Lunes, 18 Octubre 2021 08:51

El Papa Francisco le avisa al kirchnerismo que se acabó la joda - Por Marcos Novaro

Escrito por

El Sumo Pontífice se autoinvitó a IDEA para hacer una apenas disimulada autocrítica del pobrismo y celebrar el rol empresario. Una señal que Alberto Fernández desaprovechó en su cierre, pero que puede desalentar más locuras de parte de Cristina y sus seguidores.

Los planes sociales han servido para administrar nuestro empobrecimiento colectivo durante las últimas dos décadas, casi tres. Pero no dan para más. Los empezaron a repartir, en el ocaso de los noventa y de la Convertibilidad, Menem y Duhalde. Luego la Alianza los aumentó y se los empezó a transferir a las organizaciones de desocupados. Y tras el derrumbe del “uno a uno” Duhalde volvió a ampliarlos. Pero quien sin duda contribuyó más a convertirlos en parte estructural del sistema de poder, y en el mecanismo central para reproducir el control de su fuerza política sobre el territorio y sobre los excluidos, para asegurarse de que no protesten por su condición, y de paso voten a quienes los mantienen en ella, fue Néstor Kirchner.

El actual presidente intentó disculparlo, y disculparse, diciendo que entre 2003 y 2007 los habían reducido a la mitad. Una más de las estadísticas mentirosas a que suele recurrir Alberto Fernández para zafar de todo: no contó ni el “Jefes y Jefas” ni muchos otros programas que siguieron atendiendo a millones de personas hasta que Néstor le pasó la banda presidencial a su mujer. Y Alberto mintió en algo más importante que los números: porque lo esencial que hizo Néstor fue cooptar a las organizaciones de desocupados que no fueran demasiado troskas, convertir a sus dirigentes en legisladores o funcionarios, y premiarlos además con paquetes de planes, que servirían para motivarlos a mantener disciplinados a los pobres, no pasarse a la izquierda, y controlar así “la calle”.

Desde entonces Argentina se volvió un país peor que el de los años noventa, porque puede ser gobernado, bastante establemente, con un piso de 30% de excluidos, que se asume van a seguir siéndolo. ¿Gobernado por quién? Pues por los “representantes de los pobres”, que no tienen problema en representar a más y más gente, al contrario. Así, los planes sociales pasaron de ser transitorios y de incluir contraprestaciones formativas para “mejorar la empleabilidad”, es decir ayudar a volver al mercado de trabajo a sus beneficiarios, a permanentes e ir acompañados de una única obligación, ir a las marchas que convocan sus jefes, para felicidad de los jefes de éstos, los “defensores de los pobres”.

El 12 de septiembre se evidenció el límite de este modelo. Su aceitada organización, de probada eficacia política y electoral, chocó contra el hartazgo de sus supuestos “beneficiarios”, que parece no se conforman con ser mantenidos con vida para votar, ante todo quieren volver o llegar de una buena vez a trabajar. Ese día millones de “planeros” se negaron a hacer su parte en esta tragedia, se quedaron en sus casas o directamente votaron a fuerzas políticas que, de izquierda o derecha, vienen denunciando la perversión del “gobierno de los pobres”.

Desde entonces muchos dirigentes y funcionarios del FdeT se desviven por mostrar que eso es precisamente lo que ellos están haciendo, bajo el lema “convertir planes en empleo” se anunciaron infinidad de medidas, casi ninguna concreta. Y lo peor, ninguna creíble, en parte porque no hay ni una voz ni una idea rectora de todo ese anuncismo, en parte porque el gobierno ha perdido ya demasiada credibilidad, cuando intenta enmendarse le creen aún menos que cuando insiste con su partitura de siempre.

Debió intervenir el Papa Francisco para que quedara en claro la dimensión del problema. Y el hecho de que lo que está en juego es la base misma de la representatividad del peronismo, ya no sólo de un líder u otro (la pérdida masiva de votos se dio en todo el país, hasta en los cotos electorales más protegidos), o la de “los K” a favor de los “históricos” o “moderados” (de ser ese el caso, le hubiera ido más o menos bien a Florencio Randazzo, y no fue lo que sucedió). Su condición de “partido de los pobres” está en el tapete, simplemente porque los pobres se hartaron. Dejaron de ser clientes seguros de todos esos ñatos. Y quieren otra cosa.

Y ¿Qué fue lo que dijo el Papa? Esto fue lo más extraordinario. Porque Francisco ha sido hasta aquí la voz rectora del “pobrismo”, y lo que hizo cuando intervino en IDEA, por propia iniciativa, sin que nadie se lo requiriera, fue repudiar el pobrismo.

Él y sus exégetas, el más conocido Juan Grabois (pero también militan en esa corriente Emilio Pérsico, Milagro Sala, etc.) vienen desde hace tiempo impulsando una vuelta de tuerca más en la conversión de la pobreza y el desempleo, de una condición transitoria, a permanente, con la idea de que ser excluido por el capitalismo no es algo malo en verdad, es hasta una ventaja, pues permite reconstruir virtudes que el mercado destruye, la comunidad de iguales, el sometimiento del individuo a esa comunidad, la administración de bienes según necesidades y no según el ansia egoísta de consumir o de acumular. Todas ideas que suenan entre marxistas y precapitalistas, solidarias y terriblemente opresivas, y están perfectamente traducidas a la práctica en los barrios que solía administrar con mano de hierro la Tupac Amaru.

Lo que dice ahora Francisco es que toda esa gente lo interpretó mal (una excusa que sin esfuerzo toma de Perón, quien la utilizaba asiduamente), y que él nunca tuvo otro ideal que el del trabajo productivo, inserto en una economía donde la contraparte son los empresarios, que “generan los puestos de trabajo”, la maldita “relación patronal” que Grabois, Pérsico y Sala tanto repudian. Habló incluso de la cultura del esfuerzo, por oposición a vivir del subsidio, bordeando el discurso que identifica a los excluidos con la vagancia: cuando apeló a sus antepasados piamonteses para desligarse de cualquier simpatía con el “aliento de la ociosidad” quedó cerca de insinuar que el problema tal vez sean los que no tienen la suerte de contar con genes tan laboriosos.

Como sea, rol empresario, trabajo diversificado y productivo, esfuerzo. Se cuidó, es cierto, de utilizar palabras demasiado extrañas a su léxico, que se le hubieran atravesado en la garganta, como “capitalismo”, “mérito” e “inversión”, pero no dejó ninguna duda de que su bendición al empresariado iba dirigida a cerrar una grieta que, hasta hace poco, no estaba entre sus preocupaciones. Y que está dispuesto a hacerlo yendo a la búsqueda hasta de los interlocutores más difíciles: IDEA sigue siendo para el kirchnerismo territorio enemigo, Cristina no se cansa de despreciar y confrontar con esa y otras entidades semejantes, y sin ir más lejos le había reprochado a Alberto que asistiera al coloquio del año pasado y se expusiera a sus críticas, algo que seguramente alentó al presidente a mostrarse timorato en su intervención, que matizó con defensas abstrusas de los controles de precios y hasta del régimen de indemnizaciones, pese a que él mismo venía de relativizarlo en un acuerdo con la UOCRA. Una pena que el presidente no se avivara de que Francisco le estaba habilitando el terreno para ser un poco más audaz, y tal vez recuperar algo de su dignidad y autoridad perdidas.

¿Cómo caerán este giro y estas palabras papales en las filas del peronismo? Puede que algunos, sobre todo los más duros del kirchnerismo, hagan oídos sordos. O hasta celebren la habilidad del “viejo” para engañar al adversario, también reflotando antiguos malabares justificatorios harto conocidos. Pero es de esperar que una buena porción de la dirigencia de esa fuerza, incluidos simpatizantes de la vicepresidenta, se pregunten si no habrá llegado la hora de repensar las cosas en serio. Y asumir que la fiesta distributiva terminó hace tiempo. Duró muchísimo, mucho más que al propio Perón, pero ya no queda casi nada que repartir. Así que hay que dejarse de embromar y sacarles los pies de encima, aunque sea un poco, para renegociar reglas de convivencia y cooperación, con los que saben y les gusta producir.

Marcos Novaro

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…