Martes, 01 Febrero 2022 09:25

Máximo Kirchner pegó el portazo, pese a que el 64% de sus votantes avalan el acuerdo con el FMI - Por Beto Valdez

Escrito por

Los Kirchner siempre juegan al límite y en este caso el show de la renuncia de Máximo que afecta seriamente al oficialismo tiene mucho de testimonial para el núcleo duro. Pero el 64% de los votantes de los Fernández en 2019 respaldan el acuerdo con el FMI ¿Fulbito para la tribuna o miopía? 

La primera sensación que circuló en el mundo del oficialismo por la renuncia de Máximo Kirchner a la presidencia del bloque de diputados del Frente de Todos en abierta disidencia con el acuerdo con el FMI es que se iniciaba una crisis interna similar a la que explotó después de la derrota en las PASO. Nadie cree seriamente que el portazo no haya tenido el aval de Cristina Fernández de Kirchner. Pero luego comenzaron a circular las interpretaciones de una sobreactuación para contener al núcleo duro K. 

Sin embargo, MDZ tuvo acceso a una encuesta terminada la semana pasada por la consultora Fixer, de excelente desempeño en el proceso electoral del año pasado, donde el 64% de los votantes de Alberto Fernández respaldan el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional. Sorpresivamente, el entendimiento con el organismo multilateral de crédito goza de alta popularidad. Más del 70% lo avala y apenas un 23% se mostró en contra.

“Cada vez los kirchneristas tienen una porción más chica de la torta, pero es un capital simbólico atado al relato contra el Fondo y el ajuste, por eso la movida de Máximo es más testimonial que otra cosa”, decían voceros del oficialismo. La vicepresidenta y su hijo juegan al límite como siempre, pero en su entorno niegan que haya una ruptura con la salida de sus funcionarios del gabinete y del control de las cajas que manejan.

Claro que en el amplio mundo oficialista muchos mostraban hartazgo y también resignación por lo que denominan en privado un “manejo irresponsable” del jefe de La Cámpora. “Por más que no quieran irse del gobierno y sólo se trata de un gesto simbólico de Máximo nunca miden el daño que le hacen al gobierno y a la figura presidencial después del duro trabajo que significó llegar a un principio de entendimiento con el FMI”, revelaban anoche fuentes de la Casa Rosada.

Mientras desde el camporismo se encargaban de desdramatizar la movida de su jefe, varios de sus seguidores no estaban de acuerdo, asegurando que “no está en riesgo la unidad”, allegados a Sergio Massa sostenían que la relación del presidente de la Cámara de Diputados y el diputado Kirchner no se vio afectada por la renuncia. “Hablaron varias veces durante el día en buenos términos, pero Sergio no logró convencerlo y entendió su postura”, dicen desde el massismo.

El problema central sigue siendo el deterioro absoluto del vínculo de Máximo con el presidente. El hijo de Cristina ya no puede disimular su hastío hacia Alberto, cuestión que sumada al prejuicio ideológico con el Fondo y el ajuste lo lleva a no leer bien el escenario social y acumular errores que sólo aumentan su imagen negativa. “Igual lo importante es lo que haga ella de aquí en más, es la dueña de la pelota y todos hablamos de Maxi exclusivamente porque ella es la madre”, sostiene con realismo un intendente del Gran Buenos Aires.

Alberto “Beto” Valdez

Visto 2145 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…