Domingo, 06 Marzo 2022 06:45

Batalla final del Presidente en tres frentes decisivos: FMI, reforma judicial y recorte de fondos a CABA - Por Ignacio Zuleta

Escrito por

Para el kirchnerismo, el peor acuerdo con el Fondo es mejor que un default, pero no quieren salir en la foto. 

El Gobierno acumula en una misma semana refriegas en los tres frentes principales de la presidencia Alberto Fernández: el acuerdo con el Fondo, la reforma judicial y el sitio y acoso sobre las rentas del fortín CABA, santuario de la oposición. 

  • 1) FMI: Moviliza este lunes a la cúpula del gabinete para el debate en Diputados sobre el acuerdo financiero. La aprobación parece descontada gracias a la mano invisible de la oposición, que hará que esa aprobación parezca un accidente con el que no tuvo nada que ver. El acuerdo no gusta, pero es necesario y nada es peor que un default. El oficialismo hará entre ahora y la sesión de Diputados del jueves todas las sesiones a propios y extraños para que se apruebe. Eso se llama, abrir el enlatado y separar aprobación de financiamiento, del memorándum con medidas negociadas. Un aporte de la bancada de Carrió. Alberto Fernández, Sergio Massa y Vilma Ibarra trabajaron el viernes en la redacción de ese desdoblamiento. Este domingo, tarde, tarde, la oposición – que ya tiene constancias de esa cesión – hará un “zoom” de la cúpula de Cambiemos para definir cómo recibirán el lunes en Diputados a Juan Manzur y a Martín Guzmán. Alberto sabe que es el principal damnificado de que no se apruebe el proyecto por más explicaciones que haga. Sería un fracaso político ilevantable. En el Patria entienden que ese fracaso arrastraría al cristinismo. En la oposición creen también que tienen que hacer lo posible para que avance porque el default comprometería a toda la dirigencia. Nadie firma hoy la consigna “cuanto peor, mejor”.
  • 2) Amaga con comenzar a hablar el miércoles en el Senado del proyecto de reforma de la Magistratura, para evitar que prospere la idea de la oposición de que la presidencia vuelva estar en manos de la Suprema Corte de Justicia. Nada contradice más los impulsos reformistas, y frustrados, el oficialismo en material judicial.
  • 3) La Corte ha citado para el jueves 10 a Wado de Pedro y a Horacio Rodríguez Larreta a que concilien posiciones en torno al recorte de los fondos policiales de la ciudad. Ese llamado tiene un significado polivalente: o la Corte está esquivando dictar una sentencia que la enoje con alguna de las partes, o cumple con todos los pasos para dictaminar contra la Nación por haber quebrado el principio del “federalismo de consenso” que debe imperar en las discusiones sobre la coparticipación de los impuestos.

Clima de armisticio facilita el acuerdo

El tumulto que el acuerdo con el Fondo ha provocado en el oficialismo y la oposición ha servido para contarle las costillas a los protagonistas. En el oficialismo hay clima de armisticio entre el ala cristinista que rechaza el entendimiento y el resto de los socios en el Frente de Todos. Como en la oposición, esos críticos han dedicado horas de publicidad para denostar el acuerdo, que coinciden es una porquería, pero que no hay por qué llevar al país a un default. Es decir, hay que aprobarlo. Este criterio asegura que será ley, porque es en lo que acuerdan todos en el oficialismo, y en buena parte de la oposición. Esto es lo que sale de boca de Cristina de Kirchner, musa de la minoría en el gobierno: el peor acuerdo es mejor que el default, pero sáquenme de la foto.

​Alberto cumplió con los críticos al denostar a Macri en el discurso de apertura del anterior Congreso. Repitió las amenazas judiciales que había entonado hace un año en la apertura del Congreso. Para el Gobierno fue un acierto porque forzó la salida del recinto de la mayoría de la bancada del PRO. Un incidente que llevó a la oposición a los titulares y las pantallas, algo ideal para ocultar las ausencias cristinistas.

La política no se hace con gestos

Esas estridencias son comprensibles en una fuerza como Cambiemos, que se está probando los trajes del poder porque cree que será gobierno en 2023. Los radicales y la Coalición, como había adelantado esta columna, rechazaban la idea de salirse del recinto si volaba un cenicero contra Mauricio. Pero no significa eso que la estrategia legislativa quede marcada por los gestos. Si alguien imagina la hoja de ruta más probable de la oposición es que deje en claro el rechazo al acuerdo por peligroso, pero que frene la caída por el barranco del default. ¿Cómo?

  • 1) A la oposición no le hace falta asegurar el quórum sabiendo que el Gobierno lo puede alcanzar acentuando los términos del armisticio entre cristinistas y albertistas - eso significa retoques a letra final;
  • 2) jugar con abstenciones y hasta algún voto a favor de legisladores del interior, cuyos gobernadores temen los horrores del default. La mayoría de la oposición quiere abstenerse, con el fusible de que eso no implique la caída de la ley. Eso ocurriría en el Senado, en donde las abstenciones no cuentan para el quórum.

Macri, más jefe del Pro que nunca, y el pacto de pepino

Estas rispideces marcan diferencias internas que es aventurado sobreestimar:

  • 1) la defensa de Macri nunca arrastraría a radicales y lilitos al extremo de desairar al Congreso;
  • 2) ningún dirigente del PRO. salvo Macri, hubiera movido a sus legisladores a retirarse, ni a quienes le disputan el liderazgo de la fuerza, ni Horacio Rodríguez Larreta, que estaba entre los gobernadores presentes, y también se levantó y se fue, ni María Eugenia Vidal ni Patricia Bullrich, presidente del partido.

Es la razón por la cual Gerardo Morales negoció directamente con él el jueves en el Pacto de Pepino – por el nombre de hamburguesería de Martínez donde se reunieron -para llegar a la cumbre de Cambiemos del domingo con argumentos para reforzar la idea de abrir el art. 1° del proyecto, apoyar el financiamiento, y delegar en el Ejecutivo los detalles técnicos que son un tema de gestión delegada del Congreso en el Ejecutivo.

Es lo mismo que conversó durante la semana Ernesto Sanz con Macri. Es el dato para anotar: Macri es jefe del PRO ahora más que nunca. ¿Lo convierte eso en el hombre del futuro? Ya se verá. Después de 1999 el jefe del peronismo era Carlos Menem, que llegó hasta a ganar las elecciones de 2003. Pero no era el hombre del futuro para el peronismo, que le sacó el banquito en el ballotage contra Néstor Kirchner. Los caciques del PJ se encargaron ellos mismo del "segundo tiempo" y lo sacaron de la cancha. También para consignar: en momentos de tensión máxima, el debate en la cúpula se resuelve con los socios fundadores de Cambiemos: Carrió, Macri, Morales, Sanz, Negri.

3X1: juntada de candidatos radicales

La vendimia de Mendoza es uno de los fueros de atracción inevitable para la política. Tanto que hizo brotar concilios de la oposición de todos los colores. Es más notable salió de la muñeca de Ernesto Sanz, que ya hizo el Cambiemos de 2015 pero desde entonces actúa undercover. Con el motivo de la asunción de un dirigente en el comité radical de San Rafael, juntó a los tres candidatos a presidente de su partido. Gerardo Morales - además titular de la UCR -, Alfredo Cornejo y Facundo Manes.

Una juntada poco habitual por las diferencias estelares que se suspendieron por un instante. Sanz y Cornejo mantienen distancia y las aspiraciones de Morales chocan también con las de Manes, un producto del haras Sanz. De este semillero vienen otros asistentes a ese acto del jueves a la noche en San Rafael, como Maxi Abad, presidente de la UCR de Buenos Aires, Marina Sánchez Herrero, presidente del concejo deliberante de Mar del Plata y armadora, junto a Sanz, de la lista de candidatas a representar al estamento de los abogados en el nuevo Consejo de la Magistratura. También estaban la legisladora bonaerense Alejandra Lorden, la senadora Carolina Losada - vicepresidente del Senado - y su hermana Georgina, a quien Carolina le atribuye haber impulsado su carrera política. Confirma la leyenda de que detrás de toda gran mujer hay una gran hermana. Georgina es una militante radical que sabe elegir posiciones: es delegada al comité nacional de su partido por Santa Fe. Ser delegado es lo que le da a un dirigente de la UCR la posibilidad de elegir y ser elegido autoridad nacional. Es pertenecer a una sala VIP que divide clases entre los radicales.

Desacoplar: Carrió adelantó la estrategia

También en otras comarcas andinas hubo actividad opositora, como la presencia de Mario Negri desde el jueves en la capital mendocina. Se perdió de estar en San Rafael retenido en el Congreso por la reunión de bloques con Massa por el FMI. Igual dedicó varios encuentros con Morales y Cornejo, a devanar los asuntos de la agenda más urgente. Uno es la estrategia legislativa de esa fuerza en el debate del acuerdo con el FMI. Concentró la información como jefe informal del interbloque opositor, después de largas conversaciones con Massa, Larreta, Ricardo López Murphy y otros.

Las fricciones entre los protagonistas son indirectamente proporcionales al conocimiento de la letra de ese entendimiento. Sergio Massa y la Casa de Gobierno, pocas horas después de la cita del jueves con los jefes de bloque, filtraban a la prensa (y en llamados a diputados opositores) la idea de que era posible que el artículo 1° del proyecto desacople la aprobación del financiamiento de la segunda cláusula, que la oposición apoya sin grandes cuestionamientos. Es la que contiene los Memoranda de: 1) Políticas Económicas y Financieras y 2) Memorándum Técnico, “que como Anexos IF-2022-APN-MEC e IF 2022- APN- MEC, respectivamente, forman parte integrante de la presente Ley”.

La oposición entiende que esto último lo puede y debe aprobar el Ejecutivo sin contaminar al Congreso. Ese es el camino para la aprobación, y estaba adelantado por el proyecto que presentó la Coalición Cívica para autorizar a que el Ejecutivo apruebe esos detalles por un DNU con compromiso de validación en la Bicameral del Congreso.

En la cita con Massa, Juan Manuel López – diputado de la bancada de Elisa Carrió, autora de esta iniciativa - reclamó el tratamiento del proyecto con pie de igualdad con el gobierno. Carlos Heller y Massa lo admitieron. Todo recuerda al pacto de Olivos, que contenía los acuerdos para la reforma constitucional y el gobierno de entones pedía voto en bloque. Aprobar el reglamento de la Convención de 1993 ya implicaba aprobar el Pacto. En aquel momento Carrió se opuso al Núcleo de Coincidencias básicas como un enlatado. Esta vez parece conseguirlo.

Abran el enlatado, y sale

Patricia Bullrich - hasta ahora sindicada en el ala anti-acuerdista del PRO - apoyó este criterio cuando dijo que hay que separar las dos iniciativas que es, ojo, "una especie de enlatado, donde viene el acuerdo y el crédito". Propuso separar el enlatado, pero aseguró el apoyo al proyecto. Es la presidente del PRO. que ha mostrado en la semana por lo menos tres posiciones del partido:

  • 1) Hernán Lacunza dice que el acuerdo es malo, pero que peor es el default;
  • 2) Luciano Laspina dice que no hay que votarlo porque es malísimo para el país y para quien gobierne a partir de 2023;
  • 3) Larreta pide una estrategia para que haya acuerdo y evitar el default. Esta posición la comparte con los sellos que integran Cambiemos, el radicalismo, la Coalición Cívica y el Peronismo Republicano de Miguel Pichetto.

Bullrich tuvo su racimo vendimial cuando pasó el jueves por el Desayuno Real, un acto que exalta a las reinas de la fiesta mendocina. Se saludó con radicales como Rodolfo Suárez - gobernador - y Julio Cobos. Reservó las reuniones para Omar de Marchi, cacique del PRO local que se anota como candidato a gobernador en 2023. Confía, para lograrlo, en los efectos de una reforma electoral que está a punto de ser aprobada en Mendoza: la boleta única, motivo de batallas de Bullrich desde hace años.

Ese recurso, creen en el PRO. los compensa ante desventajas del anterior régimen. El peronismo de Anabel Fernández Sagasti condicionó el apoyo en la legislatura local: que en el sistema se incluya una instancia para quien quiera votar lista completa. Ese recurso amortigua las diferencias de la boleta única con la lista sábana que quieren erradicar. Bullrich no se quedó a los actos principales de la fiesta, en donde el PRO porteño, el larretista, se hizo representar por los ministros Fernán Quirós, Fernando Straface y el cultural Enrique Avogadro.

Reforma judicial, a contra reloj

En los cabildeos vendimiales entre opositores hay que anotar las corridas para tener para esta semana listo el proyecto de ley de reforma del Consejo de la Magistratura. El gobierno agita su iniciativa de 17 miembros y sin presidencia para la Suprema Corte. Pueden lograr el número para aprobarlo. Guillermo Snopek, presidente de la comisión de Asuntos Constitucionales, no descarta que este miércoles pueda haber alguna presentación de la iniciativa. Es lo que explica la prisa con la que el oficialismo constituyó la comisión el miércoles. La urgencia sólo la puede motivar la idea de discutir la Magistratura, algo que José Mayans - jefe de la bancada cristinista - deslizó en la primera reunión de constitución del jueves. Falta integrar la comisión de Justicia, de Oscar Parrilli, pero puede ocurrir en la semana que comienza. La oposición cree que tendrá unificado un dictamen de minoría para debatir, que se acerca mucho al que presentó Mario Negri y que entona la misma música de la sentencia de la Corte que ordenó reequilibrar el Consejo: 20 miembros y presidencia de la Corte.

En abril, primer test electoral

La suerte del proyecto es decorativa para el oficialismo. Puede sacarlo en el Senado, pero es difícil que sea ley en Diputados. No es desacertada la táctica de empujarlo esta semana, como forma de compensar los padecimientos con el acuerdo con el FMI. Los incentiva, además, que el 5 de abril se hacen las elecciones de nuevos consejeros por los abogados, una carrera paralela porque el 15 del mes que viene cesa la legalidad de la actual integración. Lo que ocurra primero, elecciones o nueva ley, es una prueba de resistencia para oficialismo y oposición. Del lado de Cambiemos creen que pueden imponer a sus candidatos, dos mujeres, una en representación de las abogadas de la CABA y otra por el interior. Va a ser una elección de aparato y una prueba electoral, el primero después de las legislativas del 14 de noviembre. Pocos días más tarde, el Colegio Público de Abogados renueva autoridades, y la oposición ha juntado a varias agrupaciones para respaldar la nominación de Ricardo Gil Lavedra, que es el responsable, además, de la redacción final del proyecto de ley de la Magistratura.

Ignacio Zuleta

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…