Domingo, 17 Enero 2021 07:42

El “albertismo” abre el monedero ante los gobernadores - Por Ignacio Zuleta

Escrito por

Recuerdos. Alberto Fernández recurre al interior para crear el “albertismo” y generar poder político desde la caja del gobierno nacional. La opción de Zulemita para tener una base propia en La Rioja. La batalla por los biocombustibles, solapada entre sectores de mucho peso, y pesos, la sufrirán los consumidores.

Con los gobernadores, todo bien. Pero esta semana el gobierno nacional estará bajo examen sobre demandas que navegan a pesar de los desvelos por la peste. Se habla poco de esos temas, pero tienen una dinámica de fondo que conviene repasar, so riesgo de que se crea que la agenda política se agota en la pelea contra el bicho, los desencuentros judiciales o las chicanas que se cruzan unos y otros sobre cómo manejar una economía inmanejable, acá y en cualquier lugar del mundo.

Los mandatarios del Norte Grande, ocho peronistas y dos radicales, le reclamarán a Alberto Fernández que les confirme una medida ya negociada con el secretario de Energía para unificar el precio de los combustibles en todo el país. Ocurrirá el miércoles en Chilecito, La Rioja, adonde sesionará el organismo que reúne a los gobernadores de provincias en donde clava su hegemonía electoral el peronismo, con el mismo peso que tiene el conurbano en sus estrategias.

El grupo, que coordina Jorge Capitanich, ya habló de este asunto con Fernández y con el secretario del área, Darío Martínez, y descuenta que les otorgarán la demanda. El precio de los combustibles está regulado, pero tiene variaciones en distintas localidades del país según la distancia de la planta de refinamiento, por impuestos municipales o provinciales. La diferencia entre lo que se paga en la CABA y algunas localidades alejadas de la metrópolis, puede llegar a ser del 15%, según el informe que lleva Capitanich. Este acuerdo reviste un interés también proselitista para el peronismo de Norte Grande, que se considera el gran activo que tiene el oficialismo para ser competitivo en las próximas elecciones.

Los pollsters de Alberto lo han embalado en la misión de por lo menos intentar la construcción del "albertismo", como contrapeso a la gravitación que tienen en el vértice del poder las dos figuras con más poder qué él, Sergio Massa y Cristina de Kirchner. El intento busca abrirle alguna luz al final de túnel, que le dé el único recurso sobre el cual construir política, que es el futuro. Sin futuro no hay posición política que resista. Sin albertismo no habrá Alberto para mucho tiempo.

A La Rioja con música menemista

En este armado juega una ficha que ha logrado el presidente para sí, que es la cercanía de un apellido legendario de La Rioja como es "Menem". Ha trabajado una relación amistosa con Zulemita, la hija del expresidente, quien está considerando una candidatura a diputada nacional ligada a la figura del presidente. La cercanía entre los dos ha justificado fotos y algún acto compartido.

Después vino el sondeo sobre el distrito a representar. Se la paseó por encuestas de Buenos Aires, pero el acuerdo de superestructura para que Máximo Kirchner sea presidente del partido en ese distrito le quita atractivo a la presencia de Zulemita en una lista bonaerense. Ella ha preferido ser candidata a diputada nacional, pero por La Rioja.

La presencia de Alberto en Chilecito es un ensayo de lanzamiento de un sector del peronismo que se referencie en él. Sabe que este armado es imprescindible si aspira a terminar bien su mandato y a buscar, como todo político, una reelección. El 2023 tiene muchos dueños en el peronismo; Massa y Cristina lo creen propio. Que lo sueñe Alberto es un derecho humano inalienable. Es inevitable la contaminación de este proyecto con el método regalista del peronismo: capturar estructura de poder y después revestirlas de legitimidad política.

Lo hizo Juan Perón en 1945, cuando creó desde un gobierno militar y con plata y funcionarios del gobierno, un partido que se adaptase a la legalidad republicana. En 2003 Néstor Kirchner hizo lo mismo: asumió la presidencia después de perder las elecciones con Carlos Menem y armó desde el vértice del poder legal, una estructura que legitimase la operación. ¿Por no lo haría ahora Alberto?

La otra batalla del petróleo: el biocombustible

La cumbre del Norte Grande acerca demandas federales que comparten mandatarios de otras regiones del país, como la posibilidad de segmentar las tarifas de los servicios, para que sean más baratos en tiempos de necesidad - en verano cuando hay mucho calor, en invierno, cuando hace mucho frío - es decir, las mil maneras de aplastar los precios a costa del subsidio público.

También reclamarán una segmentación de las contribuciones patronales, para favorecer a las pymes que deben soportar la "maldición" de exportar, al decir de la diputada Fernanda Vallejos. O que se aumente el subsidio al transporte en los términos en los que se hace históricamente en el área metropolitana. Un día antes, el martes 19, Alberto podrá anunciar estos beneficios, ligados a una agenda ya abiertamente preelectoral, en la sesión del gabinete "federal" que tendrá lugar también en Chilecito.

De ese encuentro va a tener que salir también alguna definición sobre el tratamiento en Diputados del proyecto de prórroga de la ley de biocombustibles, que sancionó, por unanimidad, el Senado en la última sesión de 2020. Este proyecto es presa de una sorda batalla de lobbies, entre provincias y empresarios ligados a la producción de hidrocarburos, y el sector agropecuario, que produce el alcohol para cortar los combustibles.

Prueba de la crudeza de esta pelea es que no apareció en el menú de proyectos a tratar en sesiones extraordinarias, en el decreto que firmó el presidente. En esa minuta figuran reformas judiciales y otros emprendimientos de fuerte carga política, que están en estado gaseoso porque los rechaza la oposición, por "tóxicos" y ligados a la agenda pretoriana del oficialismo.

Negociaron unanimidad en el Senado, pero en Diputados nadie contesta

La ausencia del proyecto de ley de biocombustibles en esa convocatoria le fue recordada esta semana al gobierno por la oposición de Juntos por el Cambio. Fue al responder a las filtraciones recurrentes de Sergio Massa a la prensa, sobre la inminencia de una convocatoria a sesionar el miércoles 20.

Los jefes de la coalición opositora Mario Negri, Cristian Ritondo y Juan Manuel López cruzaron esa andanada de filtraciones con una nota en la que avisan que le cortan los teléfonos y que no van a admitir una prórroga del protocolo de sesiones que vaya más allá del mes de enero.

También limitan el menú de temas a los que han tenido consenso entre oficialismo y oposición - incentivos a la construcción, créditos hipotecarios, inversión en ciencia y tecnología, educación ambiental, pensiones ARA San Juan, deuda pública (Expte. 146-S-20) y ley de biocombustibles que, advierten, ni figura en el decreto de extraordinarias. Este proyecto se sancionó en el Senado, después de negociaciones entre el oficialismo y la oposición que se coronaron en la aprobación por unanimidad.

El voto canje que está solo y espera

El régimen de beneficios a quienes producen alcohol para cortar con hidrocarburos enfrenta a petroleros y productores agrícolas. Los primeros creen que les quita negocios; los segundos, que es un aporte a economías críticas - como es la azucarera - y a la agenda verde de reducción del uso de combustibles fósiles. La nueva ley prorroga el régimen por cuatro años, y avanzó por acuerdos políticos con legisladores que representan gobiernos de los dos sectores, a cambio del apoyo a otras sanciones de interés político del oficialismo, como fueron el presupuesto, la despenalización del aborto y el corsé al financiamiento de la policía en el distrito federal, que gobierna la oposición con Horacio Rodríguez Larreta a la cabeza.

Hasta ahora van ganando los productores agropecuarios, que lograron, antes de que se trate esta ley, aumentos del biodiesel de 59,3% para enero, y un acumulado de 90,7% hasta mayo, con una disminución inmediata en el porcentaje de corte al 5%, hasta retomar en abril el 10% fijado por normas anteriores. Darío Martínez, además, aumentó 33% para enero y un acumulado de 56% hasta mayo del bioetanol de caña, sin rebajar el corte. A tal punto llega este compromiso del gobierno nacional con las provincias como Santa Fe, Córdoba, Tucumán, Salta, Jujuy o el Chaco.

Massa encadena situaciones de duelo

Ahora deberán compensar a las petroleras y a las automotrices, que se quejan de ese sistema que les obliga a mezclar sus productos con alcohol subsidiado. El peronismo cristinista es una formación identificada con la actividad petrolera. Massa también, al punto de que apenas el Frente de Todos ganó las elecciones, intentó un golpe de mano parta apoderarse de la administración del sector a través de YPF.

Cristina vetó ese avance massista y le quitó el cargo. Massa recibió en esa oportunidad el primer golpe de su nueva singladura como socio de Cristina, a quien había repudiado una década atrás. Esa disidencia con ella dividió al peronismo y motivó una década de derrotas electorales. Ahora recupera aire, aunque tocado por otras calamidades.

La primera, trágica, fue la muerte en un accidente de su padrino político, el banquero y empresario Jorge Brito. Ahora sumó la debacle de su socio y amigo americano, Rudy Giuliani, abogado de Donald Trump e identificado como uno de los activistas de la incitación a la violencia, que le está costando el segundo impeachment al presidente de los EE.UU. Tanto que figura en la lista de presuntos indultos que se espera dicte Trump ante de dejar el gobierno el mismo miércoles 20, cuando Alberto pise las serranías de Chilecito.

Las PASO en tiempo de descuento

Al gabinete federal del martes llega madurito el debate sobre la realización o no de las primarias para candidatos de este año. El jueves vencieron los diez días que el ministerio de Wado de Pedro había puesto como plazo para que los interesados hicieran llegar sus observaciones al borrador del pliego para el llamado a licitación para el recuento provisorio de los votos. Los apoderados de los partidos y los jueces de la Cámara Electoral opusieron a sus expertos a analizar los detalles de ese proyecto, que replica con pocos cambios el que elaboró para 2019 el ministro Rogelio Frigerio.

El apoderado del Frente de Todos, Jorge Landau, le puso la lupa al sistema y sus observaciones cumplen muchos de los requisitos que había impugnado en el sistema que aplicó aquel gobierno. En la vereda de enfrente Adrián Pérez, encargado del área electoral en el anterior gobierno, hizo llegar algunos detalles. Aprovechó para destacar el acierto de su gestión que, dijo en su informe sobre el pliego, logró el recuento provisorio de los comicios más veloz y certero desde el regreso de la democracia, al entregar en forma confiable resultados incontestados antes de la medianoche de la jornada electoral.

Eso se logró, dice, imponiendo una meta de cumplimiento del recuento que en este pliego para 2021 no figura. Por eso sugiere que se reponga esa obligación. También reclama que se hagan dos simulacros ante de cada elección, y no uno, y que se permita la actuación de representantes partidarios con aptitud técnica específica bajo la figura de los llamados "fiscales informáticos", ausentes de esta nueva norma.

Pérez hizo llegar esas observaciones sobre la base de su experiencia de funcionario porque no es apoderado de ningún partido. De lado del radicalismo el comentario informal que adelantaron es que van a reclamar que se aumenten los escaneos de telegramas en las escuelas, algo que pidió en 2019 también el peronismo. Los gobernadores peronistas han pedido que se suspendan las PASO, pero no encuentran la forma de que una aprobación con el número justo de votos les acarree un desprestigio inconveniente.

La oposición rechaza la cancelación del sistema y, cuanto más, consentirá un acortamiento de plazos, una simplificación del procedimiento autorizando a que las listas únicas no deban ir a las urnas. Hasta ahora tenían de aliados al cristinismo e la provincia de Buenos Aires. Pero con Máximo al frente del PJ, sus seguidores tienen la lapicera y las PASO ya les sobran. Hay resignación y fatalismo en la colectividad política en cuando al futuro de estos trámites. Ponen todo bajo el gran regulador de conductas, acá y en todo el mundo, que son las vacunas. Un auxilio salvador que, pese a la fe que le tienen los políticos, nunca llega.

Ignacio Zuleta

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…