Política

Fue un derroche de alegría, casi una asunción presidencial. Fueron dos días en los que Sergio Massa se constituyó como único protagonista, en medio de un contexto social en el que la crisis es la protagonista excluyente. La crisis, no él. En medio de una sociedad que sufre otra vez los estragos de la inflación, la reiterada ineptitud del Gobierno para enfrentarla y a una dirigencia gobernante que no disimula sus guerras ni sus diferencias ideológicas ni su increíble felicidad.

El ministro ya enfrenta resistencias en la coalición oficial. El aumento de tarifas divide opiniones en el kirchnerismo. La idea de un ajuste amplio también. 

A los secretarios de los Príncipes (De his quos a secretis príncipes habent), le asigna Maquiavelo una importancia clave. Según él, la inteligencia de Sergio Massa –para elegir un ejemplo pedestre y flamante– se manifiesta según con quiénes se rodea. Habrá que reputarlo de moderado si opta por competentes y leales. O, si sus designados secretarios resultan de otra manera, se califica de mala la opinión sobre el Príncipe: en esa elección de colaboradores se revela su primer error.

En las primeras 48 horas de su gestión, el nuevo ministro tomó las banderas tradicionales de Cambiemos. 

El ex diputado asumió con una escenografía presidencial, pero la falta de la “letra chica” de las medidas que prometió para enfrentar la crisis desalentó las expectativas iniciales. 

Su ascenso estelar de Sergio Massa debilita al máximo la figura de Alberto Fernández. La obsesión del nuevo ministro por el 2023 y el papel que juega Máximo Kirchner. 

Diego Luciani hizo el más fuerte y valiente alegato oral contra la corrupción en los casi 39 años de democracia 

Cristina Kirchner, como Sergio Massa, esperaba opacar al fiscal, que expuso como nunca la corrupción del kirchnerismo. 

Dos imágenes resumen el complejo presente de Cristina Kirchner. La del fiscal Diego Luciani enfervorizado acusándola de haber instalado una "extraordinaria matriz de corrupción" desde la Casa Rosada y la de ella con Sergio Massa, haciéndose cargo del último intento de enderezar una economía que naufraga. 

La Vicepresidenta fue acusada por el fiscal Luciani de liderar una matriz extraordinaria de corrupción. Y complica al nuevo ministro, que arma su equipo con Juan Jose Bahillo como ministro de Agricultura 

Página 1 de 246

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…