Eduardo van der Kooy

El incierto destino de la campaña de vacunación y una nueva parálisis de la actividad económica despiertan interrogantes en el Frente de Todos.

La estrategia de vacunación fracasa. Las restricciones, otro golpe a la economía. Por temor, ahora el Gobierno le sugiere a la oposición compartir el seguimiento de la pandemia.

El Gobierno quiere ganar tiempo para mejorar la campaña de vacunación y apostar a algún rebote económico. Al mismo tiempo, enreda a la oposición en sus propias discusiones internas.

En medio de la segunda ola del Covid y el desastre de la pobreza, el kirchnerismo busca dividir a la oposición con propuestas para alterar el calendario electoral. ¿Aplazar las PASO o anularlas?

Con la segunda ola de coronavirus aterrizando en el país a la gestión la invade la alarma y el miedo. La debilidad con la que llegó Vizzotti y la poca espalda política de Alberto Fernández.

La vicepresidenta no sólo comanda el embate contra el Poder Judicial. Condiciona el acuerdo con el FMI y el rumbo económico interno. Además, traza las líneas medulares de la política exterior.

El Gobierno desnuda una pobre gestión política y diplomática, a que se le suma una comunicación desconcertante. Mas promesas difíciles de cumplir, el cierre de fronteras y la fatídica experiencia de Formosa.

En esa aventura el Presidente parece haber quedado solo. Cristina lo condiciona cada vez más con la Justicia y la economía.

En su primera declaración como ministro, Martín Soria evidenció sus formas y a dónde apunta. Marcela Losardo se fue ¿agobiada o sin ganas de rifar su prestigio?

La ofensiva de la vicepresidenta contra la Justicia condiciona a Alberto. Lo debilita. Debió resignarse a la salida de Losardo. Máximo K embiste contra el PJ bonaerense. Aspira a controlarlo en este año electoral.

 

El alejamiento de la ministra de Justicia evidencia la debilidad para retener a sus funcionarios más leales y para elegir a sus reemplazantes. Los antecedentes de María Eugenia Bielsa y Guillermo Nielsen.

La ofensiva de Cristina sobre el Poder Judicial y sus acusaciones al FMI, disminuyen los márgenes políticos del Presidente. Y lo debilitan. Al punto tal que debe permitir la salida de una pieza clave: la ministra Losardo.

La posibilidad de ampliar la revisión de cualquier fallo firme apunta a debilitar al Tribunal. El Presidente volvió a cuestionarlo. Moreau pidió la ampliación del número de jueces.

Estaría en el peor momento desde que comenzó su gobierno. La economía, sobre todo el índice de precios juega un papel crucial. Declina la expectativa popular sobre las promesas de llegadas masivas de vacunas y un plan rápido y eficaz para inmunizar a la población.

Pasaron casi tres meses antes de que la sociedad pudiera conocer detalles sobre la Sputnik V.

La gestión del primer año, casi sin excepciones, fue una repetición de decisiones que vienen fracasando en la Argentina hace más o menos seis décadas.

Todos los gobiernos de la región de centro o centroderecha son sospechados por el kirchnerismo. El caso de Bolivia, Joe Biden y la apuesta en Ecuador.

La intromisión de la vicepresidenta en la estrategia económica no significa sólo un incordio para Martín Guzmán.

El sábado, cinco mil militantes en Tribunales arrojaron basura por la libertad de Milagro Sala. El lunes, en el mismo lugar, apenas hubo cien personas en el reclamo de Justicia por Nisman.

El acuerdo con Rusia y las negociaciones con China son difíciles. La segunda ola de coronavirus impediría el repunte económico. El Gobierno apostará a la inmunidad social para enfrentar las elecciones.

Fernández recibió a Clarín en la Quinta de Olivos. Su obsesión por cada punto y coma que publica este diario, los indultos y la Justicia.

El diputado acorrala al poderoso peronismo bonaerense. Alberto le dio un aval. Se ignora el efecto electoral. El hijo de Cristina muestra en público un estilo combativo.

El Presidente y la necesidad de apurar alguna victoria política ante las impericias generales que muestra su gestión.

La vicepresidenta insiste con cambios en el Gabinete y tiene sus propios candidatos. Su motor son las causas de corrupción. Tampoco aprueba la gestión en Salud. El avance con la vacuna rusa y las trabas restantes desnudan la improvisación del Gobierno.

El aumento de casos de coronavirus en Argentina no estaba previsto a esta altura del año. Encuentra a Alberto Fernández sin el crédito político que supo tener en los albores de la pandemia.

El ministro Eduardo De Pedro fue clave para la conformación de la Sala II de la Cámara Federal con mayoría K. Volvió el enredo entre jueces y espías. La organización de Máximo aumenta su influencia y también los recursos.

Con nueve meses de pandemia, se comprueba el fracaso de la estrategia sanitaria. La gestión de Alberto Fernández y Cristina Kirchner parece tener atada su suerte sólo a la vacuna Sputnik V.

La vicepresidenta arrastra a Alberto en su pelea contra la Justicia y la Corte. También condiciona la política exterior. Convirtió al Senado en centro de gravedad del Gobierno.

La vicepresidenta tuvo varios traspiés en la Justicia. Sobre todo, con la causa de los Cuadernos de las coimas. La condena firme a Boudou expone simbólicamente el saqueo del pasado.

Su muñeca política en la Ciudad no tiene aún dimensión nacional. La quita de fondos se aprobó en Diputados. El papel que jugó su amigo Sergio Massa y la excesiva confianza depositada en Juan Schiaretti.

Un día después del caótico velatorio de Maradona el Senado aprobó cambios clave en la Justicia. El Gobierno redobló la embestida contra Rodríguez Larreta.

El Presidente dijo que la relación con su vice es perfecta. Pero el ministro De Pedro medió para apaciguarla. La cuestión judicial los enfrenta. Máximo K. también ha tomado distancia con la Casa Rosada y con Massa.

Martín Guzmán no imaginó una carta contra el FMI o una marcha a favor del impuesto a la riqueza.

Cristina acosa a la Justicia por sus causas de corrupción. Alberto incurre en contradicciones verbales y políticas. Por ahora nadie le hace pagar el costo.

El ministro de Economía se siente fortalecido y va logrando ser el eje político de las medidas. El dólar, las jubilaciones y las exigencias del FMI.

En dos meses se anunció la adquisición de dos vacunas distintas para el coronavirus. La última a Rusia. En ambos casos quedaron infinidad de dudas. El Presidente ayuda a la confusión.

Según los magistrados, los jueces deberán permanecer en funciones hasta ser reemplazados en un nuevo llamado a concurso. Pero eso insumiría al menos un año.

Se blanqueó la tensión política entre el Presidente y su vice. El fenómeno se extiende en el Frente de Todos. Inquietud K por los crecientes problemas de Kicillof en Buenos Aires.

Para la vicepresidenta la historia de la desgracia argentina se circunscribe a los 4 años de Cambiemos. Y hace un relato del “clima agobiante” actual como si fuera una espectadora.

El Tribunal no halla la fórmula para compensar a los jueces desplazados sin desairar a la vicepresidenta. Mientras, la pandemia de coronavirus no da tregua y economía sigue a la deriva.

El Gobierno no acierta con las medidas financieras. El Presidente lucha contra un clima de desconfianza. Que también alimentan sus palabras y sus conductas.

La frase que circula entre sindicalistas y gobernadores del PJ es: Hay que rescatar al Presidente. Piden una gestión más dinámica. Y menos injerencia del ultrakirchnerismo.

El Gobierno se esfuerza por condicionar a los jueces. Mientras, la crisis social se profundiza y la pandemia parece fuera de control.

La renovada prepotencia de la vicepresidenta y el acompañamiento de Alberto Fernández hicieron que el Tribunal volviera a actuar de manera unificada para poner límites al poder político.

Alberto parece mimetizado con el pensamiento de la vicepresidenta. El fenómeno le hace perder identidad y autoridad. Las consecuencias políticas son inevitables.

Se pronunciará sobre la suerte de los magistrados que investigaron a Cristina y que el kirchnerismo desplazó de sus puestos. El impacto de la decisión y la comparación con el fallo del dos por uno en mayo de 2017.

El procedimiento para desplazar a tres jueces fue fulminante. Es un mensaje directo a la Justicia. La vicepresidenta quiere acorralar a Rodríguez Larreta con nueva quita de fondos.

La Corte Suprema empezó a transitar el pedregoso camino de la judicialización de la política

Alberto debió salir en socorro de Kicillof por la revuelta policial. De paso embistió contra Rodríguez Larreta. Negocio político redondo para Cristina.

Alberto Fernández tomó el hábito de explicar sus decisiones como si fuera un extraterrestre.

Página 1 de 3

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…