La Justicia sospecha que los fondos detectados en EE.UU. eran de los Kirchner - Por Lucía Salinas

26 Enero 2019 Author :  

La investigación busca determinar el origen del dinero que dio lugar a la compra de inmuebles por parte de allegados a Néstor y Cristina.

 

Meses después del fallecimiento de Néstor Kirchner comenzaron a registrarse movimientos millonarios de fondos en Estados Unidos por parte de Daniel Muñoz, su ex secretario privado. La Justicia investiga -en la causa conocida como los cuadernos de las coimas- la relación entre aquellos U$S 70 millones que ingresaron a maniobras de lavado y el dinero del matrimonio Kirchner. Según pudo conocer Clarín, el juzgado avanza sobre la hipótesis que sostiene que aquellos fondos pertenecían a los ex presidentes y buscan determinar el nivel de conocimiento que Cristina Kirchner, procesada como jefa de la asociación ilícita, tenía al respecto.

Transcurrieron cinco meses desde que comenzó en la justicia federal la causa que investiga la estructura que operó desde el extinto ministerio de Planificación Federal, destinada al cobro de sobornos a empresarios contratistas del Estado. El primer procesamiento del expediente apuntó contra Cristina Kirchner como jefa de la asociación ilícita, coautora de recibir dádivas y responsable de cohecho pasivo (cobrar coimas).​ Como contó Clarín, se sumaron nuevos hechos en contra de la ex Presidenta, junto a otra tesis de investigación.

El juez Claudio Bonadio junto a la fiscalía de Carlos Rívolo y Carlos Stornelli, trabaja en la reconstrucción de la ruta de los fondos que se volcaron a la compra venta de inmuebles por U$S 70 millones entre 2010 y 2015, en Estados Unidos. En este tramo de la investigación se encuentran una veintena de personas imputadas, todas con algún tipo de vínculo con el ex secretario privado de Néstor Kirchner.

Como un complejo rompecabezas que continúa armándose, la estructura que funcionó en Estados Unidos realizando diferentes transacciones comerciales de las que se destaca la constitución de empresas y la compra de inmuebles a nombre de éstas, se encontraría "vinculada a la asociación ilícita que recaudaba fondos de empresarios, esto suma otra acusación por lavado contra la ex Presidenta", indicaron fuentes de la causa.

Para desentrañar cómo funcionó todo y cómo se adquirieron 17 propiedades en Estados Unidos, se analiza la confesión de Carolina Pochetti -viuda de Muñoz- que espera que el juez Bonadio homologue su acuerdo de colaboración para convertirse en “arrepentida”.

La hipótesis que toma fuerza en este expediente es que el dinero que Muñoz movilizó en el exterior, donde constituyó 15 empresas a nombre de terceras personas de su círculo, "pertenecía a la familia Kirchner". Para robustecer esta teoría, el juzgado tuvo en cuenta como pieza clave, la aparición en el complejo entramado de Isidro Bounine “quien respondía directamente a la ex Presidenta y quien contactó a Juan Manuel Campillo”, señalaron fuentes de la causa a Clarín.

¿Por qué es relevante ese dato? En octubre de 2010 fallece Néstor Kirchner, meses después comenzaron las primeras operaciones en Estados Unidos. Cuando en un comienzo de la causa se analizaba la posibilidad que Muñoz haya sacado del país el dinero por cuenta propia, la Justicia fue entrelazando otros datos que se desprenden de confesiones de imputados colaboradores y de documentación obtenida.

Allí, se sumó las acusaciones contra Juan Manuel Campillo y a Isidro Bounine. Este era entonces secretario privado de Cristina Kirchner y fue quien se contactó con el ex secretario de Hacienda de Santa Cruz para que asesore sobre las operaciones en el exterior.

Entre 2010 y 2015, Muñoz constituyó quince empresas, doce de éstas fueron dirigidas por Sergio Todisco y Sandra Municoy, que entonces estaban casados.

Después de 2015, cuando Municoy y Todisco se separan, en nueve de estas sociedades asume Perla Puente Resendez, cónyuge de Carlos Gellert, último "arrepentido" en la causa y primo de Pochetti.

Gellert como arrepentido, reconoció la participación de Campillo y el rol preponderante de Bounine. La intervención del ex secretario de la Senadora “puede responder a la desconfianza de Cristina Kirchner sobre Muñoz y cuánto dinero estaba manejando fuera del país”, indicaron fuentes de la investigación.

Otro factor que considera la Justicia, son algunos “puntos grises” en la confesión de Campillo, también aceptado como imputado colaborador. Resulta difuso cuando el ex funcionario K trata de adjudicarse un rol menor en las operaciones. Al menos ya hay tres testimonios que confirmaron que su participación fue “de mayor envergadura” y que Bounine tenía “un rol más relevante y que hablaba con varios de los involucrados”, según pudo reconstruir Clarín de fuentes judiciales.

En este marco la Justicia le da mayor relevancia a la teoría que a Muñoz se le "encargó mover una porción del dinero afuera del país". Además, el ex secretario de Néstor Kirchner está señalado en la causa como uno de los principales receptores de los bolsos con dinero que se entregaban en el departamento de Uruguay y Juncal donde reside la Senadora de Unidad Ciudadana, y también como el encargado de realizar viajes a Santa Cruz, donde según Bonadio, se trasladaba parte del dinero.

Lucía Salinas

426 Views

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…