Domingo, 21 Noviembre 2021 07:29

Manda el silencio de Cristina - Por Eduardo van der Kooy

Escrito por

La semana pos electoral fue una simulación. El Presidente la utilizó para intentar fortalecerse. Ninguno de los problemas graves de agenda fue abordado. En el oficialismo y la oposición sólo se esperan los gestos de la vicepresidenta. 

La Argentina transitó la semana pos electoral sumida en una simulación gigantesca. El debate público no estuvo atravesado por ninguno de los problemas centrales: la pobreza, la inflación o los crímenes por la inseguridad y el narcotráfico. Se discutió con intensidad si el Gobierno perdió o ganó las elecciones de medio término. Los cómputos oficiales provisorios indicaron a nivel nacional una diferencia de 8,86% a favor de Juntos por el Cambio. La oposición principal. 

¿Cómo sucedió, entonces, ese extravagante fenómeno? Las extravagancias son moneda común en la vida nacional. La política acostumbra a estar a la cabeza. Sucede que el PJ y el kirchnerismo poseen, aún en la declinación, enorme capacidad para manipular cualquier agenda. Tanta, que hasta consiguen arrastrar a los medios de comunicación, sus peores enemigos. Lograron camuflar, con una movilización masiva a Plaza de Mayo de sus viejos aparatos, las persistentes y serias diferencias en el Frente de Todos. Fueron ayudados por la incontinencia opositora que comenzó a ventilar, con imprudencia, sus ambiciones por las candidaturas del 2023.

Alberto Fernández, de ese modo, ganó un tiempo precioso para amortiguar el impacto inmediato del resultado de las urnas y meditar, probablemente, una nueva transfiguración. Sería la séptima en sus dos años de Gobierno. Navegando la ficción apunta a su relanzamiento para los años que le restan. La parábola discursiva que dibujó en el acto del miércoles resultó notable. Se lamentó por la herencia de Mauricio Macri. Subrayó el infortunio trágico de la pandemia. Dejó en blanco los dos años de gestión donde hubo graves errores en la administración de la política sanitaria, escándalos a granel y decisiones económicas que deterioraron a la sociedad y nublaron el futuro. Mucho más de lo que estaba cuando ingresó a la Casa Rosada.

Aquella evasión no podrá perdurar porque todos los problemas siguen irresueltos. La pretensión del relanzamiento no oculta su debilidad. Se advierte, entre otras cosas, en el escepticismo con que la oposición toma su llamado a un supuesto e impreciso acuerdo nacional. Porque mantiene sin saldar las diferencias con Cristina Fernández y el kirchnerismo. De allí las sombras que envuelven la posibilidad del trato con el Fondo Monetario Internacional (FMI). Un asunto de fondo que condiciona su gestión y la idea de relanzar su Gobierno.

La Plaza del miércoles tuvo, como suele ocurrirle al peronismo y a los K, reminiscencias del pasado. Algo de nostalgia. Alberto pretendió cerrar filas con la CGT, los movimientos sociales, gobernadores e intendentes para mantenerse de pie ante la fenomenal crisis. La Cámpora, con Máximo Kirchner de jefe, prefirió no mezclarse con aquel conglomerado. Llegó a la ceremonia, a cuadras de distancia de donde estaba levantado el palco, cuando el Presidente casi había terminado de hablar. Señal de desaire.

Sin ánimo de ser irreverente con la historia, el contexto y las calidades políticas e intelectuales, sobrevoló el recuerdo de aquella movilización del primer día de mayo de 1974. La penúltima aparición de Juan Domingo Perón, antes de su fallecimiento. También inmerso en una crisis, cruzada por la violencia política y las muertes, dirimió la lucha interna en el oficialismo con un fuerte respaldo a los sindicatos y al PJ. En desmedro de los Montoneros. Que se retiraron del lugar. La Cámpora, el miércoles, solo llegó con demora y en paz total.

La mayor dificultad para el Presidente es que no estaría en aptitud de resolver ningún conflicto interno. Menos el que conserva con la vicepresidenta. El silencio de ella desde hace tiempo y su prescindencia en la campaña, pesan más que las maniobras presidenciales. ¿Pudo haber anticipado Oscar Parrilli su próxima reaparición? Dijo que con la unidad del FdT no alcanza. Habló de un relanzamiento quizá distinto al que pensó Alberto. ¿Con otro cambio de ministros?

Cristina dio su respaldo a la movilización porque no tenía otra opción. No haberlo hecho hubiera insinuado una ruptura. Además, habría cedido el rédito de la iniciativa a Alberto y los sindicatos. La vicepresidenta convino con los suyos en el Instituto Patria concederle al Gobierno un tiempo de tregua para observar hacia dónde rumbea.

Durante ese paréntesis tiene una tarea perentoria. Discernir si su núcleo duro de apoyo popular se conserva. O ha sido perforado por el malestar general. Hay un 33% de votos fieles pero el repunte respecto de las PASO se produjo en Buenos Aires. Es cierto, su bastión. En la resurrección, que no alcanzó para evitar la derrota, influyeron de modo decisivo los alcaldes. Los mismos que cuestionan al gobernador Axel Kicillof. También al pretendido avance de La Cámpora. Piezas vitales del proyecto de la vicepresidenta para el 2023.

Francisco Durañona es legislador bonaerense ultra kirchnerista. Ex intendente de San Antonio de Areco. Hijo de Francisco Durañona, ex dirigente de la UCeDe, uno de los arquitectos de la reforma constitucional de 1994 que permitió la reelección de Carlos Menem. Durañona hijo, o Paco, como lo llaman, desnudó con un tuit y una ilustración la declinación que viene sufriendo el peronismo. Mostró un mapa de la Provincia abrumadoramente dominado por los triunfos que en casi todo el interior obtuvo Juntos por el Cambio. En esa uniformidad sobresalía el coloreo pequeño de los distritos del Conurbano donde ganó el peronismo. Con una pregunta breve dijo todo: “¿Somos un Movimiento Nacional o un partido del AMBA”?

La interpelación podría resultar útil, tal vez, para el plan de fortalecimiento que maquina Alberto. Se apoya justamente en intendentes y gobernadores. El PJ ganó sólo en 9 provincias. Ninguna de talla. Estaría perdiendo influencia en regiones que supo dominar. Resignó toda la Patagonia. Retuvo varias del NOA (algunas con dificultad) aunque perdió también varias en el NEA. Podría estar despuntando un problema estructural. No tendría únicamente relación con el rechazo que el pero-kirchnerismo provoca en las grandes urbes. Perdió en 18 de 23 ciudades capitales.

El Presidente ha comenzado a tejer su trama. Habilitó a los intendentes del Conurbano que puedan aspirar a una nueva reelección en 2023. Gambeteo para la ley sancionada en la Legislatura de Buenos Aires en épocas de María Eugenia Vidal. Con apoyo explícito de Sergio Massa. Mala noticia para La Cámpora. El enlace con los gobernadores aparece menos sencillo. Deberá restaurar la confianza que perdió cuando los dejó de lado en el primer tramo de gobierno. Seis mandatarios, con el sanjuanino Sergio Uñac a la cabeza, hicieron una cumbre para convenir el respaldo a Alberto. Aprovecharon la previa del partido entre la Argentina y Brasil. Ninguno merodeó la Plaza de Mayo.

Los gobernadores aguardan antes si el relanzamiento de Alberto implicará algún cambio político. Sobre todo, en el vínculo con Cristina y La Cámpora. No recibieron nada mal la sugerencia de Alberto de dirimir las próximas candidaturas en internas. Hay anotados de antemano, como el jefe de Gabinete Juan Manzur. Otro entusiasmado es Massa. La propuesta no encierra ningún desafío a la vicepresidenta. También ella, luego de los fracasos, comenzó a hablar en el Instituto Patria sobre la posibilidad de activar las PASO en desuso que inventaron con Néstor Kirchner.

Tales promesas no serían suficientes. Los mandatarios desean algún cambio en la orientación económica general, que saque de la postración a muchos sectores productivos. En ese paquete está incluido algún acuerdo con el FMI. Sobre todas las cosas, igual que la oposición, pretenderían conocer si la posibilidad de un viraje contaría con el aval de Cristina.

Los indicios inmediatos, en ese sentido, no serían auspiciosos. El Gobierno insiste en combatir la inflación con los congelamientos. Es lo que saben Ricardo Feletti, secretario de Comercio, y Kicillof. Ahora se aplicará sobre los precios de la carne. Solo durante este fin de semana largo. ¿Volverá el cepo a las exportaciones? Mazazo para gobernadores de provincias agro-ganaderas que fueron vapuleados en las urnas. Existe una dura puja entre Feletti y el ministro de Agricultura, Julián Domínguez. Quedó en paréntesis con el nuevo y breve congelamiento.

Con lógica idéntica se auspicia en el Congreso un impuesto sobre el precio mayorista de productos envasados. Una tasa de hasta 3%. Unos $ 100 mil millones de recaudación por cada punto. Necesidad de caja. A tiro de Juan Cabandié, ministro de Medio Ambiente. Con respaldo de Máximo y el beneplácito de Juan Grabois. ¿No sería más creativa una baja impositiva para que las empresas se esmeren en envasar con materiales ecológicos?

Aunque nada divulgó en público, la vicepresidenta despotricó por una novedad judicial que la involucra. El fiscal Diego Velasco rechazó el pedido de los abogados defensores para que ella y sus hijos, Máximo y Florencia, sean sobreseídos en los casos Los Sauces y Hotesur, por lavado de dinero. La ilusión de un fallo favorable estaba sostenido por una sola cosa: Velasco subió en su carrera al amparo de la ex procuradora, Alejandra Gils Carbó.

El fiscal, al parecer, no quiso inmolarse por dos razones. El delito precedente (causa de Vialidad que atañe a Lázaro Báez), está en pleno juicio oral. Las pruebas acumuladas en la investigación son abrumadoras. En Los Sauces el 63% de lo cobrado por alquileres de inmuebles corresponde a una sola persona: Cristóbal López. En el caso Hotesur, en sólo cuatro años (2009-12) Báez desembolsó a la familia Kirchner más de $ 22 millones por el alquiler del Hotel Alto Calafate, cuyas habitaciones permanecían vacías. U ocupadas por personal de Austral Construcciones, la constructora que perteneció a Lázaro.

Quizás en el silencio profundo de Cristina también haya incidido esa ingrata novedad. Aquella conducta marca por ahora el ritmo de la política oficial.

Eduardo van der Kooy

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…