Viernes, 30 Diciembre 2022 08:06

El mensaje secreto de Estados Unidos que explica el giro de Alberto Fernández y Cristina Kirchner - Por Marcelo Bonelli

Escrito por

Desde Washington le llegó al Presidente un duro reproche por su rechazo a la decisión del máximo tribunal sobre el recorte de fondos a la Ciudad. Hubo un ministro nacional que abrió una negociación con un miembro de la Corte antes del fallo y luego desapareció. 

Marcos Lavagna entregó este jueves la primera proyección de inflación oficial: dice que diciembre se ubicaría entre el 4,5 y el 5 %. 

El paper confidencial es una bocanada para la Casa Rosada. Las cosas están tan mal, que ya se conforman con poco. La inflación sigue altísima, pero mantiene una tenue tendencia hacia la baja.

Se trata de un informe confidencial para conocimiento de Alberto Fernández y Sergio Massa. Así, el documento confirma otra pesadilla: Argentina sigue al tope de la inflación de América Latina.

Y ocupa -y seguirá- el top five de la inflación mundial. Comparte ese desdichado lugar con Zimbabue, Líbano, Venezuela, Sudan y pelea el quinto lugar con Turquía. Porque según se desprende del informe del INDEC, Argentina llegará a un récord de 95% de inflación anual. El dato se mantiene en reserva. Es un verdadero fracaso.

Alberto recibió de Mauricio Macri una fuerte aceleración de precios. Pero en la gestión del Frente de Todos, se duplicó. Pasó de 54% al imposible 95%. La inflación refleja el desaguisado macroeconómico que confronta la Argentina. Alberto y Cristina le agregaron otro condimento, su irracional pelea política que afecta la gobernabilidad e impide tomar medidas efectivas.

Cristina ataca a Alberto sin piedad en privado. Sus íntimos la escuchan decir barbaridades como “nunca pensé que era tan pelotudo”. También lo acusa de “traidor” y de no cumplir con su compromiso de hacerla zafar de las causas de corrupción.

Alberto cree que la vice no tiene remedio. Hace alusión a problemas psicológicos y repite en Olivos que “no hay que hacerles caso a los delirios de Cristina”. La crisis de la Corte fue otro capítulo de semejantes desvaríos. Cristina llevó al gobierno otra vez al borde del abismo y Alberto estuvo a punto de tirarse de cabeza al precipicio. Ella impulsó el desacato al máximo tribunal y él – irresponsablemente– se subió a la motoneta de los gurkas cristinistas.

El abanderado fue Coqui Capitanich. Pero las marionetas principales, Axel Kicillof y Gerardo Zamora. El gobernador de Santiago del Estero habla a diario con Cristina. En nombre de ella, se reúne con sindicalistas y empresarios. Dice que su proyecto es, por orden de la vice, ubicar a Wado de Pedro como candidato a Presidente.

Alberto desoyó al inicio a sus moderados colaboradores: Vilma Ibarra y Juan Manuel Olmos. También al racional gobernador Gustavo Bordet. El trío siempre propuso buscar “una negociación” para resolver el conflicto con la Corte y Horacio Rodríguez Larreta. Esa posición perdió contra la de los gurkas de Cristina.

Advertencia desde Washington

Recién el fin de semana de Navidad el Presidente entró en razones. Fue por un mensaje potente desde la Casa Blanca. Le advirtieron que persistir en esa tesitura implicaba dejar de tener el aval clave de EE.UU. en el FMI.

El círculo rojo también expresó en forma oficial que la decisión podría desatar una furia económica y un derrape político con impacto social en el verano.

El Presidente recibió entre el viernes y sábado pasado el mensaje directo de Washington. La reacción de EE.UU. habría llegado de manera informal a través de emisarios de la embajada a cargo de Marc Stanley.

En la UIA afirman que esos días, Stanley habló con varios capos de las multi. El embajador sorprendido habría exclamado: “¡Qué le pasa al gobierno! ¡Están todos locos!”. Según confirmo Clarín, la Casa Blanca advirtió que el incumplimiento dejaba a la Argentina sin cobertura y apoyo en Washington, frente a la delicada situación económica.

Juan González, el principal asesor de Joe Biden para América Latina, habría transmitido también informalmente que el desacato hacia la Corte iba a equiparar a la Argentina con Venezuela.

El malestar de la Casa Blanca se hizo público a través del inusual comunicado de la Cámara de Comercio de Estados Unidos en Argentina. La AmCham afirmó que la decisión de Alberto “es un quiebre institucional del sistema republicano y pone en riesgo el orden legal de la Constitución”. La entidad que lidera Facundo Gómez Minujín torpedeó el principal argumento presidencial. “Carece de sustento argumentar que el fallo es de imposible cumplimiento”, dijo.

Massa también transmitió similar inquietud a Alberto. El ministro recibió mensajes de centros financieros y de los principales referentes económicos de Argentina. Entre ellos, Paolo Rocca y Marcelo Mindlin.

Massa sintió en carne propia el terremoto bajo sus pies. Brincó el delicado dólar, y se volvieron a despertar todos los fantasmas cambiarios para el verano.

"Marquen a los nuestros"​

El dólar que estaba calmo inició una escalada y llegó a los 354 pesos. Saltó 7% en una semana. Maldijo en la intimidad y su equipo escuchó la catarsis: “¿No saben lo delicado de las cosas? Son unos irresponsables”. Y después, socarrón, exigió: “Por Dios, marquen a los nuestros”.

Massa elevó un memo a Alberto donde propuso la precaria salida técnica de pagar con bonos y enviar una ley al Congreso. La solución no conforma, pero aleja el abismo. Alberto no entra en rebeldía con la Corte y se abre una etapa de conversación.

También logra algo que la Casa Rosada deseaba: pasar todo para febrero. Esa estrategia la elaboró Wado de Pedro cuando se enteró que el fallo saldría en contra del gobierno.

Clarín confirmó que hubo un ministro que abrió una negociación con Rosatti. Ese funcionario, estos días, desapareció del mapa.

La decisión de la Corte fue contundente. Desde el primer día se sabía que le iba a dar la razón a la Ciudad. Ya había fallado en igual dirección con Córdoba, Santa Fe y San Luis.

Al final, el tribunal facilitó patear todo para febrero. Algunos dicen que fue casualidad estival. Otros insisten en una operación acordada entre miembros del tribunal y la Casa Rosada. La interna es fuerte en la Corte.

El día después del contundente fallo, Rosatti y Carlos Rosenkrantz pidieron vacaciones y bloquearon la posibilidad de que la Corte sesione antes de fin de año. En otras palabras, por falta de quórum –se necesitan al menos tres miembros– fue imposible atender los reclamos de la Ciudad esta semana. Así, la cuestión se pospuso y garantizó que el escandaloso conflicto pasara para después de la feria.

Horacio Rodríguez Larreta utilizó la crisis para endurecerse. Lo favorece en la acalorada interna de Juntos. Además, hizo un movimiento fuerte al incorporar a Martín Redrado a su equipo presidencial. El mismo día de su designación –el martes- Redrado almorzó con Carlos Melconian. La relación es óptima: ambos insisten que Larreta debe hablar de “plan integral de desarrollo” y no solo prometer ajustes y reformas dolorosas. También coinciden en que la situación está delicada y que Massa enfrentará tres frentes difíciles en 2023.

Existe similar conclusión en los papers internos del FMI: insisten que todo esta “atado con alambre”. Esos documentos, utilizados para elaborar el report al Board del FMI, machacan en tres próximas turbulencias.

La primera es la cambiaria. La otra es la inflación, y la tercera está estrechamente vinculada con ambas: los billonarios vencimientos en pesos, 11 billones que pueden alentar la suba del dólar.

Alberto habló de todo con el empresario Antonio Aracre. Fue en un reservado desayuno en Olivos. Es inminente la incorporación del ex CEO de Syngenta a la Casa Rosada.

Marcelo Bonelli

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…