Miércoles, 23 Junio 2021 10:13

Manes, entre Macri y Larreta - Por Ricardo Roa

Escrito por

La llegada del neurólogo complica al jefe de Gobierno porteño, que eligió el modo más viejo para jubilar al expresidente.

Como toda elección de medio término, la de noviembre será un examen de la gestión de gobierno. Y la primera lectura es que, si a Fernández le va mal, también le irá mal a Cristina, aunque no sea en la misma proporción y le cueste admitirlo. La que sigue es una pregunta y no es una pregunta cualquiera: de qué manera, entonces, seguirán juntos.

Hay un número que puede cambiar la historia: es el que el Gobierno precisa para alcanzar la mayoría y tomar el control de la Cámara de Diputados. Y eso es justamente lo que tiene que evitar la oposición para empezar a hablar. Es un número muy chiquito, más cerca de cinco que de diez diputados. Pero es un número clave.

Otra pata de la misma mesa es cómo va o está yendo la oposición a la pelea electoral. A su favor tiene que el Gobierno está enredado con la crisis económica y con la crisis por su manejo de la pandemia. Pero tiene su propio enredo: la interna abierta entre el larretismo y el macrismo, que sacude al que era un monolítico Pro y que se dirime sobre todo en dos distritos clave: la Ciudad y la provincia de Buenos Aires.

La pelea de fondo, a la que va enganchada el resto, es Larreta versus Macri. Llegó un momento de definición después de que poco o nada hicieran el último año para resolver las diferencias. Difícilmente puedan resolverlas en 30 días y menos tratándolas con sordina o en off con periodistas. De los resultados de esta interna saldrá un nuevo equilibrio de poder en ese espacio político.

Larreta busca su lugar para el 2023: no puede repetir como alcalde y está convencido de que para aspirar a la presidencial es condición necesaria sacar a Macri de la cancha. Decidió con Vidal jubilar a Macri al viejo estilo partidario: quitándole la lapicera para las listas y si es preciso, enfrentarlo en las PASO.

En el mismo movimiento Larreta aspira a disciplinar a su distrito imponiendo a Vidal como cabeza de lista sobre Patricia Bullrich, auspiciada por Macri. También, colocar un candidato propio en Buenos Aires. Lo de Vidal parece fácil. Lo de la Provincia viene bastante complicado.

Tenía muchas formas de construir su liderazgo en Juntos por el Cambio y Larreta eligió la más clásica: enfrentar a su jefe en internas. Enterrar al antiguo líder antes que convertirse en partero de la renovación. ¿Podrá ir sin Macri en 2023? En la pelea se mezclan tanto de un lado como del otro estrategias distintas para oponerse al kirchnerismo.

Para Larreta, Macri forzó esta situación al exigir que vayan sus candidatos. Para Macri, Larreta quiere pasarlo por encima. De un lado y del otro pueden tener razón. Es una jugada peligrosa: mucha gente propia se preocupa porque en esta disputa pueden estar haciéndole el juego al kirchnerismo del modo en que le conviene al kirchnerismo.

Los radicales, socios en la Coalición, esperan avanzar en su problema crónico de falta de candidatos. Cuentan con Lousteau en Ciudad, y con Manes en Buenos Aires otro será el cantar. Han sacado cabeza y de ahí a soñar con la candidatura presidencial hay un paso.

Una complicación para Larreta, que mandó a su vice Santilli a encabezar la lista de diputados, el mismo lugar que reclama Jorge Macri. Se disputan el apoyo de los 22 intendentes del Pro en la provincia, con una coincidencia que no les conviene a ninguno de los dos: si van separados y hay tres listas, la de Manes levantará la copa. Falta una cosa: que Manes se decida a embarrarse en una interna.

Ricardo Roa

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…