó los 1.900 puntos.

La perspectiva de que el Gobierno decida no llegar a un acuerdo con el FMI para refinanciar los US$ 19.000 millones que vencen este año llevó a Quantum, la consultora de Daniel Marx, a analizar las fases que enfrenta un país que entra en cesación de pagos.

Son diez las fases a lo largo de dos años que se puede atravesar desde el momento en que el país deja de pagar hasta que pueda ser expulsado del Fondo y el momento clave es a los seis meses del incumplimiento, cuando el organismo define la categoría de "atrasos prolongados".

Destaca Quantum que a esa situación llegaron 31 países, la mayoría de bajos ingresos y con severos conflictos políticos y sociales.

Y agrega que los países que entraron en esa categoría tardaron 7,8 años en promedio en salir siendo el caso más prolongado el de Sudán que le demandó 37,2 años.

En América Latina el que más tardó en salir del default fue Perú: 7,5 años entre 1985 y 1993.

La vicepresidenta responsabiliza a la "pandemia Macri" por haber tomado el crédito y el ministro Martín Guzmán advierte que el Fondo "perdería legitimidad si desestabiliza a la Argentina". Una pone la carga sobre lo interno y el otro sobre lo externo pero el "plan económico fuerte para llevar al país a la senda del crecimiento" que pide EE.UU. para apoyar a la Argentina en el FMI sigue sin aparecer.

El Gobierno demora las definiciones (en octubre pasado el presidente Alberto Fernández dijo que esperaba un acuerdo rápido) y la incertidumbre se apodera de la expectativa de los operadores económicos impulsados a tomar decisiones defensivas.

Las empresas buscan fortalecer sus stocks, los importadores tratan de adelantar las compras todo lo que pueden en una economía bañada de muchos pesos que, en determinado momento, como se vio en la semana, impulsa al dólar y pone en funcionamiento a la máquina de remarcar precios.

Daniel Fernández Canedo

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…