Daniel Fernández Canedo

Hasta ahora, Massa apuntó a medidas ligadas a la escasez de divisas y lo fiscal. Pero será difícil que logre cumplir con la meta de 2,5% de déficit prometida al FMI. 

El Banco Central perdió US$1.072 millones desde el nombramiento del nuevo ministro. Las reservas no logran recomponerse. ¿Qué dice Miguel Pesce? 

Massa dijo que un alza del tipo de cambio provocaría un fogonazo en los precios que no está dispuesto a convalidar. Pero el fogonazo ya se produjo y el dólar oficial aparece barato y es objeto de deseo. 

A la espera de medidas, en el mercado crecen las especulaciones y el Banco Central sigue teniendo que vender dólares. ¿Cuál será la señal fiscal? 

El Banco Central necesita que el campo liquide US$ 1.500 millones para no quedarse sin reservas netas. Cuánto pesó una propuesta de Sergio Massa. 

El Presidente critica y encarece los dólares para viajar. Y así le agrega demanda a un mercado que considera chico pero que termina siendo relevante a la hora de formar precios y expectativas. 

El Gobierno camina en puntas de pie para no hacer ruido sobre el ajuste que está en marcha por la licuadora de la inflación y la contracción monetaria. 

Persiste la incertidumbre y se observa el riesgo de bola de nieve con la deuda en pesos, ante una inflación de 70% anual y la promesa de tasas reales positivas. 

La flamante ministra de Economía dio algunas claves de su plan para enfrentar la crisis desatada por la estampida del dólar y la inflación. 

El derrumbe de los precios de los bonos y las acciones marcaron el primer día de gestión plena de la flamante ministra. Dijo que no devaluará, pero no le alcanzó a cambiar las expectativas. 

El ex ministro había emplazado al Presidente sobre el manejo de dos áreas estratégicas. Cuatro problemas lo hicieron saltar. 

El presidente del Banco Central defendió las restricciones al pago de importaciones. Y sostuvo que la alternativa sería una devaluación. 

Argentina está lejos de vivir un exceso de importaciones, que este año llegarían al 20% del PBI cuando en la región superan el 25%. Las expresiones de la vicepresidenta generaron inquietud por el futuro del tipo de cambio. 

El Gobierno generó una “montaña” de deuda en pesos y apareció el temor al “reperfilamiento”. Ahora, el ministro tendrá que evitar que esos pesos vayan al mercado cambiario. 

La carrera entre los salarios y el costo de vida se acelera, y el sendero hacia el equilibrio fiscal se bifurca para cubrir las demandas sociales. 

En el Gobierno dicen que la liquidación de exportaciones es “rara” y que los productores estarían reteniendo granos. El pago de gas importado es clave. 

Surgen de un trabajo para empresas. Y van desde el fortalecimiento del dólar a nivel mundial hasta la devaluación del peso. 

Las paritarias ya apuntan a aumentos salariales de 60%. Dudas sobre la evolución del dólar oficial cuando empiezan a escasear productos importados. 

Alberto Fernández avanza con su política de alentar el consumo licuando, a la vez, las jubilaciones y los salarios estatales. Pero la escasez de dólares vuelve al ruedo. 

Desde que asumió Alberto Fernández los pasivos en pesos crecieron 348%. Y Martín Guzmán sigue colocando bonos atados al costo de vida. 

El salto del costo de vida desde comienzos de año cambia el ritmo de las paritarias. Además, la “pax” cambiaria de las últimas semanas entra en duda. 

Las liquidaciones de divisas de abril superaron a las del año pasado. Al mismo tiempo creció la demanda de dólares para importar, especialmente energía. 

En la suba del índice también tuvo un rol desafortunado la declaración de guerra a los precios de Alberto Fernández. 

Las diferencias entre el ministro y el área de Energía se profundizan. Empezaron a importar gasoil y la duda sigue siendo si alcanzarán los dólares para traer gas. 

El Banco Central aceleró la suba del dólar oficial y los dólares libres siguieron apuntando a la baja. El riesgo de corto plazo sigue enfocado en que se pueda espiralizar la inflación. 

La suba de la inflación en el mundo y en la Argentina replantea las condiciones para una parte del ahorro de los argentinos. Crece la preocupación por el gas importado. 

Dólar, tarifas, tasas de interés y la deuda del Tesoro se atan al aumento del costo de vida. Una estrategia que deja muchos perdedores y presión sobre los índices de precios. 

El Gobierno espera ansioso los dólares del Fondo. Una parte de ellos se irán en mayores importaciones de combustibles para no frenar la actividad económica. 

La fuerte suba del costo de vida en febrero de 4,7% sorprendió dentro y fuera del Gobierno. La preocupación es porque marzo arrancó con aumentos importantes. 

El gobierno apunta a los US$ 9.800 millones que desembolsaría el Fondo antes del 21 de marzo. Pero crece la tensión por la disparada del precio del gas. 

En medio de los cruces con el kirchnerismo, el Gobierno está complicado en el Congreso para conseguir la aprobación del acuerdo con el FMI. Y desde los mercados el mensaje es aún negativo. 

El Gobierno necesita que el proyecto esté aprobado antes del 18 de marzo, cuando se reúne el directorio del organismo. 

En su discurso en el Congreso, Alberto Fernández anticipó subas por arriba de lo esperado. La refinanciación de la deuda y distintos escenarios que llevan el costo de vida a cerca del 60% para este año. 

La disparada de los precios del gas complica más el frente externo. Y una pregunta es si la suba de la soja puede compensar en algo la salida de dólares. 

La estrategia del Gobierno para desinflar el blue y el contado con liquidación. La duda: hasta cuándo podrá sostenerla. 

Las reservas netas del Banco Central están en un nivel cercano a cero. Y la inflación de enero desatará decisiones respecto al dólar y las tasas de interés. 

Son US$731 millones que vencen este viernes. El Gobierno sólo tiene que desembolsar US$200 millones propios, pero le cuesta por la escasez de divisas. Un mensaje a los mercados que no llega. 

Alberto Fernández debe definir si paga US$ 731 millones antes de fin de mes y deja a las reservas en un nivel extremadamente bajo. 

Se demora el posible acuerdo con el FMI y reaparece el fantasma del default. La caída del precio de los bonos es un termómetro de la incertidumbre. 

Atrasar el dólar, las tarifas de luz y los combustibles fueron diques insuficientes para contener la suba del costo de vida. ¿Y la emisión? 

Se prolonga la negociación con el Fondo Monetario Internacional y los pagos van menguando las reservas de dólares del Banco Central 

Habló Martín Guzmán y cayeron los bonos argentinos. Reconoció que la negociación está estancada y crece la incertidumbre financiera. 

El ministro brindaría los números de la propuesta argentina para conseguir la refinanciación de la deuda. Y los operadores financieros esperan precisiones para que se despeje la tensión con el dólar. 

El Gobierno empezó a alinear variables clave para llegar a un acuerdo con el Fondo. El dólar espera su turno. 

Mientras los dólares escasean, la emisión del Banco Central no para: hay que cubrir el déficit de las cuentas públicas. El impacto de este financiamiento.  

La derrota del Gobierno con el rechazo del Presupuesto 2022 le puso un manto de duda al acuerdo con el Fondo. Las reservas del Banco Central son un punto muy sensible. 

El ministro reconoció que la inflación es un problema grave y que su pronóstico de este año fue desbordado. Pero su Presupuesto para 2022 tampoco cierra. Y sigue la incertidumbre con el FMI. 

El Gobierno insiste en que no habrá un salto cambiario. Cómo juega el posible acuerdo con el FMI. ¿Y las exportaciones 2022? 

Hay expectativas sobre el posible acuerdo con el FMI. También incide la suba de los mercados en el exterior y la idea de que no habría una devaluación fuerte. 

El Banco Central sigue teniendo que desprenderse de reservas para abastecer al mercado. Y el acuerdo con el FMI no llega. 

Página 1 de 5

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…