Martes, 04 Agosto 2020 21:00

Si hay inseguridad, que no se note - Por Ricardo Roa

Escrito por

Como con la miseria, no hay manera de invisibilizarla por más fuerza que se haga. "No hay muchos robos. La prensa los visibiliza", dijo la ministra Sabina Frederic. Discurso cristinista puro.

 

El cristinismo siempre aplica el mismo método y para lo que venga. Si son muertes o contagios por el Covid-19​ echa mano a datos de otros países que dice que están peor que nosotros. Hasta que se prueba lo contrario y se prueba todo el tiempo: desde Chile hasta Brasil ya llevan seis patinadas.

Con la inseguridad pasa algo parecido sólo que los apuntados no son otros gobiernos sino un clásico del kirchnerismo: los medios. Es lo que acaba de hacer la ministra Frederic. Dijo: “No hay muchos robos. La prensa los visibiliza”. La culpa ahora no es de Chile, Suecia, Paraguay, el País Vasco, Barcelona o Brasil. Es de los periodistas. ¿Qué quiso decir Frederic​? ¿Que sin la prensa no habría robos?

El argumento es tan superficial y burdo que lo primero que se le vino a la cabeza a la gente fue aquella famosa salida de Aníbal Fernández​ que para negar la inseguridad dijo que era “una sensación”. A Fernández, tiempo después lo robaron andando por el Conurbano. Y cuando le recordaron la frase, dijo: “Por mí que la comparen porque la dije. Si soy un pelotudo, me tengo que joder por pelotudo”.

La inseguridad se repite y las excusas también. El problema que tiene el Gobierno es que con este método el problema no desaparece ni se lo saca de encima. Y mal que le pese tiene que enfrentarlo porque para eso es el Gobierno. La cuarentena​ acható la curva de los delitos. Bajaron fuerte asesinatos, robos y hurtos. Pero la situación empezó a darse vuelta, sobre todo en el Gran Buenos Aires donde en el punto extremo de la inseguridad ya hay una muerte cada tres días.

La nueva versión de Frederic sobre la inseguridad en modo sensación aparece en un mapeo de la Provincia pero no de la manera en que a ella más le conviene. La sensación de inseguridad es mayor justamente donde hay más inseguridad. Ningún descubrimiento: ahí también es donde la gente tiene menos confianza en la Policía y en la Justicia. Es igual a sentirse desprotegido.

Las cifras que tiene el ministro Berni sobre la inseguridad hablan de cosas bien concretas y no de sensaciones. Dicen que en junio se recibieron en la Provincia unas 2.000 denuncias diarias, entre 600 y 800 más que en marzo y abril. Y hablamos de denuncias, que es como decir el 35% de los delitos que se cometen. O un tercio de los delitos que se cometen. Los delincuentes dieron por terminada la cuarentena que los demás siguen.

Crónica incompleta de estos días: cinco ladrones asaltan a un jubilado que, como mata a uno, pasa a ser asimilado a una categoría peor que la de los delincuentes. Dos chorros le roban el auto a una mujer y, con el auto, la tiran al piso: no la matan por casualidad. Dentro está el hijo de la mujer, al que tiran del auto unas cuadras más adelante. Otro va con su hijo de 11 años a robar una peluquería, ahora que abrieron. El lunes hubo dos muertos por asaltos y este martes un hombre mató al ladrón que quiso robarle la batería del coche.

Los discursos de Berni y Frederic chocan. Uno es lo más parecido a un kirchnerista de derecha que sueña con ser gobernador. La otra, una académica. Tienen en común que han sido puestos donde están por Cristina​, su jefa política. Frederic habla para el progresismo. Berni a los que reclaman más seguridad. Si no es una estrategia, se le parece mucho.

Las encuestas cantan que la inseguridad crece entre las preocupaciones. Si no está primera en el ranking, está segunda. La sensación de inseguridad no aparece en ningún lugar. Y no hay muchas más vueltas que darle.

Ricardo Roa

Visto 476 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…