Miércoles, 25 Mayo 2022 10:12

La inflación castiga a los sueldos: los argentinos ya tienen el menor poder de compra de toda la región - Por Marysol Antón

Escrito por Marysol Antón

La suba de precios no frena a nivel mundial, pero en el país se suma la caída general de los salarios. La inflación es la más alta de la región 

La inflación no tiene freno. Si bien aún hay que esperar al 12 de mayo para tener el dato oficial, ya se sabe que abril será un mes de malas noticias en cuanto al aumento de precios. Esto solo agrava algo que se conoce, y ahora se confirma: los argentinos son los que tienen el poder de compra más bajo de la región. 

Estos datos se desprenden del sondeo del Instituto de Estudios de Consumo Masivo (INDECOM) sobre el cierre del primer cuatrimestre anual. El informe comparó el salario básico actualizado, la inflación anual y el consecuente poder de consumo con los mismos índices de los cinco países limítrofes y concluyó que Argentina ocupa el último lugar en rendimiento proporcional entre salarios y poder adquisitivo de alimentos.

El trabajo señala que el salario básico neto en Argentina es de u$s195, ocupando el último eslabón de la región, contra u$s630 de Uruguay, u$s620 de Chile, u$s495 de Bolivia, u$s430 de Brasil y u$s325 de Paraguay.

Como segundo parámetro, el estudio tomó como referencia una compra promedio habitual de artículos de primera necesidad con presencia habitual en la mesa de los consumidores de los seis países. Por ejemplo, se pensó en una canasta con: agua mineral de 1.5 litros, litro de leche, papas, tomates, banana, manzana, cuadril de carne vacuna, queso cremoso, arroz y pan (todos estos calculados por kilo).

Incluso, el organismo tomó el índice anual inflacionario de cada país, ubicando a la Argentina en el primer lugar (50,90%), por sobre Brasil (10,06%), Uruguay (7,90%) Chile (7,20%), Paraguay (6,80%) y Bolivia (0,90%).

Más inflación, menos compras

Con estos datos, INDECOM determinó el valor de una compra promedio en dólares en cada país, detallando en este punto que Argentina tiene el costo más bajo por compra, con u$s18,10, ubicándose detrás de Uruguay, país que ostenta el costo más elevado, con u$s32,75. A su vez, en Chile cuesta u$s29,17, en Brasil totalza u$s26,26, en Bolivia suma u$s20,60, y en Paraguay es un gasto de u$s18,83.

En este sentido, Miguel Calvete, presidente de INDECOM, reconoce que "si bien los valores de los alimentos en dólares son los más bajos de la región, la ecuación demuestra que los indicativos se vuelven negativos para Argentina cuando se analiza la proporción que ocupa cada compra sobre el total del salario básico de cada país".

En ese caso, el trabajo demostró que en Argentina el poder de compra ocupa el último lugar de la nómina, dado que se puede acceder solo a un total de 10 compras por mes, contra 25 operaciones que pueden concretarse en Bolivia, 21 en Chile, 19 en Uruguay, 18 en Paraguay y 16 en Brasil.

Siguiendo esos datos, Calvete señala que "el poder adquisitivo sobre productos incluidos en la canasta básica alimentaria se ubica ya en un 150% menos que en Bolivia y en menos de un 110 % que en Chile, entre otros, demostrando que el rendimiento salarial es cada vez más bajo".

A esto, agrega que "el desafío del Gobierno Nacional debe basarse en encontrar un equilibrio entre costos y niveles salariales".

Inflación mundial

Una de las grandes preocupaciones es que Argentina está en medio de una crisis propia, a la que se suma un movimiento inflacionario mundial, cerrando todas las salidas.

"Lo que está ocurriendo va más allá de la inflación de insumos y se relaciona con una nueva configuración de la matriz productiva del mundo. En el caso de la industria alimenticia, en particular, es la tormenta perfecta: al aumento del precio de commodities como los cereales, los lácteos, la carne y el azúcar, se suma la crisis de la logística con la insuficiencia de fletes y la cuestión climática con la alternancia entre sequías y/o incendios e inundaciones en zonas estratégicas para la producción de ciertas materias primas", explica Alejandro Pablo Axelrud, director de Administración y Finanzas para Argentina, Uruguay y Paraguay de Puratos.

La harina, por ejemplo, materia prima clave para la industria de los panificados aumentó un 85% desde la última semana de febrero a hoy. También el azúcar, con casi 7% de aumento en marzo, y los lácteos con 2,6% y una suba interanual de 23,6 % en relación a marzo de 2021.

Marysol Antón

Visto 380 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…