Opinión

 

El solo hecho de reconocer que el “frente” que gobierna es una bolsa de gatos que hacen sus deposiciones en los lugares que les place, no significa que hayamos encontrado aún el método para enterrar definitivamente un tipo de “militantismo incivilizado”, del que habla el filósofo francés Luc Ferry, un luchador implacable por el logro de una articulación educativa que permita elevar el nivel de la cultura política.

 

 

La oposición es golpista. Los empresarios, remarcadores de precios. Y los medios meten mierda en la cabeza de los argentinos.

 

 

En un país que nació especializándose en la producción de alimentos demandados por las potencias europeas desde fines del siglo XIX, el significante “hambre” fue durante su primera centuria un arma estratégica de lucha política y sindical. Sobre todo, en contra de los sucesivos planes de racionalización del gasto público a partir de los ‘50.

 

 

El mecanismo que se hizo visible en la valija de Antonini Wilson podría explicar la reticencia del gobierno argentino para reclamar por los presos políticos venezolanos.

 

 

¿Y si lo que pasa dentro de 20 días es que cerca del 70% de los argentinos dirá que no quiere peronismo en ninguna de sus formas, ni capitalista, ni anticapitalista, ni represor ni garantista, ni dialoguista ni dictatorial?

 

 

Esa debería ser la prioridad de la clase política argentina en general como respuesta al humor social.

 

 

La gravedad de la crisis reflejada por los hechos en la Patagonia encuentra su origen en un punto más distante del delirio ideológico que de la insensatez innata para gobernar; ¿qué habría dicho Perón ante quienes reniegan de defender la soberanía?

 

 

Lo que está ocurriendo en el sur argentino y, fundamentalmente, la actitud mostrada por el gobierno nacional frente a ese avance terrorista es francamente inusitado.

 

 

“La tradición de todas las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos”, decía Marx. La identidad del kirchnerismo está formada por un puñado de tradiciones políticas que vienen desde el fondo de la historia, que se fueron agregando y enriqueciendo con el paso del tiempo, y que forman hoy un credo heterodoxo y a veces hasta inconsciente.

 

 

Según la RAE, terrorismo es: actuación criminal de bandas organizadas, que reiteradamente, por lo común de modo indiscriminado, pretende crear alarma social con fines políticos. Hanna Arendt* decía refiriéndose al Holocausto judío perpetrado por los nazis, “cuando lo imposible es posible”.

 

Página 1 de 282

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…