Alejandra Gallo

En el sector privado dicen, bajito para no cortar la racha, que desde hace unos 10 días la economía empezó a moverse un poco. Esta situación permitiría proyectar un fin de año menos turbulento de lo que se imaginaba hace solo un mes atrás.

A casi dos meses de fin de año y con casi ocho de cuarentena, hay una certeza que domina entre los CEOs y el Gobierno: seguir abriendo actividades y convivir con protocolo (y contagios).

Hoy será un martes como mínimo gris para el crecimiento económico que se prevé, en contexto de pandemia y sin ella, también. Por un lado, el Indec que difundirá la variación del PBI en el segundo trimestre de este año, período absolutamente signado por la fase más estricta de la cuarentena que ya roza los 200 días.

Alguien sacó la cuenta como quien no quiere la cosa: "Faltan 300 días para el cierre de listas". Y eso, que parece una eternidad ocurre en la vertiginosa y pendular Argentina de hoy, que además está atravesada por las urgencias del Covid-19.

 

El Grupo de los Seis y el Foro de Convergencia ya trabajan en una propuesta sobre cómo sacar al país de la pandemia y volverlo a insertar en la rueda económica.

 

Mientras que los contagios aumentan a diario y el equipo económico se concentra en la negociación por la deuda privada, bajo legislación extranjera por u$s 66.300 millones; los sectores van dándose cuenta de que la demanda está hecha añicos con o sin cuarentena.

 

Con la espada de Damocles sobre la espada por el capítulo de la deuda en una semana clave tanto para el Gobierno como para el sector privado, las entidades empresarias empiezan a mover sus fichas pensando en el día después.

 

“Esto es minuto a minuto". Esa frase, tradicionalmente célebre en los medios de comunicación especialmente audiovisuales, es hoy la más frecuente y la más esgrimida en todos los encuentros virtuales que realizan a diario los diferentes sectores empresarios en la Argentina 2020 del coronavirus.

 

El peor escenario hubiera sido el default en la provincia de Buenos Aires, qué duda cabe. Sin embargo, entre las y los CEO's de las principales compañías del país subsisten inquietudes por el capítulo externo en lo que se refiere a las discusiones con los bonistas. Y, en este sentido más que el BP 21 fue el bono dual nacional lo que encendió la luz naranja.

 

El primero en salir a marcar la cancha fue el titular de Fiat Auto, Cristiano Rattazzi, al celebrar las medidas adoptadas por el presidente Alberto Fernández en los primeros 20 días de mandato fueron "brillantes".

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…