Sábado, 30 Abril 2022 13:55

Cristina la está pasando mal donde juega todo a pasarla bien - Por Ricardo Roa

Escrito por

La Corte volteó enseguida la insólita candidatura del juez Bento y reforzó un tribunal clave. 

Más claro, casi imposible: la preocupación de la gente, de mucha gente, no es la política, aunque depende de la política. Es cuánto le va a salir cargar el changuito del súper, que es como decir de cuánto será la inflación que aplasta el sueldo, de cómo será diciembre, éste que viene, no el del 2023. No parece ser la preocupación de la política, que es pelear candidatos mientras los problemas crecen, no se achican. Y falta un año y medio para las elecciones. 

Dicho esto, pasemos a lo que tal vez fue lo más importante de la semana. Que no fue la negociación de Massa con Morales en el afán mayor de Cristina que es que la justicia siga debajo de la política, sino todo lo contrario. Es hoy la peor de las preocupaciones del gobierno: que la Corte haya tomado sus asuntos en sus manos. Cristina vive para la pelea con la Corte y la está pasando mal justo donde más le interesa pasarla bien.

Rosatti tomó las riendas de la Magistratura en representación de la Corte, ausente del organismo durante nada menos que década y media. Tomo riendas y actuó. Y de todos los expedientes que estaban y están dando vuelta, eligió uno bien escandaloso: la habilitación al juez Walter Bento para que se candidatee a camarista de Casación.

Bento es un protegido del kirchnerismo. Juez federal y electoral de Mendoza, está procesado y con prisión preventiva por coimas y por liderar una asociación ilícita. La condena fue confirmada por la Cámara: debería estar preso y no lo está por su chapa de juez. Su caso es investigado en la Magistratura, donde insólitamente se postuló para un ascenso ¿Y que pasó? Insólitamente le aceptaron la solicitud.

Llenó el formulario, obviamente no puso una palabra sobre su situación penal y pasó: la funcionaria Ingrid Jorgensen, que llegó con el ex diputado Kunkel y ahora está con Graciela Camaño, le tomó el pedido como si fuese el de cualquier vecino y lo pasó a la Comisión de Selección, que maneja la diputada cristinista Vanesa Siley. Así son las cosas.

Clarín descubrió y contó el disparate. Siley y otros consejeros kirchneristas se indignaron. Dijeron que era una noticia “falaz y maliciosa” y pidieron derecho a réplica. Con verborragia cristinista, Siley habló de “la perversidad en las operaciones de prensa”. Rosatti puso las cosas en el lugar donde deben estar. Bento quedó fuera del juego. Y todos los consejeros, incluida Siley, estuvieron de acuerdo. Primera señal o prueba de autoridad de la Corte.

Un caso parecido en un punto es el de la presidente del Pro, Patricia Bullrich, que ese mismo miércoles proponía que la conducción de Juntos viniera a Clarín a pedir aclaraciones sobre las negociaciones de Morales con el gobierno, reveladas en esta columna. La desmentida de Morales, que incluyó la aceptación de reuniones con “mi amigo Massa”, consiguió la formal aceptación de Juntos, algo que se venía venir y que no voltea eso de somos pocos y nos conocemos mucho.

Hubo silencio de Massa y de los demás actores y un norteamericano “no confirmo ni desmiento”, de la vocera presidencial Cerruti. Juntos calificó de operación lo que en realidad fue la difusión de una operación: un toma y daca con intercambio de consejeros en la Magistratura y aval a la reforma que allí impulsa el gobierno. También, con cosas de pago chico, como el pedido de ayuda de Morales para el juez Hansen, que anda flojo de papeles en su aspiración de ser titular del juzgado federal y electoral N° 1 de Jujuy. Otro: Massa le armó a Morales en la Rosada una recepción de ministros a intendentes radicales.

Por lo que se reveló aquí o por lo que fuere, Juntos prometió no apoyar el proyecto de Cristina para la Magistratura. Se verá. Morales llamó a amigos de Bullrich para quejarse de que lo habían traicionado y llevó explicaciones a la casa de Lilita, que, vocero mediante, avisó que le creía.

Pero lo de Juntos ya es de desazón para muchos de sus seguidores, que pretenden una modernidad que no aparece. ¿Para qué metió la populosa mesa de conducción a Milei en una bolsa en la que Milei no pidió meterse, como señaló Macri? Hay una foto de Bullrich, a carcajada pura, como el resto, escribiendo en una portátil el inevitable comunicado de salvaguarda a Morales y en el que se acusa a Milei de “querer quebrar la unidad siendo funcional al oficialismo”.

Al otro día, Bullrich cuestionó el comunicado que ella misma había escrito y firmado. Es más raro todavía que Morales dijera: “Fue una reunión importante porque le hemos dado un corte al tema”. Al revés, pusieron a Milei en la agenda de la oposición. Si Milei es funcional al gobierno, Juntos es funcional a Milei.

Otro gesto de la Corte: ordenó reforzar el tribunal que juzga a Cristina por los cuadernos de las coimas. Y una movida también con impacto político fue la elección de los abogados porteños, donde una lista de radicales y macristas con Gil Lavedra a la cabeza después de una década y media desalojó del Colegio Público a Jorge Rizzo, apoyado esta vez por el kirchnerismo, léase Dalbón, abogado de Cristina, Rúa, socio de Peñafort y la esposa de De Vido y el abogado de De Vido, Rusconi. Confirma lo evidente: el repliegue o decadencia del cristinismo, que perdió sucesivamente las elecciones universitarias y las de jueces y abogados para designar consejeros en la Magistratura.

Ajeno a estos entreveros, Wado de Pedro sigue buscando algún anclaje internacional para La Cámpora. Nueva gira luego de visitar España y reunirse con el Papa que no recibió, rodilla mediante, al canciller Cafiero. Rodeado de gobernadores con aires de presidente, De Pedro viajó a Israel acompañado por quien diseñó la recorrida: Mario Montoto, un ex montonero importador de equipos de seguridad y que tiene el monopolio de los negocios de tecnología de la Ciudad. Evidente: hay lugares donde no dejan que la grieta exista.

Ricardo Roa

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…