Sábado, 09 Mayo 2020 21:00

Empezó una “guerra de guerrillas” entre la Casa Rosada y el Instituto Patria - Nicolás Wiñazki

Escrito por

Esta semana se vio cómo funcionarios y legisladores Cristina avanzan sobre causas judiciales que preocupan a la vicepresidenta y ocupan cargos de poder frente a la resistencia del entorno del presidente Alberto Fernández.

 

El "Vatayón Militante", una organización que durante los gobiernos de Cristina Fernández sacó a presos de las cárceles para llevarlos a actos políticos y culturales, sigue activo. A su modo. Según fuentes calificadas del funcionariado nacional, el antiguo líder del "Vatayón", Víctor Hortel, ex Jefe del Servicio Penitenciario Federal (SPF), opera en las prisiones con viejos aliados intramuros. Lo haría con el apoyo del secretario de Justicia, el "Cristinista" Juan Martín Mena. Uno de los "socios" políticos de Hortel es el ex Director de Secretaría General del SPF, el ex Inspector General Jorge Cevallos, con contactos múltiples en los pabellones que debieran ser más confidenciales debido a su formación en la rama de Inteligencia. Un sector del Gobierno Nacional responsabiliza, siempre en off the record, a Hortel y a Cevallos como generadores adrede de zozobra que cultivó los alzamientos entre los reclusos en penales como el de Devoto o el de Florencio Varela. La política se mezclaría entonces con protestas sobre problemáticas legítimas.

Detrás de este escenario hay una lucha de poder.

Es la "guerra de guerrillas" que existe entre funcionarios que dicen tener como jefa política a Cristina Fernández, y que chocan seguido con sus pares que responden directo al presidente Alberto Fernández.

El Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación tiene aun un cargo de vacante: el de Subsecretario de Asuntos Penitenciarios.

¿Por qué pasa esto en medio de la crisis carcelaria y la polémica desatada por la liberación de presos?

La Ministra de Justicia, Marcela Losardo dijo en declaraciones públicas que tiene postulante para la Subsecretaría de Asuntos Carcelarios. Es Emiliano Blanco, actual titular del SPF.

¿Y entonces? Blanco es resistido por el secretario de Justicia, Mena. Éste último quiere controlar esa área con algunos de los hombres del entorno de Hortel, describieron a Clarín fuentes que aseguran estar al tanto de esa trastienda.

Este es solo uno de los diversos ejemplos que indican que la gestión del Gobierno Nacional se fatiga con las laceraciones que provoca la "guerra de guerrillas" entre dos bandos que supuestamente son contrapuestos.

El Instituto Patria versus la Casa Rosada.

Cristina Fernández vs Alberto Fernández.

¿Existen estas internas? ¿O ambos bandos son la misma cara de un oficialismo que está unido a pesar de parecer dividido?

El sábado 2 de mayo, Cristina Fernández usó su cuenta de Twitter para criticar al jefe porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Lo vínculo con lo que ella consideraba un escándalo.

La vice usó las redes para intentar instalar que en una entrevista con el programa radical "Toma y Daca", la camarista Ana Figueroa denunció que el hoy Procurador de la Ciudad, Juan Bautista Mahiques, la presionó para perjudicar en una causa judicial a quien está hoy procesada y en espera de juicio oral: Cristina Fernández.

El expediente quizás aludido es el que investigó el Pacto con Irán.

Así escribió la vice en uno de sus tuits sobre el tema: "¿Qué pensamientos atravesarán la cabeza de Horacio Rodrí­guez Larreta enterándose de que Juan Bautista Mahiques, a quien propuso y designa como Fiscal General del Poder Judicial de la Ciudad de Buenos Aires, aprieta a jueces y juezas para obtener fallos a la carta?".

Fernández (Cristina) fue desmentida por la jueza Figueroa. La juez aclaró ella habló de aprietes a la Justicia durante la Presidencia de Macri, pero especificó que jamás había mencionado a Mahiques.

Las denuncias judiciales sobre el tema siguieron un curso dislocado. Pero las críticas contra Rodríguez Larreta sembraron discordia en un sector del oficialismo en contra del jefe porteño, justo cuando éste se transformó en aliado del Presidente en la lucha contra el Covid-19.

Fernández (Alberto) recibió el lunes 4 de mayo a Rodríguez Larreta en la Quinta de Olivos.

Trabajaron toda la semana para organizar la flexibilización del aislamiento por el Coronavirus.

Fuentes que fueron testigos de esas charlas juraron que el Presidente jamás le hizo alusión al affaire Mahiques.

Incluso Fernández le dio a Rodríguez Larreta un lugar destacado en los anuncios sobre las novedades de la cuarentena.

Para las mentes conspiradoras de la política, el Presidente podría haber aludido a Cristina cuando soltó una frase sobre el jefe porteño, aunque también incluía a Kicillof: "Piensan como yo”, dijo.

El tuit de Cristina sobre Rodríguez Larreta indagaba sobre los pensamientos de éste último respecto a la cuestión Mahíques.

¿Azares de la retórica oficial?

"La paranoia es un estado elevado de la conciencia", describió John Lennon, no aludiendo al peronismo en el poder.

Todo sucedió mientras el "Cristinismo" avanzó sobre organismos claves y con gran presupuesto. Tras la renuncia o despido de Alejandro Vanoli como titular del ANSES se conoció que lo reemplazaría Fernanda Raverta. Es miembro de la agrupación juvenil K, La Cámpora, y su nombramiento habría sido una "sugerencia" que no se podía rechazar en la Casa Rosada. Igual que Luana Volnovich, la jefa del PAMI, otro ente con un presupuesto de miles de millones de pesos, reportan primero a Kirchner (Máximo) que a Fernández (Alberto), dijeron dirigentes del PJ que conocen a ambas.

Ayer se supo que el ex negociador de la deuda, la "guerra de guerrillas", tal como se define a esta táctica en el lenguaje militar, sorprende en diferentes ámbitos. Todo el tiempo.

En el Senado, legisladores afines a la vice Fernández presentaron proyectos que alteraron la coyuntura nacional. Y que fueron descartados por el Gobierno: la intervención del Poder Judicial de Jujuy, o la legislación nonata que intentó regular al periodismo que investiga casos de corrupción.

Sus autores son todos legisladores o legisladoras del "cristinismo" radicalizado.

Igual que la senadora Silvia Larraburu. Acaba de abrir otro conflicto repentino con los ruralistas que representan al campo. Larraburu presentó un proyecto de Ley para que vuelva a funcionar la Junta Nacional de Granos. Fue un organismo estatal que regulaba el comercio de la producción de los cultivos del agro.

El ministro de Agricultura, Luis Bazterra, debió aclarar que el Gobierno no piensa como Larraburu.

La vice Fernández se cuida de criticar a ministros en público. Pero trascienden reuniones en las que fustiga a varios de ellos, como que la que mantuvo con el dirigente el Emilio Pérsico. Coincidieron: no comparten los criterios con los que se maneja el ministerio de Desarrollo Social, revelaron fuentes al tanto de ese diálogo.

La "guerra de guerrillas" entre el Patria y la Rosada provoca hechos insólitos.

Aunque deban develarse detalles para que se conozcan mejor.

El viernes 1 de mayo, el Ente Nacional de Comunicaciones (ENACOM), desmintió que el organismo estuviera analizando algún tipo de regulación de las "noticias falsas" que se difunden por las redes.

Se suponía que el vicepresidente de ese organismo, Gustavo López, había dicho que la regulación se impondría, o al menos se abriría el debate. Fue en una entrevista con la TV Pública.

Tras difundirse el reportaje, López desmintió todo y dijo que fue mal interpretado.

La verdad es otra.

De acuerdo a fuentes fidedignas del Gobierno, fue el gobernador de Tierra del Fuego, el "ultra cristinista" Gustavo Melella, pidió ayuda al Instituto Patria porque se sentía acorralado por las críticas que recibía desde un portal de su provincia.

López se hizo cargo de la misión.

La entrevista que dio a la TV Pública puede encontrarse en la web.

López da un indicio notable sobre esta re-versión de los hechos. Él sí afirmó que el ENACOM abriría un "debate" sobre las "fake news" difundidas por las webs. Pero también señaló que "en proporción a sus habitantes, Tierra del Fuego, es la provincia que más noticias falsas da a través de los portales...", argumentó.

Ahora se conoce por qué.

El martes pasado, Alberto y Cristina Fernández se reunieron durante tres horas en la Quinta de OIivos.

Mucho tiempo.

No sé informó de modo oficial de qué hablaron.

El Presidente describió después cómo es la relación con su vice: "Perfecta".


Nicolás Wiñazki

Visto 3726 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…