Lunes, 07 Noviembre 2022 09:15

Las alternativas que analiza Juntos por el Cambio si no hay PASO: se habla de interna abierta, pero hay temor a ruptura - Por Martín Bravo

Escrito por Martín Bravo

En medio de las tensiones crecientes en el espacio, los referentes irán a fondo para evitar la derogación, pero por si acaso ya evalúan posibles escenarios 

En una de las etapas con mayores discusiones públicas, al menos Juntos por el Cambio mantiene una posición unívoca en resistir la eliminación de las PASO impulsada por buena parte del Frente de Todos. La derogación de las primarias potenciaría las pujas y los riesgos de ruptura, algo que algunos referentes directamente descuentan que sucedería. La mayoría asegura que en ese caso buscarán armar una interna abierta propia, con incertidumbre por las dificultades para organizarla y la posibilidad de que no todos acuerden el formato y se aceleren los desprendimientos. 

“Gracias a Alberto y a Dios todavía hay PASO”, resumió este fin de semana uno de los dirigentes de la coalición opositora, espectadora de la discusión en el Frente de Todos y la presión del kirchnerismo, los gobernadores y Sergio Massa al Presidente. En Juntos por el Cambio levantaron la guardia para “jugar a fondo” e intentar sostener las primarias en el caso de que el oficialismo unifique una postura y avance, aunque a la vez comenzaron a analizar el escenario sin esa herramienta, desde presentaciones judiciales a las opciones para reemplazarlas con una competencia propia entre partidarios y no afiliados a otros espacios.

“Es evidente que Cristina está atrás de la presión y no está claro si Alberto va a poder resistir. Armar una interna nosotros es una opción, pero no te garantiza la unidad: cualquiera con 8 ó 9 puntos se te puede parar e ir por afuera”, advirtió un referente de la coalición. Entre los antecedentes remitieron principalmente a la competencia en 1998 entre Fernando de la Rúa y Graciela Fernández Meijide, aunque también a la de Carlos Menem y Antonio Cafiero en 1988 y como ejemplo, para avanzar con formatos alternativos, la de Domingo Cavallo y Gustavo Béliz en 2000, con “voto telefónico” en aquel momento con líneas particulares, los primeros celulares o en locutorios.

“Tenemos que defender la institucionalidad y vamos a luchar. En el caso de que saquen las PASO, la metodología que estamos utilizando para las provincias aplicaría a la Nación y podríamos introducir mecanismos modernos, como los que hemos planteado de boleta única o sistemas digitales”, dijo Patricia Bullrich a Clarín. La titular del PRO se refirió al “acuerdo de buenas prácticas” que establece que, para los distritos sin primarias en los que haya más de un candidato, las mesas provinciales tendrán que consensuar un mecanismo o si eso no ocurre armar internas abiertas.

En este sentido con aparente coincidencia, Horacio Rodríguez Larreta también consideró que ese documento podría trasladarse al escenario nacional. “Es un buen precedente”, aseguraron cerca del jefe de Gobierno porteño. Aun así, en el PRO enumeran las dificultades, los costos y los riesgos en caso de tener que encarar la organización de esa interna.

“Un cambio tan cerca de la elección nos complicaría muchísimo. Armar un padrón propio lleva años, y no se puede evitar el riesgo de que participen no afiliados que sean movilizados”, alertó uno de los dedicados a la ingeniería electoral del lado de Rodríguez Larreta. Más que por una eventual injerencia del Frente de Todos, la desconfianza se generaría por posibles acuerdos de sectores de Juntos por el Cambio por caso con sindicatos u organizaciones sociales. “Después hay un montón de cosas para definir: cómo hacés el conteo, si contratás una empresa, si se aplica un software especial... Para todo eso hay poco tiempo y va a estar atravesado por las internas para acordar”, agregó.

Desde el PRO ya empezaron a preparar los fundamentos para una presentación judicial en caso de la derogación de las PASO, para exigir al Estado que contribuya con recursos y logística a la realización del proceso interno. Elisa Carrió también había adelantado que la Coalición Cívica avanzaría en esa dirección. “El argumento fiscalista para eliminar las primarias es absolutamente inverosímil. Los beneficios del Gobierno a Camioneros salen tres veces el costo de las PASO”, comparó la diputada Silvia Lospennato.

“Las primarias son una muy buena herramienta para dirimir liderazgos y candidaturas. Igualmente, en Juntos por el Cambio ya definimos que en caso de que se suspendan lo haremos con una interna abierta”, planteó Gerardo Morales este fin de semana en Entre Ríos. Los radicales sacaron pecho por su tradición de resolver las disputas de ese modo. “Lo hemos hecho por más de 100 años y nunca tuvimos dificultades. Si no sos capaz de organizar la logística, no te presentes a presidente”, desafiaron en el entorno del titular de la UCR.

Una Primaria Abierta, la primera opción

En el campamento de Facundo Manes coincidieron (“en el radicalismo estamos acostumbrados”), aunque estimaron un escenario “muy volátil” que se potenciaría en caso de concretarse la eliminación de las PASO. “Hay diferencias sobre cómo abordar los problemas del país y si eso pasa probablemente habría un replanteo con final abierto”, dejó sembrado el interrogante uno de los dirigentes que trabaja en la candidatura presidencial del neurólogo.

“Si el gobierno rompe las reglas de juego, Juntos por el Cambio va a tener su propia PASO”, aseguró Mauricio Macri. En rigor sería una PA, aclararon cerca del ex presidente, no simultánea ni obligatoria. “Sería un mega quilombo que se presta a cualquier cosa. Se puede hacer, pero tiene enormes dificultades. Vamos a pelear como locos por el plan A. Juntos por el Cambio pudo estructurarse por las PASO y sin esa herramienta sería muy complicado”, transmitió su preocupación uno de los dirigentes que frecuenta las oficinas del ex presidente en Vicente López y que ya hizo una cuenta: el padrón de afiliados a los partidos de la coalición y los “independientes” sumaría unas 20 millones de personas. Aunque se estima que votaría cerca de un 25%, habría que preparar la elección como si asistieran todos, con prácticamente la misma cantidad de mesas que en las PASO.

Además de las desconfianzas, ya se desataron las especulaciones sobre hasta qué punto el sistema favorecería a los espacios con más desarrollo territorial y evaluaciones sobre posibles mecanismos para atemperar el peso de los “aparatos”. En la interna De la Rúa-Fernández Meijide, recordaron referentes que intervinieron en aquel momento, hubo como mínimo “maniobras” de los radicales. “Si impulsamos la boleta única en el Congreso, ¿por qué no la implementaríamos nosotros en una interna?”, plantearon como posibilidad. Algunos propondrían explorar la posibilidad de un voto electrónico, con un método de validación de identidad, aunque otros lo pusieron en duda.

“Es bastante complejo de implementar, porque una interna así perdería el control judicial y el sistema de asistencia estatal y se alteran las reglas. Sería ir a un proceso que nos vuelve a los 80. Si se derogaran las PASO, estamos obligados a hacer un ejercicio de la política, de realismo, sobre la base de qué liderazgo hay que construir para ganar la elección”, dijo Miguel Pichetto a este diario. Con las pujas que quedaron expuestas en los últimos días en el PRO, las pulseadas al interior del radicalismo y las tensiones entre ambos espacios, la eliminación de Primarias generaría en Juntos por el Cambio un impacto con derivaciones inciertas.

Martín Bravo

Visto 649 veces

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…