El juez Lijo cita a un testigo clave para intentar reabrir la causa por enriquecimiento ilícito contra los Kirchner - Por Lucía Salinas

20 Marzo 2019 Author :  

Es un perito que presentó un informe crítico en esa causa pero que fue dejado de lado. Oyarbide reconoció que cerró ese expediente en 2009 bajo coacción K.

 

La Justicia federal analiza la reapertura del expediente donde fueron investigados los ex presidentes Néstor y Cristina Kirchner por presunto enriquecimiento ilícito. En la causa fueron sobreseídos por el entonces juez Norberto Oyarbide. Después de confesar que actuó coaccionado, la Unidad de Información Financiera (UIF) pidió la reapertura de la investigación. El juez Ariel Lijo citó a declaración testimonial a uno de los peritos contables Eduardo Blanco Álvarez cuyo informe nunca se incorporó a la causa.

Con todo su patrimonio cedido en partes iguales a sus hijos Máximo y Florencia Kirchner y con embargos e inhibiciones de bienes que alcanza toda su riqueza, diez años después, en los tribunales se vuelve a discutir si Cristina Kirchner debe ser investigada por enriquecimiento ilícito. El objeto de investigación podría ser aún más amplio, sumando otros delitos a la acusación contra la ex Presidenta ante una eventual reapertura del expediente, como el lavado de dinero, “el enriquecimiento es resultado de otras maniobras superiores”, explicaron fuentes judiciales a Clarín.

El juez Ariel Lijo tiene a cargo en carácter de subrogante el Juzgado 5 que perteneció a Norberto Oyarbide. Allí, durante sólo seis meses, estuvo abierta la causa por enriquecimiento ilícito contra Néstor y Cristina Kirchner en 2009. Después de una pericia contable de la que participó el entonces contador de los ex presidentes, Víctor Manzanares, la causa se cerró y el magistrado a cargo sobreseyó al matrimonio.

La discusión sobre cómo investigó aquel expediente se reabrió en el marco de la causa de los cuadernos de las coimas, cuando Oyarbide admitió que actuó bajo presiones de los ex presidentes; del ex director de la SIDE, Antonio Stiuso, y del operador judicial K Javier Fernández.

Recientemente, se sumó la confesión de Víctor Manzanares -ex contador de los Kirchner- que aún no fue aceptado como imputado colaborador por el juez Claudio Bonadio en la causa de los cuadernos de las coimas. En su indagatoria contó que Néstor Kirchner le pidió que se haga cargo de “manejar su pericia contable” y que lo envió a la SIDE donde se encontró con Fernández.

Relató que lo llevaron a la casa de Oyarbide y que le pidió que describa los hechos económicos de Kirchner que él conocía desde los 90. Oyarbide le ordenó que "debía ir a ver al Perito de la Corte, Dr. Peralta”, ahora investigado por esta declaración.

El ex contador de los Kirchner confesó que “temía por el resultado de la pericia” porque la documentación de algunos de los actos económicos “no era suficientemente consistente desde el punto de vista legal, porque, por ejemplo, durante el año 2008 Néstor Kirchner había vendido aproximadamente 13 propiedades que se transfirieron a Austral Construcciones y Rudy Ulloa y no estaban todas las escrituras y algunas eran copias simples”. No aseguró que hayan sido operaciones simuladas, “sí creo que la pericia fue laxa, fue liviana”, sentenció.

Dos días antes de que se haga público el fallo, Kirchner lo llamó “para avisarme que el resultado era bueno, que estaba sobreseído”. Todo transcurrió en cuatro meses. En este contexto, la Justicia ahora evalúa estos procedimientos y el corto plazo que duró la investigación.

Por ello, el juez Lijo llamó a declaración testimonial a Eduardo Blanco Álvarez, ex auditor de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas. Fue quien confeccionó un informe sobre las inconsistencias que detectó en el patrimonio de los Kirchner, pero nunca se incorporó al expediente que instruyó y cerró en pocos meses el ex juez Oyarbide.

Blanco había observado que del patrimonio que rondaba los $ 28 millones, hubo un incremento en un año de más de $ 24 millones que no tenía documentación que lo respalde. Coincide con el planteo de Manzanares ya que las observaciones realizadas hablaban de falta de documentación sobre los inmuebles, como también algunas inconsistencias en los plazos fijos. Su testimonio será clave para que Lijo decida si reabre o no el expediente.

La causa contra los ex presidentes se inició cuando se denunció que en 2008, los Kirchner habían declarado un aumento de su patrimonio del 158%. En 2003, Kirchner consignó un patrimonio de 6.851.810 pesos. En 2007, Cristina admitió bienes por 17.824.941 pesos. Un año después, el matrimonio declaró 46 millones de pesos.

En aquel entonces, los peritos de la Corte señalaron que el aumento de los bienes de Néstor “no se justificaba” con sus ingresos, pero Oyarbide se basó en un informe de Manzanares y archivó la causa. El fiscal Eduardo Taiano no apeló esa sentencia, pero luego se vinculó esa sorprendente decisión a un secuestro exprés que sufrió su hijo.

En paralelo, vinculado a la causa Hotesur inició una investigación sobre las declaraciones juradas de la ex Presidenta que abarca el período 2009-2015, a raíz de diversas inconsistencias detectadas: bienes no declarados, movimientos bancarios que no guardan coincidencia con los volcado en las declaraciones juradas.

Lucía Salinas

397 Views

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…