Mariano Obarrio

Existe una decisión política del radicalismo de despegarse de los gobiernos de Cambiemos de 2015-2019 para captar al voto antimacrista; el ataque de Morales y de Naidenoff fue coordinado con Cornejo.

Listas espejo dentro del radicalismo. El ex ministro de Salud de Mauricio Macri y dirigente radical Adolfo Rubinstein señaló que “nuestra lista en Ciudad es la misma corriente que la de Manes en provincia”, ya que el nombre de la línea interna de Juntos se llamará Adelante Ciudad, mientras que la del neurocirujano se denominará Adelante Buenos Aires y pertenecen a las mismas corrientes internas del radicalismo, que en la provincia están expresadas por Maximiliano Abad, presidente de la UCR. 

Los principales referentes de Juntos por el Cambio se mostraron para respaldar la candidatura de Santilli. Pero siguen las diferencias internas. En territorio bonaerense, Vidal hará campaña con su "espíritu".

Sería hasta llegar a 1000 pasajeros por semana en quince días. Luego se evaluaría cómo seguir.

Putin se comprometió a enviar 22 millones de dosis en el primer trimestre de 2021 y a mitad de año no cumplió ni con la mitad

Se reunió con ella, con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y con el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa. Guzmán responderá a las demandas a cambio del cese de fuego amigo. El “ala política” del Frente de Todos pide “alivio fiscal” y dinero en el bolsillo para los sectores medios y bajos que definen en el conurbano las elecciones a favor del kirchnerismo. Cristina comenzó ayer a hacer campaña con las vacunas y con la “grieta” durante un acto en el que acompañó a Kicillof.

El entorno del Presidente considera que llegará al día de las elecciones con al menos la mitad de la población nacional vacunada.

La política se mueve entre las bambalinas. Las dos coaliciones tienen conflictos internos en lo peor de las restricciones y mientras la gente ve naufragar sus negocios por el virus.

Siguen los reproches internos, pero el oficialismo se une contra Horacio Rodríguez Larreta.

El máximo tribunal está dispuesto a fallar a favor de la Ciudad. Críticas en el kirchnerismo duro por el manejo nacional de la pandemia.

La situación económica es alarmante y temen que la olla a presión termine en desobediencia generalizada.

En diciembre de 2019, la APN tenía 188.937 agentes y al terminar noviembre de 2020 había quedado en 190.239 funcionarios.

Marcó los tiempos del acuerdo, comanda la estrategia electoral y sólo le deja a Alberto liderar la lucha contra la pandemia.

 

Se juntó con los mandatarios provincias, analizaron nuevas restricciones, la llegada de vacunas y el control de las fronteras.

Las conversaciones fueron entre ambos en forma telefónica y con "escucha activa" por parte de Alberto. La vice conduce la agenda y los tiempos del Gobierno.

El Presidente confirmó la salida de su ministra de Justicia, aunque aún no se conoce a su reemplazante. Dijo que "el tiempo que viene necesita otra actitud".

La Corte Suprema no aceptará los planteos de Cristina Kirchner. El kirchnerismo celebra el giro discursivo de Alberto Fernández

En su regreso de México, el presidente Alberto Fernández comenzó el operativo político para quedar totalmente despegado del escándalo del “vacunatorio VIP”. La relación con Ginés González García, ministro al que tuvo que echar, y con su íntimo amigo el diputado Eduardo Valdés, quedó casi rota. Pero quiere recuperarla con el tiempo.

Alberto Fernández vuelve a habilitar la mesa chica de la que también participan Massa, Cafiero, Máximo y De Pedro.

Un aire denso de verano invade al gobierno de Alberto Fernández. Decidió convocar para el miércoles próximo a los empresarios y a los sindicatos para comenzar a negociar un acuerdo de precios y salarios con subas de sueldos acotadas.

Luego de las complicaciones de la pandemia, la incertidumbre en el plan de vacunación contra el Covid-19 y el desmadre de los precios, el presidente Alberto Fernández apuesta a un Pacto Social para recuperar terreno y ganar las elecciones legislativas de octubre próximo. Ese pacto debería tomar forma con la demorada conformación de un Consejo Económico y Social, por ley, que podría ser presidido por el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Beliz.

No quieren perder votantes en los sectores medios. El gobierno de Alberto Fernández le cerró la puerta a la posibilidad de un indulto o una ley de amnistía para ex funcionarios kirchneristas implicados en causas por corrupción, a los que algunos consideran "presos políticos".

El gobierno de Alberto Fernández termina el año en máxima tensión: luego de que la vicepresidenta Cristina Kirchner le marcó la cancha al Presidente para que varios ministros que "tienen miedo se busquen otro laburo" y para alinear la economía con el consumo y la demanda, Alberto se puso al frente de la entronización del diputado Máximo Kirchner al mando del PJ bonaerense.

La confusión por la llegada de la vacuna Sputnik V de Rusia y las declaraciones del presidente de ese país, Vladimir Putin, introdujeron al gobierno de Alberto Fernández en una crisis política que hace peligrar la llegada de la primera vacuna y la única que puede tener disponible la Argentina. La última palabra del Gobierno es que la vacuna rusa contra el Covid-19 llegará al país una vez que esté el visto bueno del Ministerio de Salud de Rusia. No antes. Y eso no se sabe cuándo ocurrirá.

Algunos de los principales referentes de Juntos por el Cambio se reunieron en pos de "fortalecer y consolidar el equipo"

 

El clima enrarecido vuelve a respirarse en la Casa Rosada. El presidente Alberto Fernández, sin grandes promesas cumplidas para celebrar el primer año de gestión, volvió a sentir de cerca la presión de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

La foto debía recorrer la historia y el mundo. Era la despedida de un ídolo popular. Pero fueron las imágenes del desmadre y el caos las que conmovieron a todo el planeta. Maradona es de todos, pero la Casa Rosada no le mandó invitaciones a ningún dirigente de la oposición ni al Jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

El presidente Alberto Fernández volvió a encolumnarse con la vicepresidenta Cristina Kirchner.

El informe de la comisión de juristas que designó el presidente Alberto Fernández profundizó la pelea creciente con el Instituto Patria y con la vicepresidenta Cristina Kirchner.

En medio de los conflictos cruzados con el kirchnerismo, el presidente Alberto Fernández resolvió darle otra caja importante a un hombre de la absoluta confianza de la vicepresidenta Cristina Kirchner.

Pese a que soplan vientos de optimismo para el Gobierno, Alberto Fernández se prepara para una nueva pelea con la Ciudad de Buenos Aires por los recursos de coparticipación. La Corte Suprema podría darle la razón al jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, en su recurso de amparo contra la quita de coparticipación que le impuso la Casa Rosada.

La carta que escribió la vicepresidenta Cristina Kirchner hace dos semanas profundizó fisuras previas con el presidente Alberto Fernández. La designación del juez federal Daniel Rafecas como futuro procurador general de la Nación, en el Senado cristalizó las grietas en el Frente de Todos y en Juntos por el Cambio. Alberto decidió jugar a fondo por Rafecas porque presume un acuerdo con el sector dialoguista de la oposición.

Las nuevas generaciones de alumnos reciben del sistema educativo una fuerte carga adoctrinamiento, conflictividad y militancia política. Los programas que se bajan del Gobierno son totalmente permisivos con la conducta, la disciplina, y renunciaron a la noción de autoridad, la que debe ser todo el tiempo cuestionada por los alumnos.

 

Las nuevas generaciones de alumnos reciben del sistema educativo una fuerte carga adoctrinamiento, conflictividad y militancia política. Los programas que se bajan del Gobierno son totalmente permisivos con la conducta, la disciplina, y renunciaron a la noción de autoridad, la que debe ser todo el tiempo cuestionada por los alumnos.

Más allá de haberse declarado respaldado por la carta pública de Cristina Kirchner, el presidente Alberto Fernández se sintió amenazado políticamente con el evidente despegue de la vicepresidenta. 

En el peor momento de la crisis económica y cambiaria, Alberto Fernández buscó enviar señales a los sectores empresarios para recrear la confianza.

La monumental crisis económica, la parálisis de la actividad por la cuarentena, la suba del dólar y de la pobreza llevaron ayer al presidente Alberto Fernández a dar un fuerte golpe de timón.

El gobierno de Alberto Fernández vive momentos de nerviosismo. La presión del kirchnerismo duro al ala moderada de la coalición se hace cada vez más visible.

Mientras la economía cruje y el conflicto del gobierno de Alberto Fernández con la Ciudad por el recorte de coparticipación está en la Corte Suprema, en el oficialismo se desató otra pulseada: el Presidente quiere "descuarentenizar" la gestión, porque considera que ese tema está agotado y la gente pide otra agenda; pero el ala que responde a Cristina Kirchner reclama seguir liderando la lucha contra el Covid-19.

La política nacional podría enrarecerse aún más en los próximos días. La Corte Suprema podría concederle una medida cautelar a la Ciudad para que el gobierno de Alberto Fernández deje de ejecutar el decreto que le quitó el 1,18% de coparticipación concedida a la Ciudad en 2016, unos 99 millones de pesos diarios para financiar la seguridad.

 

La política nacional podría enrarecerse aún más en los próximos días. La Corte Suprema podría concederle una medida cautelar a la Ciudad para que el gobierno de Alberto Fernández deje de ejecutar el decreto que le quitó el 1,18% de coparticipación concedida a la Ciudad en 2016, unos 99 millones de pesos diarios para financiar la seguridad.

Horacio Rodríguez Larreta es consciente de que se rompió el margen para ser dialoguista y moderado. Por eso decidió recurrir con un amparo ante la Corte Suprema para reclamar la revocación de la quita de un punto de la coparticipación ($35.000 millones) anunciada por Alberto Fernández sin diálogo previo.

En lo peor de la pandemia del coronavirus, la crisis económica, la inseguridad y los conflictos con la clase media por la reforma judicial, el presidente Alberto Fernández decidió convertirse en un líder radicalizado y provocador.

 

En menos de 48 horas, el presidente Alberto Fernández cambió el “botón rojo” por “trazar un horizonte” y “dejar de hablar de cuarentena”.


Ingresó así en una nueva fase de la pelea epidemiológica: la psicológica y comunicacional. En esta semana, la Casa Rosada recibió información y encuestas que revelan el profundo hartazgo de la ciudadanía por el encierro de 150 días por el coronavirus. Por primera vez la imagen negativa de Alberto superó la positiva.

El cambio de estrategia obedece al agotamiento social, la inevitable debacle económica, la destrucción de puestos de trabajo y los escasos resultados sanitarios que tiene para mostrar, con aumentos de casos y fallecimientos.

El anuncio de la fabricación de la nueva vacuna del laboratorio AstraZéneca en la Argentina sólo fue un alivio que el Presidente buscó potenciar para descomprimir el malestar social previo al anuncio de que el lunes 17 la cuarentena seguirá igual que ahora, con algunos pocos cambios en la Ciudad de Buenos Aires.

La nueva “fase” psicológica y comunicacional de la cuarentena tendrá las siguientes pautas:

  • Desaparece la palabra “cuarentena”.
  • No hay marcha atrás en las fases.
  • Apelar a la responsabilidad individual y social.
  • Flexibilización de a poco, pero continua.
  • Se unieron los psicólogos, psiquiatras, antropólogos y sociólogos que venían trabajando en el Ministerio de Salud.

En la provincia de Buenos Aires, el gobernador Axel Kicillof no aplicará ningún cambio. El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta sólo reanudará los deportes individuales, tenis, golf y remo, más una reapertura en comercios de las estaciones de Once y algunas en Retiro y Constitución. Postergó la reapertura de plazas, bares y restaurantes con mesas en el exterior.

Según pudo saber A24.com, en la intimidad de la Presidencia se profundizó el malestar esta semana porque el promedio de fallecimientos ronda los 150/200 por día y el número medio de contagios está superando los 7000. “Encerramos a todos durante 150 días y los resultados no están acompañando”, dijo un funcionario que conoce a fondo las preocupaciones del palacio.

Los sondeos reservados hablan con mucha certeza del nivel de cansancio de la gente. “Hay que encontrarle una salida a la cuarentena. No podemos seguir cerrando porque ya nadie la acata. Y si abrimos se multiplican los contagios”, agregó otro funcionario.

En ese escenario de tensiones, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, puso en duda que en la próxima temporada de verano la gente pueda irse de vacaciones y movilizarse por el país. Sus declaraciones cayeron tan mal en la prensa que recibió un pedido de Balcarce 50 de relativizar esos pronósticos.

Gollán terminó diciendo que fue sacado de contexto por el Grupo Clarín y que si había un tratamiento terapéutico con plasma o una vacuna se podría programar la temporada estival.

El escenario es preocupante, aunque no de colapso. La Argentina tiene 11,25 fallecimientos cada 100.000 habitantes. La cifra comenzó a crecer en las últimas semanas en muertes diarias; llegó el 11 de agosto a 303 y el 12 a 158.

Aún es bajo si se lo compara con Suecia (56,71), España (61,08), Italia (58,28), Estados Unidos (50,35), Brasil (48,58), México (42,74), Reino Unido (70,01), Chile (54,34) o Perú (67,21).

Es alto frente a Noruega (4,82), Uruguay (1,07), Paraguay (1,24), China (0,33), India (3,41), o Venezuela (0,82), aunque estos tres últimos países tienen cifras que merecerían un mayor análisis.

Pero en cantidad de contagios, la Argentina está superando a Alemania, Reino Unido, Italia y Francia, que fueron los escenarios más tensos en marzo y abril. La curva de casos positivos no parece aplanarse, sino que progresivamente sube y nadie encuentra la cima.

Es por ello que el martes último, Alberto dijo que “estamos en el peor momento” en el AMBA y, si bien descartó volver a una cuarentena estricta, advirtió que “el botón rojo siempre está a mano porque la preservación de la salud es lo importante”.

Sin embargo, cuando anunció la fabricación de la vacuna de AstraZéneca en el laboratorio Mabxience, de Hugo Sigman, con el financiamiento de la fundación de Carlos Slim, dijo en Olivos una frase sugestiva: “Que a mí me sigan hablando de cuarentena es algo que me asombra”. Despuntó allí la nueva estrategia comunicacional.

Se completó ayer cuando se reunió con los infectólogos, esta vez acompañados por especialistas en salud mental. Allí se convino la idea de “plantear un horizonte” para la gente y de "dejar de hablar de cuarentena", tal como hizo el Presidente anteayer.

No obstante, la estrategia contempla seguir con la concientización. La única herramienta a mano para lograr el distanciamiento social es la apelación a la “responsabilidad social”. Y por allí irán tanto el Presidente, como Kicillof y Rodríguez Larreta. Alberto dijo que los ciudadanos “se relajaron equivocadamente” y anunció que “seguirá reclamando responsabilidad” para que la gente acate el encierro.

“La vacuna es una solución para el futuro y no para el presente. En el presente los casos crecen y los fallecimientos crecen. Y eso depende esencialmente de la conducta ciudadana o social. Todos vemos que las actividades se han liberado en gran medida. Que a mí me sigan hablando de cuarentena es algo que me asombra. La gente sale, se cuida con barbijo, algunos respetan la distancia social, los negocios están abiertos, tanto en la Ciudad y Gran Buenos Aires”, resumió su nueva postura Alberto Fernández en Olivos.

Es por eso que la reunión de expertos en Olivos tuvo ayer nuevos integrantes. Estaban los infectólogos de siempre: Pedro Cahn, Mirta Roses y Gustavo Lopardo; uno nuevo, Javier Farina; y un psiquiatra, Santiago Levin; la psicóloga Alicia Stolkiner y el sociólogo e investigador Juan Piovani. Esta vez, el cónclave tuvo un carácter mutidisciplinario. Sólo después de ello, se reunió con Kicillof y Rodríguez Larreta para repasar los números y los anuncios de este viernes, cuando se prorrogará el aislamiento social.

Con los nuevos expertos, se convino en privilegiar la salud mental.

“Evaluamos de manera muy positiva la estrategia sanitaria del gobierno nacional”, dijo uno de los expertos que participó. Sin embargo, dejó algunos llamados de atención. “Estamos casi todos de acuerdo en el ‘qué’ y la discusión final es el ‘cómo’”, señaló otro. “Se convino comunicar un horizonte temporal, sin mentir. La vacuna abre una oportunidad única. También hay que dejar de hablar de cuarentena”, señalaron en la Casa Rosada a A24.com.

También se acordó en “hacer mucho hincapié en la salud mental del personal de salud, hay un sufrimiento marcado, un cansancio, necesitan mayor cuidado y perspectiva temporal”.

Los infectólogos destacaron que “la tasa de letalidad continúa en el 2%, lo que significa que se están haciendo cosas bien y el sistema de salud está respondiendo”.

Un agrupamiento similar hizo Axel Kicillof, quien también integró a su mesa de interconsulta a nuevos especialistas multidisciplinarios. "Los especialistas hicieron hincapié en continuar impulsando el uso de tapabocas, el distanciamiento físico y controlar la circulación, ante el crecimiento de los casos", explicaron desde la gobernación. Ya no hablaron, como otras veces, de tomar medidas más duras.

Mariano Obarrio

Luego del rechazo de la oposición y de la gran mayoría de los jueces a la reforma judicial, el gobierno de Alberto Fernández evalúa ahora hasta dónde aceptar modificaciones en el proyecto de ley que envió la semana última al Senado.

Esta semana empieza una etapa clave para el presidente Alberto Fernández. El Poder Ejecutivo enviaría el miércoles próximo al Senado los dos proyectos de ley de reforma judicial, que desatarán el mayor conflicto político con la oposición de Juntos por el Cambio.

 

La galopante crisis económica y la curva ascendente de la pandemia hicieron ingresar al gobierno de Alberto Fernández en una nueva fase de la cuarentena: la del caos y la confusión.

 

Se llegó a un nuevo pico de contagios en la pandemia del Covid-19 en la Argentina. Un número simbólicamente fuerte porque tocó casi los 2000 infectados en 24 horas.

Se llegó a un nuevo pico de contagios en la pandemia del Covid-19 en la Argentina. Un número simbólicamente fuerte porque tocó casi los 2000 infectados en 24 horas.

 

La intervención de Vicentin ya está en marcha, pero la expropiación ingresó en un cono de sombras.

 

Página 1 de 3

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…