Claudio Fantini

 

El mecanismo que se hizo visible en la valija de Antonini Wilson podría explicar la reticencia del gobierno argentino para reclamar por los presos políticos venezolanos.

 

 

¿El gobierno argentino estaba “luchando” por el gobierno ruso? Difícil no suponer que ese “proyecto” respondía al juego geopolítico de Putin y no a la urgencia sanitaria del país.

 

 

La pregunta es hasta dónde está dispuesta a llegar Cristina para imponer su visión conspirativa como versión oficial de la realidad. ¿Atravesará las líneas rojas de la institucionalidad?

 

 

Hay más desprecio por el dialoguista del espacio propio que por el jihadista del otro espacio. A la moderación hoy se la llama traición.

 

 

El fracaso de Alberto está en negarse a sí mismo por quedar atrapado en la opción de subordinarse a su vice o ser más cristinista que Cristina.

 

El debate sobre si hay o no presos políticos, es una puja entra Cristina y Alberto por controlar el poder real.

 

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…