Eduardo van der Kooy

El Senado es una escribanía para la vicepresidenta. Hizo romper puentes con la oposición en Diputados. Desplaza a jueces y fuerza a Alberto a alejarse de Larreta.

El conflicto se agrava de la mano de la crisis social, la pandemia y la cuarentena. No hay directriz oficial y las fuerzas de seguridad no saben cómo actuar. Las posturas enfrentadas de Frederic por un lado y Berni y Massa del otro.

 

Alberto relata que las telecomunicaciones son un derecho de todos. ¿No lo es acaso el suministro de agua potable? Hay 8 millones de argentinos que en el siglo XXI no lo tienen.

 

Con el golpe de Estado como árbol Eduardo Duhalde tapó el bosque. El reclamo que viene del periodismo y la agenda de Cristina Kirchner con temas del período 2011-2015 que le está imponiendo a Alberto Fernández.

 

Desde el Senado se ejecutan líneas políticas maestras: la reforma judicial, el vaciamiento de la Cámara Federal y la destitución del procurador.

 

Corrupción e inseguridad, dos demandas sociales que circulan por el perímetro de la pandemia. El paralelismo con la derrota de Mauricio Macri en 2019. Y el papel de la oposición.

 

El Presidente dice ahora que la cuarentena no rige más. Pero acaba de prorrogarla por décima vez.

El proyecto pone al Congreso ante una nueva parálisis. Las actitudes de la vicepresidenta en las sesiones virtuales y un pacto con la oposición que se dinamitó. El papel de Macri y el de Rodríguez Larreta.

El kirchnerismo ordenó revisar la muerte de Santiago Maldonado. Pero se desentiende, en silencio, de la desaparición de Astudillo Castro. Con la cuarentena como escudo.

 

Sin margen para un default, Alberto Fernández consiguió su primer objetivo completo en ocho meses de gestión. Pero la demora desacopló los tiempos políticos del presidente. El futuro de la economía.

 

La última amplia reforma judicial la hizo Carlos Menem. También modificó la Corte Suprema. En el medio estaba el escándalo del Yomagate. ¿Pura casualidad?

 

Alberto Fernández empuja cambios en toda la estructura del Poder Judicial para intentar ayudar a Cristina Kirchner a a zafar en las causas de corrupción. La Corte que no iba a tocar y la compensación presidencial en la Junta Consultiva.

 

La prueba judicial de lavado en la ruta del dinero K impacta en el juicio de la obra pública que involucra a la vicepresidenta. También en Hotesur, que envuelve a su familia.

 

Apunta a la Procuración, los magistrados designados en la etapa anterior y el funcionamiento de la Corte. El apuro de Canicoba Corral por procesar a Javier Iguacel, ex funcionario macrista y clave en una causa por corrupción.

En apenas siete meses afloran las contradicciones de Cristina y Alberto. El mandatario se sostiene con la pandemia. Pero va cediendo parte del capital político.

 

Un tuit de la vicepresidenta y una carta de Hebe de Bonafini le marcaron la cancha al presidente después de su invitación a empresarios el 9 de Julio y su reunión virtual con Cambiemos.

 

El Presidente descree de las protestas sociales. Imagina confabulaciones. Proclama el fin de la grieta. Pero ni él ni sus colaboradores ayudan mucho.

 

El crimen de Fabián Gutiérrez abrió el fuego. Los dirigentes más duros de la oposición se apuraron a echar sombras sobre el brutal asesinato. Y Alberto Fernández se expuso en la respuesta.

 

El asesinato de Gutiérrez no modifica la causa de los Cuadernos. Sus dichos fueron corroborados. Pero actualiza la oscuridad sobre la trayectoria de Cristina.

 

Ha vuelto a atizarse la grieta con la oposición. Cristina cumple, en ese aspecto, un papel principal.

 

Si bien comparte la mirada con Kicillof y Rodríguez Larreta, la medida perdió consenso, hay confusión en los mensajes que salen desde el poder y se agrava el cuadro económico.

 

La vicepresidenta desea que el máximo tribunal interfiera ahora en el juicio de la obra pública. Y haga caer Los Sauces y Hotesur, por lavado de dinero, donde también figuran sus hijos.

 

El presidente se bajó del viaje a Rosario por el Día de la Bandera. La incomodidad del gobernador Perotti para manejar en su provincia el malestar que genera el plan para expropiar Vicentin. El apuro de Cristina y los votos en Diputados.

 

Alberto administra la pandemia con éxito. Se ocupa de la deuda. Pero la primera decisión estructural (intervención y expropiación de Vicentin) fue un impulso de Cristina.

 

Cada resolución importante está en tela de juicio por la existencia de un poder bifronte. El Presidente viene de sufrir distintos desafíos imprudentes a su autoridad.

 

En la reconstrucción económica que vendrá podrá verse si se salda el poder bifronte que existe entre Alberto y Cristina.

 

El aislamiento en el área metropolitana es un dilema que el Gobierno no puede resolver. La evolución de los casos en la Ciudad y la Provincia y otras crisis que esconde la pandemia.

 

La teoría del lawfare, el endeudamiento y la red de espionaje del tiempo macrista hacen el plan de la vicepresidenta para quebrar a la oposición.

 

De la negación al derecho de la gente a angustiarse, a la molestia por las expresiones anti cuarentena, Alberto Fernández blande la intervención del Estado como mágica solución ante cualquier problema.

 

La vicepresidenta aprovecha el miedo y la regresión de la sociedad para embestir contra sus causas por corrupción.

 

El Presidente mantiene una relación imprescindible y cordial con él. Pero la vice lo tiene apuntado.

 

Cristina desconfía de la Corte Suprema. Por eso empuja la ampliación del número de miembros. Desea incorporar jueces de tinte progresista. Al estilo Zaffaroni

 

Una política contra la pandemia hasta ahora exitosa parece otorgar un derecho de superioridad. De los dardos hacia dirigentes opositores hasta los traspiés con Chile, los socios del Mercosur y Suecia.

 

La vicepresidenta aprovecha la pandemia para interferir en la Justicia por sus causas de corrupción. Además, parece colocar su mira sobre Horacio Rodríguez Larreta.

 

El Presidente toma nota de la fatiga social y la parálisis del sistema productivo. Hay una lista de 20 actividades para flexibilizar. La vicepresidente y la mirada en el conurbano.

 

La aprobación casi unánime de las primeras semanas empieza a ser corroída por la crisis económico-social.

 

La vicepresidenta es una de las responsables de la parálisis del Congreso. Su ofensiva contra la Corte fracasó y obró un milagro: el abroquelamiento de esos jueces.

 

Está a la vista en el mundo que cualquier ensayo de salida de la crisis sanitaria y económica resulta complicadísimo. Porque no existe un modelo.

 

El Presidente hace consultas sobre el presente angustiante y también sobre el futuro. La actual etapa de la contención y cómo encarar luego la de la compensación.

 

Entre el drama sanitario y la situación económica.

 

El estilo del Presidente amortigua el avance de medidas muy duras.

 

No se oye una voz angustiada. Era esperable en un jefe del Estado que ha tomado decisiones dramáticas e inéditas en la Argentina, para intentar que la pandemia no repita aquí postales de tragedia como en Europa.

 

Alberto Fernández mencionó la necesidad de la unidad para combatir la pandemia. Es una tarea pendiente del Gobierno en varios frentes.

 

El Presidente tiene contexto propicio para tender puentes con el campo. Por el papel cauto de la oposición y las diferencias en el propio sector.

 

El kirchnerismo repite conflictos que marcaron a fuego el tiempo de Cristina y promovieron la grieta. El campo y el Poder Judicial.

 

La vicepresidenta casi no se muestra en público. Pero cuando lo hace, parece marcar diferencias o insinuar desafíos a Alberto Fernández.

 

La reaparición del ex presidente levantó hervor en Cambiemos y fue una bendición para el Gobierno, en problemas con la deuda.

 

Alberto Fernández empieza a insinuar un rumbo de política exterior que se diferencia de la que Cristina Kirchner hizo en su época como presidenta.

Silencio no significa ahora ninguna claudicación. Cristina ha tenido tanta o incluso más influencia que Alberto en la articulación del sistema general del poder

 

La ministra Sabina Frederic se ocupó hasta ahora de derogar protocolos de Patricia Bullrich. Y no tomó ninguna decisión que oriente, por el momento, el rumbo que tomaría su gestión.

 

Página 5 de 6

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…