Miércoles, 05 Octubre 2022 11:19

Más Estado: un gigante silencioso que alimentó el Frente de Todos y complicará al que siga - Por Diego Cabot

Escrito por

Una por una, todas las grandes empresas públicas se lanzaron a contratar personal en los últimos años; algunos aumentos son llamativos 

Un listado que solo tiene valores totales es una foto demasiado estática; uno con esos resultados comparados con años anteriores puede mostrar una película. Algo de eso sucede cuando se mira la nómina de empleados de las empresas públicas y los entes descentralizados que presentó el Gobierno en la semana y se lo pone frente al registro que había al inicio de la gestión de este cuarto mandato kirchnerista. Y la conclusión es que donde hubo una puerta para engrosar al Estado, se utilizó. 

Los ejemplos del ingreso de cientos de trabajadores estatales se repiten en decenas de áreas. Sólo es cuestión de comparar. Aerolíneas Argentinas fue estatizada en 2008 con 8130 empleados. Ahora tiene 41% más que entonces y anota en la nómina a 11.427. Eso sí, según el informe que dio el Jefe de Gabinete, Juan Manzur, en noviembre de 2019 contaba con 12.046.

El Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) tenía 903 empleados en 2015, cuanto terminó el mandato de Cristina Kirchner, y venía de 555 en 2010, primer registro que publica la Secretaría de Gestión y Empleo Público al que LA NACION tuvo acceso. Aquellos 903 cayeron a 714 durante el macrismo. Ahora, de acuerdo con el registro que impulsó el ministro de Economía, Sergio Massa, el número de personas abocadas al cine llega a 1029, es decir, creció 43% la planta desde que llegó a la presidencia Alberto Fernández y su ministro de Cultura, Tristán Bauer.

Pero el ministro no anduvo con dudas a la hora estampar la firma en contrataciones. La planta de dependientes de su cartera era de 2439 en 2019. Ahora, el cineasta cuenta con 4086 personas que trabajan allí. Todo un récord del hombre que, con billetera ajena, aumentó el staff un 68%.

Donde se mire se ha sumado y sumado gente al Estado. Los ferroviarios divididos en cuatro empresas son un caso para mirar con atención. La compañía que opera los trenes (Sofse) contaba el último mes de 2019 con 21.595 empleados y ahora, siempre según datos oficiales, ya suma 24.185. Ese número, además de significar 2590 dependientes más, se podría ilustrar de la siguiente manera: cada dos días ingresaron 5 empleados a la empresa. Sábados, domingos y feriados incluidos.

Pero eso no es todo en el mundo de los trenes. La ADIF, que es la firma estatal que maneja la infraestructura, tenía en diciembre de 2019 exactamente 565 empleados; el Indec informó que ahora esa plantilla es de 739.

La nómina de ferroviarios sigue. Hay una empresa, quizás, la más polémica de todas. Se trata de la Administradora de Recursos Humanos Ferroviarios Sociedad Anónima con Participación Estatal Mayoritaria, un organismo con 1355 empleados que tienen a su cargo el museo, el archivo y el Centro Nacional de Capacitación Ferroviaria.

Se trata de uno de los lugares en el conglomerado de organismos estatales que se dedican a los trenes que luce atractivo para el mundo de los intendentes y concejales que manejan los rieles en este Gobierno: bien pago, con convenio ferroviario y con poca exposición. Casi un diamante en bruto para los que manejan pequeños cupos de empleados públicos.

Si a todo este plantel se le suman los 4676 empleados que se anotan en el Belgrano Cargas y Logística, el ferrocarril argentino ya tiene 29.653 asalariados. Una comparación puede ayudar. El Renfe y la ADIF, las dos empresas que tienen todo el manejo de los trenes en España, tienen 26.120 empleados, algo menos que la red argentina. Una fuente del sector, al ser consultado sobre la cantidad de empleados y la calidad del servicio, dijo que en España se corrían más trenes con una cantidad menor de empleados por la incorporación de tecnología.

Entre las empresas y los organismos que también dependen del Ministerio de Transporte hay más incrementos de la plantilla. En la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) se pasó de 1650 hasta 1803, y en la Agencia Nacional de Seguridad Vial, de 649 que tenía el 1° de diciembre de 2019 a los actuales 1050. La Junta Nacional de Seguridad de Transporte también es expandió: de 62 a 526.

En el Ministerio de Obras Públicas, por caso, hay un ingreso nuevo desde 2019. Sucede que la dupla Alberto Fernández y su ministro, Gabriel Katopodis, incorporaron todos los empleados que trabajaban en las rutas argentinas en las que se cobran peajes. Con la estatización de las carreteras nació Corredores Viales, una empresa estatal que ya tiene 3963 empleados. Ahora, con el intento de nulidad de los dos accesos a la Ciudad de Buenos Aires, Autopistas del Sol y del Oeste, esa empresa podría pasar los 5000 empleados.

Otro caso de aumento de cantidad de dependientes es el Correo Argentino, que pasó de aquellos 15.939 que tenía en diciembre de 2019 a estos 18.091. Claro que la pandemia impulsó el comercio electrónico y el envío de paquetes a domicilio. Pero más allá de eso, sumó 2152 nuevos puestos de trabajo, o lo que es lo mismo, 14%.

Otro de los que logró armar una pequeña agenda de trabajo es el ministro de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Juan Cabandié. En su cartera se generó una enorme expansión. El 1° de diciembre de 2019 había 715 empleados que reportaban, en ese entonces, a quien era secretario, Sergio Bergman.

El diseño del Gabinete de Alberto Fernández devolvió el rango de Ministerio a Ambiente, al igual que sucedió desde que asumió Mauricio Macri hasta la modificación de septiembre de 2018. En estos poco menos de tres años, Cabandié pasó desde 715 a los actuales 1077. En términos porcentuales, el ministro engrosó la lista de empleados en un 51%. En la Administración de Parque Nacionales (APN) también hubo contrataciones: aquellos 1872 son ahora 2144.

Pero todos los récords los bate la Jefatura de Gabinete, que pasó por las manos de Santiago Cafiero y actualmente maneja Manzur. La dupla llevó la nómina de 1434 que se contaban a fines de 2019 a los actuales 3360. El jefe de los ministros aumentó el número en 1926 empleados, algo así como 134%. Todo un logro de los coordinadores del Gabinete que cada vez necesitan más y más gente para que los asista. Justo ellos, exponentes máximos de un Gobierno que luce invertebrado.

Diego Cabot

Visto 730 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…