Miércoles, 26 Octubre 2022 05:49

Máximo Kirchner hace subir los bonos y la política mete más impuestos – Por Ricardo Roa

Escrito por

A último momento colaron decenas de artículos nuevos en el Presupuesto con hijos y entenados. 

Casi no hay día en que no tengamos nuestra rareza política. Veamos: Máximo hizo subir los bonos argentinos. No fue a propósito sino porque en un reportaje dijo que creía que su mamá, Cristina, “no va a ser candidata”. Y hay gente que le cree. Los mercados interpretaron: la familia Kirchner se está dando de baja y eso asegura un cambio político en 2023. Bien puede tratarse de un exceso interpretativo. Pero ocurrir, ocurrió. 

Lo otro, que el presidente del PJ bonaerense, que es Máximo, ninguneara al presidente del PJ nacional, que es Alberto, advirtiéndole que no es bueno que un presidente de la Nación se presente a unas PASO buscando reelección, ya no tiene nada de raro. Esta vez, muy lacónicamente, la Rosada respondió que “no hay nada más sano que unas PASO”. Sólo se escuchó la defensa de Aníbal. No será mucho, pero es lo que hay.

Máximo habló hasta por los codos y dijo que Cristina ya hizo un gran esfuerzo. Como ceder en el 2019 ante los medios y “miembros del Frente de Todos” cuando era “naturalmente candidata” y hubiera ganado. En la entrevista, canchereaba y gesticulaba como su papá, Néstor. Pero no es Néstor, como todo el mundo sabe.

El diputado y líder de La Cámpora elogió a la figura de Eduardo "Wado" de Pedro y descartó la posibilidad de que la Vicepresidenta se candidatee. "El desgaste es muy grande en una presidencia. Y el desgaste de Cristina fue enorme”, ...

Hizo recordar la historia de Perón con Raúl Matera cuando un grupo de dirigentes le propuso la candidatura del neurocirujano. Perón escuchó en silencio y sólo dijo: “Sí, Matera sonríe como Gardel, se peina como Gardel, habla como Gardel. El problema, compañeros, es que no canta como Gardel”.

El cristinismo busca que se olvide su responsabilidad en el gobierno, algo tan difícil de conseguir como la reelección de Fernández, que sigue perdido en la estratósfera: a cada gobernador que recibe le anuncia que irá por más en el 23 y le pide que lo acompañe. ¿Y qué le van a decir, sino que lo van a acompañar? Falta una bocha de tiempo para la elección y Fernández no tendrá ninguna chance, pero en el mientras tanto tiene la lapicera y la ayuda económica que da esa lapicera.

El Presidente hace saber que ya no consulta a Cristina. No es tan así: su vice jefe de Gabinete, Juan Manuel Olmos, la llama por todos los temas y decisiones claves. De ahí que Manzur, el jefe de Gabinete, hiciera las valijas. Ahora pasa más tiempo en Tucumán que acá. Su Juan 2023, otro exceso de entusiasmo electoralista quedó en quimera y busca no quedar fuera de juego en la provincia. Pidió autorización judicial para poder candidatearse como vice de Osvaldo Jaldo, que por esas cosas de la política era su vice antes de que lo trajera Fernández y con quien terminó a los tiros.

La lista de rarezas sin ya nada de raro es de nunca acabar. Este martes el ex mandamás del BID, Claver Carone, casi coincide con Máximo y antes con Cristina, cuando aludió a los funcionarios que no funcionan. Dijo que Fernández nunca quiso trabajar con él, que su preocupación principal fue “cómo conseguirle trabajo” al renunciado secretario de Asuntos Estratégicos Gustavo Béliz. Peor: dijo que nunca vio al ministro Guzmán. Por ideología, Fernández conspiró todo el tiempo contra Carone y Carone, que se la tenía jurada, se vengó.

Ahora surge otra ninguna rareza en nuestra política. Al Congreso fue el proyecto de Presupuesto con muchos más artículos (agregados por Massa a último momento) y con hijos y entenados. Cortes para salud y educación que, tampoco nada raro, apenas si generan alguna controladísima reacción gremial que con otro gobierno hubieran provocado tormentas de piedras a las puertas del Congreso y una gestión de Máximo para darle a los camioneros de Moyano una exención en Ganancias.

La política se resiste a recortar gastos propios y oficialismo y una parte radical de la oposición aprovechan para meter más impuestos y correr recursos de no amigos a amigos, como en Tierra del Fuego. Massa lanza un Ahora 96 para empresas como Edenor de su asesor estrella Manzano y de Daniel Vila: una refinanciación a 8 años de la deuda con Cammesa, la que compra la electricidad y paga, y luego entrega a las distribuidoras que no pagan y si pagan, pagan tarde y mal. Como para que no suban las acciones energéticas en Nueva York.

Mientras, colas formidables se agolpaban en oficinas de la ANSeS para conseguir el llamado Refuerzo Alimentario (sí, en la Argentina) de 45 mil pesos en dos cuotas. Una limosna además llena de requisitos. Máximo dice que Cristina no será candidata y Macri también dice no, pero hace como que sí. Y después hay quienes se asombran de que los jóvenes (y no tanto) hagan cola no en la ANSeS, sino en Ezeiza.

Ricardo Roa

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…