Domingo, 27 Noviembre 2022 08:10

Blindaje judicial: el numeroso equipo K que inunda los tribunales y fiscalías de Santa Cruz - Por Lucía Salinas

Escrito por

Más de quince familiares, amigos, ex funcionarios y protegidos de la familia Kirchner ocupan lugares clave en el Poder Judicial de la provincia. 

La justicia santacruceña tejió un entramado funcional al oficialismo que nunca recibió ni una sola crítica por parte de Cristina Kirchner. Por un lado, siempre recibió fallos favorables ante diversos planteos y los lugares claves de la estructura judicial están ocupados por personas allegadas al kirchnerismo. En los últimos meses, un cargo determinante fue ocupado por un ex funcionario de Alicia Kirchner, recientemente se aprobó la creación de una Cámara Federal integrada por el ex concuñado de Máximo Kirchner. Eslabones de una estructura clave para cualquier expediente que pueda terminar en Santa Cruz. 

En 2013, la entonces jueza federal de Río Gallegos, Ana Álvarez, considerada una molestia para el kirchnerismo, dejó el cargo después de que el Senado con mayoría oficialista aprobó una lista de conjueces criticada por su estrecha vinculación con el poder político y empresarios afines. Fue una clara señal de que en suelo santacruceño no debía haber sorpresas en el ámbito judicial.

Lo cierto es que la estructura del Poder Judicial provincial ha mantenido lazos con el poder político casi como un sello registrado en Santa Cruz. Basta mirar algunos nombres y encontrar en sus historiales la cercanía con el kirchnerismo e incluso el vínculo familiar en lugares claves. A ese historial se suma otro antecedente: un procurador destituido y la reiterada desobediencia a los fallos de la Corte Suprema que ordenaron restituirlo en su cargo.

La oposición política de Santa Cruz habla de la “colonización de la Justicia”, al desembarco de personas vinculadas al kirchnerismo en lugares clave. El gremio de trabajadores judiciales que hoy dirige Alejandra Beroiz también ventila sus objeciones.

La historia otorga algunos antecedentes. La causa para investigar el derrotero de los polémicos Fondos de Santa Cruz -más de 600 millones de dólares- cayó en manos del Juez Santiago Lozada, quien sobreseyó a Néstor Kirchner y archivó la causa. El Juez era allegado a las hijas de Alicia Kirchner y amigo de la familia de los ex presidentes. En la actualidad se desempeña como Defensor ante la Cámara Penal. La hija de la gobernadora, Natalia Mercado, es Fiscal en El Calafate, y su hermana trabaja en la fiscalía de Estado provincial.

No es todo. Una destacada jueza de instrucción, Valeria López Lestón, es prima de Néstor Kirchner y se jubiló recientemente dejando un sillón determinante para ocupar. Una de las ex cuñadas de Máximo Kirchner, María Candela García, se desempeñaba como defensora en primera instancia, pero ascendió como Secretaria de Cámara en Ejecución.

Otra pieza clave en el rompecabezas que obsesiona a Cristina Kirchner fue colocada en el tablero: recientemente el Senado aprobó la creación de la Cámara Federal en Comandante Luis Piedra Buena, una localidad de 6.000 habitantes a 240 kilómetros de Río Gallegos. Marcelo Bersanelli, ex concuñado de Máximo Kirchner, fue designado como uno de los tres integrantes de esa instancia revisora de cualquier causa que investigue delitos federales, como corrupción, que pueda recaer ahí.

Esa designación tuvo otro antecedente. El Tribunal Superior de Justicia (la Corte provincial) le tomó juramento como vocal a Fernando Basante, un camporista y ex funcionario de Alicia Kirchner, que no cumplía con los requisitos legales para asumir. Así y todo, hoy ocupa un sillón en el Tribunal.

Otros nexos provienen del mundo de la política y de la militancia en suelo santacruceño. Daniel Mariani, vocal del Tribunal Superior de Justicia, se desempeñó como asesor en la Legislatura Provincial, pero más conocido fue siempre como un "operador de los Kirchner en el mundo judicial" de la provincia. Fue quien reemplazó a Carlos Zannini en 2003, cuando dejó ese cargo para desempeñarse como Secretario Legal y Técnico de la Presidencia.

Otra de las vocales del Tribunal Superior de Justicia, Reneé Fernández, se desempeñó como asesora de la secretaría Legal y Técnica cuando Néstor Kirchner fue gobernador. Además, fue apoderada y fiscal general del Frente para la Victoria.

Conocida por los años en que trabajó junto a Zannini se encuentra María de los Ángeles Mercau, vocal en el Tribunal Superior de Justicia. En el mismo Tribunal, pero como presidenta, se desempeña Paula Ludueña, quien fue la abogada defensora de Daniel Varizat, el funcionario kirchnerista que en 2007 atropelló a un grupo de docentes en pleno conflicto estatal, dijo que "actuó en legítima defensa".

El esposo de Ludueña se desempeña como secretario privado de Alicia Kirchner y antes realizó mismo trabajo para el ex vicegobernador de Santa Cruz y actual presidente de YPF, Pablo González.

Vinculado al kirchnerismo desde la gobernación de Néstor Kirchner, Domingo Fernández es Defensor General de Santa Cruz. Fue elegido hace más de un año como segundo en el Consejo Federal de Defensores y Asesores Generales.

Ex secretario Legal y Técnico de la gobernación durante muchos años, Iván Saldivia hoy trabaja como Fiscal ante la Cámara Criminal y subroga la fiscalía ante el Tribunal Superior de Justicia.

Apadrinado por el kirchnerismo y con escasos antecedentes, Marcelo Vázquez se convirtió en Juez Federal de Río Gallegos. Se ganó el mote de "juez gomero" cuando fue subrogante de la Cámara de Casación en 2015 y entre su experiencia laboral puso que había trabajado en una casa de neumáticos Firestone. Duró sólo ocho meses en el máximo tribunal penal.

Lucía Salinas

Visto 940 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…