Jueves, 15 Julio 2021 13:03

Cristina en campaña: malestar por Cuba, efectos del Boliviagate y actos con Axel - Por Martín Dinatale

Escrito por

La vicepresidenta empezó a diagramar el esquema de la carrera proselitista que encarará en lo inmediato; qué evaluación hace de los votos macristas y las negociaciones con el FMI

Cristina Kirchner se prepara para dar la batalla electoral que se viene, sigue de cerca lo que ocurre en Bolivia con Mauricio Macri, mostró cierto malestar con Alberto Fernández por sus apreciaciones sobre la situación de Cuba y está conforme con la marcha de las negociaciones con el FMI.

Allegados a la vicepresidenta comentaron a El Cronista que en estos días Cristina Kirchner está enteramente abocada a darle forma al alegato que ofrecerá mañana en tribunales para defender su postura en la causa del memorándum con Irán. La defensa de su posición por esta investigación que la involucra resultará crucial antes del juicio oral y como dijo su abogado, Gregorio Dalbón, "Cristina pondrá blanco sobre negro en la causa del memorándum con Irán que fue un invento del macrismo".

Sin embargo, el trajinar judicial no le impidió en los últimos días a la vicepresidenta empezar a pensar en el esquema de campaña que se prefigura para los meses que se vienen. Sus allegados comentan que la idea de Cristina Kirchner es recorrer el conurbano bonaerense de la mano del gobernador bonaerense Axel Kicillof y hacer campaña separada de los actos de Alberto Fernández.

"No tiene sentido malgastar tanta energía en un acto donde ambos pueden potenciarse por separado", explicó como excusa un funcionario que dialoga permanentemente con la senadora. Los actos -cortos y con poca gente a raíz del peligro de contagios de Covid- que se prefigura el cristinismo en la provincia de Buenos Aires estarán concentrados en el conurbano. Es que Alberto Fernández recorrerá más el interior de la provincia que es donde mide bien y no se descarta que la vicepresidenta también haga algo de campaña en Santa Cruz que es donde se recluye a descansar en El Calafate muchos fines de semana.

Además, en el kirchnerismo duro del Instituto Patria -en coincidencia con los hombres de confianza de la vicepresidenta- están convencidos de que Cristina Kirchner apuntalará la campaña del Frente de Todos en el voto de sectores medios y bajos. Es allí donde tiene su base popular, aunque admiten que dentro de esos mismos sectores a mucha gente que está enojada con el gobierno por los resultados sanitarios de la pandemia y no descartan que el macrismo puede hacer mella en esos votos. De hecho, Alberto Fernández bajó abruptamente su imagen en esos sectores a raíz de su desempeño en la pandemia.

Las listas de candidatos se definirán a último momento del viernes 27 con el Presidente y la vice en una sala con pocos presentes, coinciden en señalar funcionarios del gobierno y allegados a la senadora. Pero más allá del nombre de los candidatos, Cristina Kirchner cree que hoy el candidato es el Frente de Todos. No lo dice como un eufemismo de campaña: las encuestas que le llegan a su despacho hablan de que la marca FDT hoy mide más que cualquier funcionario o dirigente kirchnerista.

Por ello, Cristina Kirchner cree que los candidatos que encabecen listas deberán estar "profundamente identificados" con el Frente de Todos, como encomendó. En la intimidad del poder de la vicepresidenta están convencidos de que las elecciones legislativas no serán sencillas porque el gobierno perdió mucha credibilidad en medio de la pandemia. Admiten que Macri hoy tiene una base electoral de un 25 al 30% y que en provincia de Buenos Aires no sacarán más de 18 bancas.

No obstante, Cristina Kirchner cree que el "Boliviagate" y la investigación por la presunta colaboración de Macri en la caída de Evo Morales podría perjudicar severamente al ex presidente de Juntos por el Cambio. No es la causa de la quiebra del Correo Argentino como la planteó Carlos Zannini la que complicaría al macrismo sino los efectos del caso de Bolivia donde no descartan un pedido extradición de Macri por parte de la administración actual del socialista Luis Arce.

"Hay una investigación en marcha, muchos indicios de que Macri colaboró en el golpe contra Evo y llevaremos el tema a la ONU y otros ámbitos internacionales. Eso sí podría perjudicar a Macri más que la causa Correo que pocos argentinos entienden en su profundidad", explicó a El Cronista un asesor de la vicepresidenta.

En este sentido, en el Frente de Todos creen que el "Boliviagate" podría tener un impacto contra el macrismo en los sectores bajos ya que allí encuentran una permanente convivencia con la numerosa comunidad boliviana del conurbano bonaerense.

Hubo cierto malestar de la vicepresidenta con las recientes declaraciones de Alberto Fernández sobre Cuba cuando dijo que "desconozco lo que ocurre allí pero terminemos con el bloqueo". Para Cristina Kirchner esa fue "una frase poco afortunada", según reiteraron al menos dos allegados a ella.

La explicación del malestar de la vicepresidenta con Alberto Fernández por esa frase tiene su razón de ser: Cristina Kirchner dialogó en los últimos días intensamente con el embajador argentino en La Habana, Luis Ilarregui, un amigo personal de los Kirchner, quien le comentó la situación difícil por la que atraviesan los cubanos y la esencia de las manifestaciones contra el régimen castrista. En los comentarios del embajador argentino se detalló que las restricciones del presidente norteamericano Joe Biden en el envío de dólares a la isla, sumado a la falta de alimentos y una dependencia muy fuerte de Venezuela o Rusia afectaron severamente a Cuba en medio de la pandemia.

Por todo ello, Cristina Kirchner cree que el Presidente no puede decir que desconoce la situación política y social de Cuba más allá de que coincide en que el bloqueo económico impuesto por Estados Unidos desde la revolución es una de las causales de muchos males de los cubanos.

En cambio, no hay malestar de la vice con el Presidente en relación a la marcha de las negociaciones con el FMI donde observa que hay un guiño del Fondo para llevar un alivio a la Argentina por la deuda. Allí la vicepresidenta ve una concreta posibilidad de avanzar en la creación de un Fondo de Resilencia como se planteó en la reciente cumbre del G20 y el uso de los derechos especiales de giro para dar respiro a la alicaída economía argentina.

Martín Dinatale

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…