Viernes, 27 Mayo 2022 08:40

El invierno y el decreto del Presupuesto: las otras batallas de Martín Guzmán - Por Ignacio Miri

Escrito por

La llegada del invierno lo obligará a subir el gasto en subsidios a la energía, justo lo contrario de lo que le prometió al FMI. 

La semana próxima, cuando haya logrado zafarse de la red en la que busca envolverlo Sergio Massa con la presión pública para subir el piso del Impuesto a las Ganancias para los trabajadores, Martín Guzmán se topará con un desafío previsible como la eternidad: el frío del invierno. 

Las bajas temperaturas de junio obligarán al Gobierno a gastar más dólares para importar gas y eso hará imposible que se cumpla la rebaja de subsidios a la energía a la que el ministro se comprometió con el Fondo Monetario Internacional. Un informe de Equilibra (el centro de análisis de Diego Bossio y Martín Rapetti) indica que si las temperaturas del invierno se mantienen en sus niveles históricos, "el déficit energético superaría los US$ 7.000 millones y los subsidios al gas y la electricidad treparían entre 0,6 y 0,8 puntos porcentuales del PBI", que es justo lo contrario que postula el entendimiento con el Fondo.

Guzmán le agrega un problema adicional a ese contratiempo tan sobreanunciado como el calendario. El ministro nunca puso a su equipo a trabajar en un plan de segmentación de tarifas residenciales serio, a pesar de que el tema ya lleva muchos meses en la agenda pública del Gobierno. La pereza del elenco de Economía y la dificultad técnica para implementar un programa de segmentación hace que hoy nadie sepa cuándo logrará el Gobierno poner en práctica un esquema tarifario que ya se anunció un número vergonzante de veces.

Este jueves, luego de que se difundió la segunda carta de Massa en menos de un mes con un reclamo para que se adelante la suba del piso a partir del cual los trabajadores pagan Ganancias, desde Economía avisaron que el cambio se anunciaría en breve y que llegaría con el tiempo suficiente como para que las empresas puedan liquidar el pago de sueldos y aguinaldo en junio con el nuevo régimen. Para hacer eso, Economía tendría que informar a la AFIP, que es el organismo que debe instrumentar una modificación de ese tipo. Hasta anoche, la AFIP no había sido informada.

La fecha de la puesta en práctica del esquema de segmentación de tarifas y la del nuevo piso de Ganancias no son las únicas incertidumbres en la agenda que rodea a Guzmán. Sus colegas en el gabinete tampoco saben cuándo les girará el proyecto de Decreto con el Presupuesto 2022, luego de que la ley se cayera a fines del año pasado por los problemas en las negociaciones entre el oficialismo y la oposición. Hasta hoy, los ministros cuentan con las partidas de 2021 para pagar los sueldos y llevar adelante, eventualmente, las políticas que planificaron. Como hasta ahora esas partidas no fueron actualizadas y la inflación sigue caminando sin obstáculos a la vista, hay ministros que ya avisaron que los fondos se les acabarán en breve.

Guzmán consiguió algún alivio luego del fracaso de la ofensiva de Cristina Kirchner, que buscó correrlo de su cargo con discursos y ataques de sus dirigentes fieles. La vicepresidenta no consiguió lo que quería, y por eso comenzó a retirar a sus funcionarios de las áreas que proporcionan peores noticias económicas. Su quimera es hacer circular la idea de que no tiene nada que ver con esos males. Tal vez ese sea el único hecho que la acerca con Alberto Fernández, porque los dos tienen exactamente el mismo sueño.

Ignacio Miri

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…