Miércoles, 23 Marzo 2022 09:09

Los nombramientos de Luana Volnovich en el PAMI confirman que el Estado es el único sector que crea puestos de trabajo - Por Gustavo Bazzan

Escrito por Gustavo Bazzan

En los dos años de este gobierno el empleo público creció 4,5% y el empleo privado se contrajo 0,1%. En una década, el Estado sumó un 31% más de empleados, y el sector privado se contrajo 1,2%. 

La noticia sobre creación de empleo público más impactante de los últimos días llegó desde el PAMI, la obra social de los jubilados, organismo que conduce Luana Volnovich. Con diferencia de horas se conoció la información de que había efectivizado a 200 trabajadores, muchos de los cuales no tenían título secundario. Luego se supo que en diciembre había efectivizado a otros 478 trabajadores. Un incremento del 4,5% en la planta permanente del PAMI, que hoy rondaría los 15.000 trabajadores. 

La cuestión de los trabajadores que fueron contratados sin respetar las exigencias mínimas de nivel de estudios alcanzado le dieron pie a la ministra de educación de la Ciudad de Buenos Aires, Soledad Acuña, quién salió al cruce de los nombramientos afirmando que “el Estado termina siendo el único lugar donde consiguen trabajo las personas que no estudiaron”.



En realidad, los nombramientos que dispuso Volnovich, más allá del nivel de estudio de los trabajadores efectivizados, se ajustan a la tendencia de los últimos años. El Estado es el principal creador de fuentes de trabajo. Todo lo contrario, a lo que sucede con el sector privado.

Los últimos datos oficiales publicados por el Ministerio de Trabajo dicen esto: solo en los dos años de gestión de Alberto Fernández, se sumaron 134.300 personas al plantel del empleo público en todos los niveles, nación, provincias y municipios. Un salto del 4,2% en dos años donde el PBI se desplomó -2020- y rebotó -2021.

En el mismo lapso, el empleo privado registrado en relación de dependencia se contrajo en 8.800 puestos, también como resultado del fuerte bajón de 2020 y la recuperación de 2021. Una contracción de 0.1%, comparando los .6.003.500 trabajadores registrados a fin de 2019 y los 5.994.700 de fin de 2021.

Lo que ocurrió en estos dos años no fue culpa de la pandemia y la cuarentena. La tendencia de los últimos diez años muestra que, en cuestión de trabajo registrado en relación de dependencia el Estado es el sector que no ha dejado de sumar empleados, independientemente de la evolución de la actividad económica.

Lo dicen los propios datos de la cartera laboral. La serie estadística arranca en enero de 2012. En una década, mientras el empleo privado registrado una contracción del 1,2%, el empleo público creció un 31,3%.

Hay que recordar que en los últimos 10 años la economía casi no ha crecido.

¿Qué pasó con las otras formas de empleo?

El empleo en casas particulares está 21% arriba que diez años atrás, aunque desde 2019 -pandemia mediante- cayó 5,4%.

Los trabajadores autónomos: cayeron 8% en una década y 7% durante el gobierno de Alberto Fernández.

La precarización del trabajo también se refleja en la situación del monotributo. El monotributo convencional aumentó 34% en una década y 8% desde diciembre de 2019. Se dice que muchos puestos de trabajo que eran “registrados en relación de dependencia” se tuvieron que reconvertir al monotributo y facturarle los servicios al ex empleador.

El monotributo social subió 162% en una década y 20% en los últimos dos años.

Las cifras reflejan con claridad la crisis del empleo privado de calidad, las dificultades para crear puestos de trabajo privado y lo utópico que suena convertir a beneficiarios de empleos sociales en trabajadores formales del sector privado.

Gustavo Bazzan

Visto 1429 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…