Claves de la política de Trump en Oriente Medio

16 Septiembre 2020 Author :   ABC (España)

El presidente de EE.UU. ha apostado por convertirse en el mejor aliado de Israel y en la peor pesadilla de Irán. 

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, encabezó ayer el acto solemne por el que Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Baréin establecieron relaciones con Israel, un acuerdo diplomático que quiere quiere presentar como uno de sus grandes éxitos en política internacional.

A pocos meses de las elecciones presidenciales, a las que Trump concurre herido por su mala gestión de la pandemia y las protestas tras la muerte del ciudadano negro George Floyd, el mandatario se esfuerza por colgarse la medalla de su éxito en Oriente Medio.

Desde el comienzo de su mandato, la política de Trump en la región ha respetado unas directrices que apenas han variado: en primer lugar, el presidente ha favorecido su relación con las monarquías del Golfo y complicado todavía más la que mantiene con Irán, sacando a Estados Unidos del pacto nuclear firmado en 2015 con la República islámica y expresando una hostilidad decidida, como cuando ordenó ejecutar al jefe de la Fuerza al-Quds de la Guardia Revolucionaria, Qasem Soleimani, en las cercanías del aeropuerto de Bagdad.

Dentro de los bloques enfrentados, existen países que adoptan papeles con más matices, como Qatar, cercano a Irán y protagonista de tensas relaciones con Arabia Saudí, u Omán, que ha ejercido como mediador en la región. Sin ir más lejos, el sultán omaní Qabús bin Said Al Said, fallecido hace unos meses, recibió al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en 2018, demostrando que Mascate está dispuesto a conversar sin demasiados tapujos y cuando sea conveniente. No en vano, muchos analistas apuntan en esa dirección si apuestan por un tercer país que siga la senda abierta por EAU y Baréin.

En definitiva, la política de Trump en Oriente Medio ha tenido como objetivo beneficiar a Israel y a sus socios de las monarquías del Golfo, como armazón necesario de la posición de poder que intenta construir frente a Irán.

El acuerdo más deseado

Con el éxito diplomático logrado ayer, que considera el primero de una lista más larga a la que espera que se sume Arabia Saudí, Trump logra que el Estado judío alcance un entendimiento con otros dos países musulmanes, después de los históricos acuerdos con Egipto (1978) y Jordania (1994). Sin embargo, cabe recordar que dichos acuerdos poseían un valor inestimable, ya que cerraban décadas de enfrentamientos que se habían saldado en operaciones militares y guerras, como la de los Seis Días (1967) o la de Yom Kippur (1973).

En ese sentido, el auténtico desafío en la región continúa siendo el mismo que hace más de setenta años: lograr que los palestinos y sus vecinos israelíes alcancen una paz que se salde en un acuerdo y les permita continuar viviendo puerta con puerta sin que la violencia continúe enturbiando sus asuntos. Por el momento, mientras en Washington se representaba la función diplomática con firmas y apretones de mano, en Gaza y Cisjordania se registraban algunas protestas.

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…