Viernes, 11 Junio 2021 10:50

España también donará millones de vacunas a América Latina: ¿podrá recibirlas la Argentina? - Por Martín Rodríguez Yebra

Escrito por

Pedro Sánchez habló de 22 millones de dosis, que cederá desde julio; distribuirá Pfizer, Moderna y Janssen, con trabas legales o regulatorias en el país, más AstraZeneca; el tema quedó fuera de los acuerdos bilaterales

 

En medio de los acuerdos estratégicos y las palabras amistosas, Alberto Fernández y su invitado estelar Pedro Sánchez eludieron educadamente incluir en los documentos que firmaron en la Casa Rosada mención alguna a las 22 millones de vacunas contra el Covid-19 que el gobierno de España prevé donar a los países de América Latina a partir del mes que viene. Curiosa omisión para dos gobiernos que se declararon hermanados en la estrategia para combatir la pandemia y que comparten el discurso sobre la necesidad de una mirada solidaria en el reparto global de dosis, que limite la desigualdad en el acceso a la inoculación contra el virus.

 

Pero hay una razón de peso para que la donación no haya estado sobre la mesa en la reunión bilateral ni en los papeles diplomáticos refrendados con toda pompa. Las vacunas que pondría a disposición el gobierno de Sánchez son las que se aplican en su país. Las mismas que prometió distribuir Estados Unidos y que, en su mayoría, no cuentan con autorización sanitaria o enfrentan trabas legales para ser aplicadas en la Argentina: Pfizer, Moderna y Janssen, además de AstraZeneca (que sí integra la canasta de marcas del plan de vacunación nacional).

Al igual que el gobierno de Joe Biden, España no decidió ni anunció cuántas dosis distribuirá a cada país de la región. Solo formalizó un número global que casi cuadruplica al prometido por Estados Unidos y que lo gestionará a través del mecanismo Covax, con apoyo de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

Sánchez recordó en su conferencia conjunta con Fernández esta decisión de su gobierno, pero eludió entrar en detalles. Fuentes de La Moncloa indican que el presidente socialista estaba avisado de las controversias en curso en la Argentina por el acuerdo fallido con Pfizer.

“A nivel de España lo que hemos anunciado en estos últimos meses es la donación de unos 20 millones de vacunas a lo largo de este 2021. En particular queremos donar esas vacunas al continente hermano, al continente latinoamericano. Anunciamos una primera entrega de 7,5 millones en la cumbre que celebramos en Andorra y hace pocos días decidimos donar otros 15 millones, que harán esos veintitantos millones totales durante 2021″, dijo Sánchez, en la explanada de la Casa Rosada, con Fernández a su lado.

Añadió que la Unión Europea (UE) prevé dotar a Covax con 120 millones de dosis adicionales para repartir en países de menor grado de desarrollo. “Nosotros estamos defendiendo en el seno del Consejo Europeo que muchas de esas donaciones no se den en las zonas más próximas a la Unión Europea, como los Balcanes, y nos centremos en aquellos lugares en los que la Covid-19 está golpeando ahora mismo más fuerte. En ese sentido, Latinoamérica necesita de esa mayor dosis de solidaridad para combatir la pandemia”, enfatizó.

Sánchez había lanzado su promesa a los líderes latinoamericanos en la reciente cumbre de Andorra -celebrada en forma virtual-, en la que mencionó 7,5 millones de vacunas para donar en 2021, que representan entre un 5% y un 10% de las que le van a llegar a España por los mecanismos de compra comunitarios de la UE. Para empezar a repartir en los países aliados, espera tener vacunado al 50% de su población, lo que podría ocurrir en el transcurso de julio. Después amplió la cifra prevista hasta 22 millones de dosis. Fuentes del gobierno español confirman que las marcas por distribuir son por el momento Pfizer, Moderna, Janssen y AstraZeneca. Podría añadirse la alemana CureVac, todavía en busca de aprobación regulatoria a nivel internacional. “Solo estaremos a salvo cuando todo el planeta esté a salvo”, suele decir Sánchez.

Al lado de Fernández, sumó este miércoles su defensa al levantamiento de patentes para acelerar la vacunación global. “El mundo necesitará producir al año en torno a las 11.000 millones de dosis. Es necesario levantar las patentes y transferir conocimiento, tecnología y agilizar la distribución de las dosis a los continentes”. El anfitrión coincidió. De hecho, este punto de encuentro es la única mención a las vacunas en el documento de 22 páginas con el que actualizaron el plan bilateral de asociación estratégica.

Los funcionarios españoles indican que el criterio de distribución entre los países de la región está por definirse. Sánchez ve a un aliado en Fernández, el dirigente de centroizquierda latinoamericano con quien mejor se lleva después de haber sufrido algunos cortocircuitos con el mexicano Andrés Manuel López Obrador. El presidente argentino también encuentra en el madrileño un socio capaz de ayudarlo en la interlocución con los países centrales. Además, le reconoce haberle advertido a tiempo en marzo de 2020 sobre la necesidad de aplicar medidas extremas para contener el avance del coronavirus.

Si esa “amistad” personal y la asociación estratégica refrendada en la Casa Rosada pesarán a la hora de la donación de vacunas es una incógnita. Sobre todo ante las trabas que existen en la Argentina para la llegada de la mayoría de los fármacos que se están usado en las grandes potencias occidentales para el combate de la pandemia.

En principio, los ministerios de Asuntos Exteriores y de Sanidad desarrollaron una estrategia general para la cooperación de vacunas, a principios de 2021, que postulaba como foco prioritario a los “países menos adelantados” y aquellos “donde no esté garantizado el acceso del 20% prioritario de la población”. Se habla allí de distribuir las dosis vía Covax, pero abre la opción anunciada ahora por Sánchez de “ampliar el campo potencial a países de América Latina”.

La cuestión de las vacunas también surgió durante la visita de Sánchez cuando le preguntaron si estaba dispuesto a aceptar como turistas a los argentinos vacunados con la Sputnik V, hasta ahora la más difundida en el país. “Me atrevo a decir que son vacunas y no tendrían que ser obstáculos para la movilidad entre continentes, aunque no estén homologadas”, respondió, aunque aclaró que la última palabra la tiene la UE. Por ahora, equivale a un elegante “no”.

Martín Rodríguez Yebra

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…