Tiempos impensados - Por Omar López Mato

07 Abril 2020 Author :  

 

Yo no diría que estamos pasando tiempos difíciles, de esos hemos sufrido décadas, los que corren son tiempos impensados. Y los llamo así porque a la dificultad se le agrega la incertidumbre, la estupidez y una oscura intencionalidad política.

 

No hay manual para estos tiempos. Son tiempos complejos de analizar porque no existen comparaciones históricas dadas las diferencias tecnológicas y de comunicación. Antes la falta de comunicación era una limitante, hoy el exceso de información nos hace navegar sin brújula.

Muchos hemos leído ¨La peste ¨de Camus o ¨El Decamerón ¨de Bocaccio o ¨Narciso y Golmundo ¨de Herman Hesse o visto películas de epidemias catastróficas, pero al dejar de leer o al salir de la sala de cine masticando el último pochoclo, decíamos “Naaa… esto no nos va a pasar”. Y nos está pasando...

De allí que son tiempos impensados, jamás imaginamos que nos encerrarían en nuestros hogares por 15 ,30 o más días y que por ese tiempo no saldríamos a trabajar, ni veríamos a nuestros hijos, ni podríamos pasear por la calle a tomar sol. Todo este sacrificio tenía una finalidad, aplanar la curva de contagio para dar tiempo de organizar el sistema de salud a fin de atender al grupo de alto riesgo, a quienes debíamos defender, porque en los más jóvenes apenas pasará el virus como un resfrío en la mayor parte de los casos (ya hay casos mortales en gente muy joven y aun en niños)

El viernes, todo este esfuerzo se tiró a la calle, nuestra nunca mejor llamada Burrocracia, se consagro´ como asesina serial al organizar el cobro de jubilaciones de forma tan impensada¨. Y bien digo¨ impensado ¨porque ninguno de los asesores o políticos que aún cobran todo su sueldo pensó en esto ...Así tiramos a la calle todo nuestro esfuerzo, y quemamos los 25-30-40 mil millones de dólares que nos ha costado esta reclusión.

En un acto¨ impensado ¨expusimos al grupo más sensible al del coronavirus con alevosía y cometiendo un crimen por impericia, negligencia e imprudencia, una mala praxis flagrante. Los tiempos¨ impensados¨ son más probables cuando estamos en manos de incapaces.

Seguir con este encierro ha perdido sentido.

Ahora vale preguntarnos si tenemos suficientes respiradores, o la cantidad necesaria de reactivos, o medicamentos, o si tenemos camas disponibles para soportar el tsunami que se avecina, porque si todo eso lo han organizado con la impericia del pasado viernes, nos esperan tiempos horribles...

Uno solo puede guiarse por la experiencia propia a pesar de estar sumergido en una avalancha de información ...Esta semana uno de mis amigos, hombre dentro de la edad de riesgo, fue internado en una clínica muy importante de Caba por una neumonía. Obviamente, era menester saber si se trataba de un coronavirus.

Mi amigo tiene una prepaga top por la que también paga precios top con un plan de los más altos. Como corresponde, le hicieron las pruebas de laboratorio, pero desconocemos su situación porque el test para este virus demora 7 días ...Al momento de escribir estas líneas no se sabía si padecía o no la enfermedad del ¨bichito¨. Nos cabe preguntar, si esto pasa en los círculos de mayores recursos, que nos espera cuando la enfermedad se extienda. La escases de reactivos para detectar rápidamente al coronavirus es una limitante muy peligrosa porque no impide actuar en tiempo y forma.

 

Vivimos tiempos impensado que empeoraran a medida que los mayores expuestos este viernes a la intemperie vayan cayendo y que el virus se infiltre en los barrios humildes y villas miseria.

Si teníamos alguna ilusión de terminar en breve con este calvario, ayer se extinguió… pero nos espera otro vía crucis, -aprovechando que estamos en una Semana Santa olvidada-, el económico.

En estos 4 meses la base monetaria se expandió un 33 %, si bien el riesgo país bajó en estos días, parece tomar carrera para saltar más alto en las próximas semanas ,al verse el país sin medios para financiarse, ni formas de honrar su deuda (ya caímos en default selectivo), con una economía que está sin respirador, haciéndose añicos ,a pesar del voluntarismo estatista y cuasi dictatorial que seguramente dispondrá por decreto que la inflación desbocada se reducirá mágicamente por índices falaces, un viejo truco que les ha dado frutos espurios y transitorios en el pasado.

Ya no tiene sentido sentarse a esperar en nuestras casas un milagro o aguardar un Armagedon. Es tiempo de ponerse de pie, trabajar, salvaguardar la población de riesgo y poner en marcha al país.

La cuarentena que era un recurso legítimo se ha bastardeado, Es tiempo de salir protegidos a la calle -barbijos y guantes- de resguardar a los mayores con distanciamiento, de tener remedios que asistan -la hidroxicloroquina, la azitromicina, la invermectina, el interferon, el suero de convalecientes o el recurso que esté disponible -, y de administrar los recursos, siempre escasos o insuficientes.

En estos tiempos impensados, ya hemos derrochado dinero y creado más incertidumbre entre los profesionales liberales, los comerciantes y los trabajadores informales. Ahora también amenazan con impuestos sobre el blanqueo, aunque no aclaran cual, ya que, en tiempos del kirchnerismo, estos mismos funcionarios declararon tres blanqueos ...acaso hay blanqueos buenos y blanqueos malos cabe preguntarnos...

Encerrados en nuestras casas es poco lo que podemos hacer, es el momento de volver a trabajar y tratar de enfrentar la adversidad con inteligencia y honestidad, habiendo aprendido nuestra primera lección de la que Albert Camus ya nos había advertido, la estupidez insiste siempre.

Omar López Mato
Médico y escritor
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
www.facebook.com/olmoediciones

Gentileza de www.olmoediciones.com para 

417 Views
Omar López Mato

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…