Imprimir esta página
Jueves, 16 Septiembre 2021 11:45

Una crisis política que anticipa riesgos institucionales - Por Paulino Rodrigues

Escrito por Paulino Rodrigues

Mientras Alberto Fernández repiensa su futuro, crecen las repercusiones por las renuncias masivas de funcionarios y los rumores de cambios en el Gabinete.

En medio de la renuncia del ministro del Interior, Wado de Pedro, y de allí en más en fila el resto de los funcionarios que responden al Instituto Patria y a Cristina Fernández de Kirchner, Alberto Fernández se recuesta por estas horas en sus ministros más leales y repiensa su futuro mediato, tras haber dicho hace solo dos semanas que "no iba a traicionar a Cristina".

Mientras tanto, crecen los rumores de un Sergio Massa empoderado como jefe de Gabinete de Ministros, en acuerdo con Cristina Fernández de Kirchner, con un Máximo Kirchner que pasaría a presidir la Cámara de Diputados de la Nación.

Otras versiones indican que Martín Insaurralde podría ser el jefe de Gabinete de Ministros al menos hasta fin de año, y que en el mientras tanto Massa sería el articulador de los acuerdos con la oposición (incluido el kirchnerismo de parte del gobierno) para leyes trascendentes como la del Presupuesto, y quizás el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Un dato interesante es que el propio Insaurralde, que se había tomado unas mini vacaciones en Bariloche, acaba de aterrizar hace un rato en Buenos Aires.

En el medio nadie descarta que Martín Guzmán deje de ser el ministro de Economía, pero tampoco nadie se anima a aseverarlo. Santiago Cafiero puede ser la prenda de negociación que Alberto Fernández esté dispuesto a conceder. El presidente podría ceder a Cafiero, o a todo el equipo económico. Uno, o lo otro. No todo. 

Por otro lado, en la cercanía de Cristina Fernández de Kirchner a esta hora, que está con Wado De Pedro en el Instituto Patria, sostienen que todos aquellos que tuvieron el gesto de poner la renuncia a disposición podrían continuar y seguir siendo ministros de un eventual gabinete de Alberto; cosa que probablemente suena de poca práctica, salvo que Alberto termine quedando muy esmerilado y el kirchnerismo empoderado, con un nuevo artífice de la estructura de gobierno y de los acuerdos políticos que Alberto no supo, no quiso o no entendió cómo construir, que eventualmente podría ser Sergio Massa.

Así están las cosas a esta hora de la tarde hoy en la Argentina, con un Aníbal Fernández como sorpresa y novedad, cuyo nombre empieza a sonar como reemplazo del Secretario General de Presidencia, Julio Vitobello. Así parece intentar recobrar centralidad en un gobierno que hasta aquí siempre obturó su desembarco (básicamente más por Alberto que por Cristina), y tal vez ésta sea la oportunidad para volver a laudar en el barro en el cual el gobierno va a entrar en las próximas semanas de cara a la elección del 14 de noviembre, y también probablemente el día después.

Paulino Rodrigues

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…