Imprimir esta página
Miércoles, 18 Mayo 2022 11:39

La jugada secreta que prepara el kirchnerismo para voltear la candidatura presidencial de Alberto Fernández - Por Carlos Arbía

Escrito por

Desde el núcleo duro del kirchnerismo evalúan una nueva estrategia de cara a 2023. Los movimientos de gobernadores e intendentes 

El 11 de abril pasado, desde esta columna de iProfesional se adelantó que la pelea interna en el Frente de Todos alentó a que varias provincias, tanto oficialistas como opositoras, pudieran lanzar la idea de desdoblar las elecciones en 2023 con el fin de despegarse de la boleta nacional en la que Alberto Fernández iría por su reelección y la vicepresidenta Cristina Kirchner podría presentarse como candidata también. 

La intención secreta sería lograr que una misma persona, en este caso Cristina Kirchner, se presente en agosto de 2023 como candidata a senadora nacional por la provincia de Buenos Aires y luego, dos meses después, como candidata presidencial por el Frente de Todos o por Unidad Ciudadana, para evitar una posible candidatura del presidente Alberto Fernández.

Hay que aclarar que fuentes cercanas al kirchnerismo sostienen que no hay preocupación por el futuro judicial de la vicepresidenta. El 19 de febrero del año que viene cumplirá 70 años, por lo que, de complicarse su situación jurídica, en el peor de los casos solo debería cumplir con una prisión domiciliaria.

Las provincias buscan desdoblar las elecciones

En la lista de las provincias que quieren desdoblar las elecciones ya están anotadas Buenos Aires, San Juan, Salta, Entre Ríos y Chubut. La primera medida en ese sentido la tomó el gobernador sanjuanino, Sergio Uñac, con la aprobación exprés de una ley en diciembre pasado que modificó el Código Electoral local y eliminó las Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) en ese distrito, pero que ahora sufrió un duro traspié. La semana pasada un fallo de la justicia de San Juan le impidió a Uñac modificar el Código Electoral luego de una acción judicial presentada por el ex gobernador y actual diputado José Luis Gioja.

Otro que logró despegarse de las elecciones nacionales es el Jefe de Gabinete Juan Manzur, con licencia como gobernador en Tucumán pero que no puede ser reelecto. Esa provincia también buscaría adelantar las elecciones a gobernador. Por su parte, el gobernador de Córdoba Juan Schiaretti ha dejado trascender dentro de su entorno que podría ser candidato presidencial.

Ya se han comenzado a movilizar una gran cantidad de funcionarios e intendentes del Frente de Todos sobre la hipótesis de un desdoblamiento electoral, en particular en la provincia que gobierna Axel Kicillof. El ex ministro de Economía estaría decidido a ir por la reelección, siempre y cuando La Cámpora y la vicepresidenta estén de acuerdo con su postulación. No obstante, esta iniciativa no sería aprobada por varios intendentes del Conurbano, quienes ven con buenos ojos al jefe de Gabinete provincial Martín Insaurralde (actualmente, con licencia en su distrito, Lomas de Zamora).

En esa oportunidad solo se podrían elegir los cargos a gobernador, senadores y diputados. El objetivo buscado es que la vicepresidenta se asegure en primer lugar ganar la senaduría para que después se pueda presentar como candidata en la fórmula presidencial del Frente de Todos o de Unidad Ciudadana.

Elecciones 2023: ¿la Justicia permitirá la jugada K?

Para conseguir ese objetivo, el kirchnerismo debería tener la aprobación del Tribunal Nacional Electoral que está a cargo de la jueza María Romilda Servini de Cubría, ya que tendría que hacer que coincidan las PASO para esos cargos salvo la presidencial en la provincia de Buenos Aires.

También hay que considerar, de acuerdo con la opinión de varios abogados constitucionalistas consultados por iProfesional, que al calendario nacional lo fija el Gobierno nacional. Por lo tanto, para realizar una maniobra de este estilo habría que modificar la Ley Electoral y hacerlo tanto en el Senado como en la Cámara de Diputados. Además, los cambios se deberían realizar este año porque no se pueden hacer el mismo año de las elecciones nacionales, que son en 2023.

Esta idea, de concretarse, favorecería a varios intendentes del Frente de Todos, ya que muchos de ellos podrían ser reelectos y despegarse de las elecciones nacionales. Además, varios estarían a favor porque irían "colgados" a la boleta de la vicepresidenta.

Las distintas encuestas conocidas en los últimos días son evidentes al mostrar que la suba de la inflación es el problema que deberá resolver este Gobierno o el próximo. Al mismo tiempo, ambas muestran que se sigue cayendo la imagen de Alberto Fernández y que la vicepresidenta mantiene su piso, que oscila entre el 25% y el 30%, que ningún peronista o kirchnerista tiene hoy.

En ese aspecto hay que señalar que los gobernadores peronistas liderados, entre otros, por el gobernador de Chaco Jorge Capitanich, se han comenzado a reunir con frecuencia en la sede del Consejo Federal de Inversiones (CFI). Este lugar es considerado la cuna de los acuerdos entre los mandatarios provinciales siempre que produjeron choques internos dentro de los distintos gobiernos democráticos desde 1983.

Los gobernadores peronistas, moderados

Sin embargo, la mayoría de los mandatarios provinciales peronistas y kirchneristas quieren llegar a las elecciones del 2023 con el mismo status quo actual en el Poder Ejecutivo. Esto es, con Alberto Fernández como presidente y Cristina Kirchner como vicepresidenta.

Ninguno de los gobernadores, de acuerdo con lo que pudo investigar iProfesional, suscribe algunas ideas impactantes que salen desde distintos sectores políticos. Entre ellas, la posibilidad de una renuncia del Presidente, a la que se sumaría luego la de la vicepresidenta de la Nación. Esto dejaría a la vicepresidenta del Senado, Claudia Abdala de Zamora, la alternativa de llamar a una Asamblea Legislativa para elegir a un futuro Presidente para cumplir el mandato del que renunció.

Tampoco los mandatarios provinciales quieren llegar con un gobierno casi paralizado, como el actual, por la pelea entre el Presidente y la vicepresidenta. El rumor que corre dentro de las oficinas del CFI y en algunos círculos empresarios es que, para llegar a algún tipo de acuerdo, desde La Cámpora y el Instituto Patria le solicitan a Alberto Fernández que entregue las cabezas de los ministros Martín Guzmán, Matías Kulfas y Claudio Moroni, además del presidente del BCRA, Miguel Pesce.

La última embestida contra Guzmán y Moroni la realizó el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, la semana pasada al solicitarle a ambos que adelanten el aumento del salario mínimo vital y móvil, y que aumenten a unos $265.000 el mínimo no imponible de impuesto a las Ganancias para la cuarta categoría.

El pedido es un fuerte golpe para ambos, porque la excusa que utilizó Massa es la misma que esgrime el diputado de La Cámpora Máximo Kirchner, que es la pérdida de poder adquisitivo del salario por la inflación de los últimos meses, que habría llegado como consecuencia de la pasividad de Guzmán para combatir la fuerte suba de precios que llevó la tasa anualizada ya a valores cercanos al 80%.

Guzmán y la molestia por encuentros con empresarios

Pero desde el kirchnerismo le pasan al ministro otra factura, que es no solo estar a favor del acuerdo con el FMI sino de sus recientes encuentros con el sector empresario. Lo que más molesta al Instituto Patria es el cambio de discurso de Guzmán desde la reunión del Llao Llao y en otros eventos empresariales a los que concurrió con los hombres de negocios más importantes de la UIA, AEA y con los banqueros nucleados en ADEBA. Esto enojó mucho, en particular a la vicepresidenta.

También le enrostran a Guzmán ser el motorizador de las últimas reuniones de empresarios con el presidente Alberto Fernández. Entre los cuales se destacan Paolo Roca, Marcos Bulgheroni, Marcelo Mindlin y Marcos Galperin.

A esos empresarios les habrían prometido, entre otras cosas, lograr un régimen especial para ingresar dólares a fin de aumentar inversiones en Vaca Muerta, la estabilidad fiscal de esas inversiones y que no habría marcha atrás con la reducción de subsidios económicos y el aumento de tarifas (un tema, por ahora, no resuelto).

Estas reuniones generaron más bronca contra Guzmán. Por ese motivo, no habría que descartar en los próximos días otra fuerte embestida contra el ministro más cuestionado por La Cámpora y una vicepresidenta que no descarta la idea de ser candidata en el 2023.

Carlos Arbía

Visto 1585 veces

Latest from Carlos Arbia

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…