Imprimir esta página
Jueves, 23 Junio 2016 05:54

Cristina, entre bóvedas y valijas

Escrito por

La reina está desnuda. Las mentiras se cayeron a pedazos y Cristina aparece en la conciencia colectiva nadando en el océano de dinero sucio y negro de la corrupción.

 

Las últimas imágenes del naufragio kirchnerista son realmente patéticas. Néstor y Cristina inventaron un relato para mostrarse como herederos de Perón y Evita pero quedarán grabados en la historia aferrados a la codicia extrema, a la bulimia de dinero y poder. Es que ninguno tuvo vergüenza, ni escrúpulos ni límites. El matrimonio de funcionarios más delictivo de la historia democrática argentina será recordado por el éxtasis de Néstor abrazando una caja fuerte y por las valijas que Cristina supo conseguir.

 

Casi como un símbolo, construyeron depósitos debajo del altar de un monasterio para ocultar las montañas de dólares y euros que le robaron al pueblo pobre de la Argentina. La situación funciona como una metáfora de la década ganada por los Kirchner y sus cómplices. El único Dios que tenían era el dinero. Solo se arrodillaban y eran capaces de rezar ante los billetes físicos de las coimas y los retornos. Es una enfermedad que supera la ideología.

 

Es una desesperación y una voracidad nunca vista por apropiarse de los ajeno. No hay antecedentes en el país de semejante banda: una asociación ilícita para saquear el estado. Un plan sistemático para el choreo. Tal vez solo se pueda comparar con el matrimonio entre Ferdinand e Imelda Marcos en Filipinas.

 

La ONG Transparencia internacional ha calculado que el clan Marcos amasó ilegalmente una fortuna de entre 5.000 y 10.000 millones de dólares durante los años en los que se mantuvo en el poder.

 

Las últimas informaciones son demoledoras. Auguran la implosión del kirchnerismo y su reducción a una secta de cínicos y negadores disfrazados de revolucionarios.

 

Lázaro Báez confirmó que la carta en la que denuncia que vio al juez Sebastián Casanello con Cristina en Olivos es de su puño y letra. Es un dato que permite pensar que este gesto es el primero de un operativo de Lázaro para despegarse de la ex presidenta y dejar en claro que el robó para la corona. Que Lázaro fue un empleado de los Kirchner y que por eso construyó hasta el faraónico mausoleo donde descansan los restos de Néstor. Hoy Luis Miguel Etcheverehe, el titular de la Sociedad Rural dijo que Lázaro con 500 mil hectáreas de estancias y campos es el principal terrateniente y oligarca de la Argentina.

 

José López está para el cachetazo. Se hizo millonario metiendo la mano en la lata pero reclama cien años de perdón por robarle a los ladrones de sus jefes: Julio de Vido y Cristina. Tiene mucho que explicar. Sobre todo esa compulsión a ayudar a las monjitas orantes y penitentes. Al parecer les llevaba los 9 millones de dólares y otras yerbas pero ya les había construido una bóveda como Dios manda y les había colocado un sistema de vigilancia, con cámaras de televisión infrarrojas que ni la Reserva Federal de los Estados Unidos.

 

Acá la Iglesia tiene mucho que explicar también y no solo poner el grito en el cielo. Hoy el obispo Agustín Radrizzani dijo que esas bóvedas en realidad eran futuras tumbas pero hay demasiadas sospechas y preguntas. ¿Los perros de la AFIP están acostumbrados a oler dinero y se volvieron locos cuando olfatearon el lugar de esos pozos construidos con cemento? ¿Las cámaras de TV eran por seguridad? ¿Y qué le van a robar a monjitas de clausura que viven en la más franciscana de las austeridades?  Esto si es casualidad: el apellido Kirchner significa Iglesia en alemán.

 

La detención de Ibar Pérez Corradi indica que perdió la protección del kirchnerismo y que puede prender el ventilador en varias causas que impactan en altos dirigentes del Frente para la Valija empezando por la abogada exitosa. Es que para su campaña electoral ella recibió fondos de la mafia de los medicamentos y de uno de los acribillados en el triple crimen.

 

El contrabando de efedrina fue otro de los negociados más crueles del gobierno anterior. En el expediente tienen los dedos pegados tanto Aníbal Fernández que con un par de muchachos de los servicios secretos se hizo cargo del asunto y el cartel de los Z, los hermanos Zacarías, todos funcionarios y de la  íntima confianza del ex matrimonio presidencial. Hay que ver cómo sigue esta película de los cárteles mafiosos del crimen organizado porque Pérez Corradi rechazó ser extraditado. Tiene miedo que en la Argentina lo maten funcionarios del gobierno anterior. Todo es tenebroso y todo tiene el sello K.

 

Ricardo Jaime, otro integrante de la agrupación “La patria es Ezeiza”, estaba bajo el mando operacional de De Vido pero le llevaba personalmente las valijas a Néstor a Olivos. Y todavía falta la pata energética. Las fortunas que se robaron con los combustibles y hasta el barco que desapareció con gas licuado además del promiscuo concubinato con Chávez y Venezuela.

 

Y como si esto fuera poco, hasta los militantes más rasos aparecen manchados de lo peor. Hablo del Pitu Salvatierra que supo estar en la toma del Parque Indoamericano y fingir como si fuera militante de la mística del cura Mugica. Hoy, al revés del trabajo maravilloso que hacen el Padre Pepe y su grupo, Salvatierra fue descubierto vendiendo droga, pasta base, cocaína y demás yerbas.

 

No se salva nadie porque el ejemplo venía desde arriba. El pez se pudre por la cabeza. Y a la cabeza estuvieron corruptos de antología como Néstor y Cristina.

 

Muchos jueces van por el camino del  sentido común de los ciudadanos y además de encarcelar a los malandras de estado inhiben o embargan sus bienes. Hay muchas estancias, departamentos, rosaditas, euros, de las que se apropiaron y que de alguna manera tienen que volver a los argentinos. Por eso es fundamental la ley de extinción de dominio. Qué lindo, que lindo que va a ser/ el hospital de niños en el Sheraton Hotel/, cantaban los Montoneros en los 70. Hoy podría corearse que va a ser lindo cuando todo lo que robaron se transforme en lugares para ayudar a la pobreza cero y a la educación.

 

El camino de Amado Boudou hacia la prisión de Ezeiza va por otro lado pero conduce al mismo lugar. Tiene muchas causas pero hay por lo menos dos que muestran la impunidad con la que actuó y de qué manera se llenó los bolsillos con fondos mal habidos y malversados: las coimas que cobró de Gildo Insfran, el gobernador feudal de Formosa y su intento de apropiarse  de la máquina de fabricar billetes.

 

Cuesta encontrar un funcionario honrado. Cuesta encontrar un sector del país donde no hayan prostituido la moral de sus integrantes. Cuesta creer que Horacio Verbitsky, el jefe de operaciones e inteligencia de Cristina sea tan poco inteligente y hable de “corrupción circunstancial” cuando se trata de todo lo contrario. Cuesta creer como recordó Jorge Fernández Díaz que los intelectuales a la carta de sobre cerrado como Ricardo Forster frente a las pruebas de la corrupción, hayan denunciado a los periodistas de las “letrinas amarilistas y las gramáticas del golpismo histórico”.

 

Tiene razón Martín Caparrós cuando dice que “el kirchnerismo es lo peor que le pasó a la izquierda después de la dictadura militar”.

 

Tienen razón todos los argentinos que creen que el kirchnerismo es lo peor que le pasó a los argentinos después de la dictadura. Nada supera a dos presidentes autoritarios y ladrones. Es too much, diría Cristina  y tendría razón. Porque no fue magia, fue mafia.

 

Alfredo Leuco 

 

Fuente: www.alfredoleuco.com.ar

Alfredo Leuco

Latest from Alfredo Leuco

We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…