Viernes, 16 Julio 2021 08:39

El consumo sigue en rojo y Guzmán demora medidas a pesar de las presiones internas - Por Claudio Zlotnik

Escrito por

El consumo no arranca. El balance del primer semestre cerró en rojo: registra una baja del 7,4% en relación a enero-junio del 2020

 

El consumo no arranca. Parece lógico en medio de una economía con una inflación acelerada y salarios que no logran ganarle la carrera a los precios. Los últimos datos de la consultora Scentia muestran que las ventas de alimentos en supermercados y autoservicios de barrio cayeron 2,1% en junio, en relación al mismo mes del año pasado.

 

El balance del primer semestre también cerró en rojo: registra una baja del 7,4% en relación a enero-junio del 2020.

Los mayores perdedores fueron los pequeños comercios de barrio: en junio tuvieron una merma de sus ventas del 6,2% contra junio del año pasado. En las cadenas de supermercados, por el contrario, se notó una mejora del 3,1%.

¿Cómo es posible semejante desequilibrio para comercios que venden prácticamente lo mismo? La respuesta está en la brecha de precios entre los supermercados y los negocios de barrio, que no pueden ofrecer productos bajo los programas de "Precios Cuidados" y "Precios Máximos". Este último programa terminó el mes pasado, con lo cual será interesante observar la dinámica de los precios y el consumo hacia adelante.

Entre “Precios Cuidados” y “Precios Máximos” hay una amplia oferta de productos de almacén, de higiene y de limpieza del hogar. Las grandes cadenas acceden a esos artículos a precios regulados, más bajos que los que consiguen los almacenes y autoservicios, que hacen las compras en los mayoristas, y le agregan un plus a los valores que consiguen.

Con el retroceso del consumo masivo se entiende la preocupación de la Casa Rosada en pleno camino hacia las elecciones de medio término.

A la pérdida de poder adquisitivo por la aceleración inflacionaria se le suma el aumento del desempleo, en medio de la pandemia y las medidas restrictivas que obligaron al cierre de actividades.

Medidas que no alcanzan

Por ahora, el Gobierno lanzó algunas medidas para mejorar el cuadro, pero hasta ahora no alcanzaron.

La última fue conocida en las últimas horas, con la compensación a los jubilados, cuyos haberes perdieron contra la inflación. Para los que ganan hasta dos salarios mínimos ($46.130) habrá un bono de $5.000, por única vez, a cobrar recién en agosto.

Desde el kirchnerismo le reclaman a Guzmán más audacia para tomar medidas que ayuden a mejorar el escenario.

El Gobierno pretende que el consumo masivo muestre una paulatina recuperación a medida que vayan cerrando los acuerdos de las nuevas paritarias. Con los ingresos de los trabajadores ajustados, la expectativa es que mejore el poder de compra de esos salarios.

La aceleración inflacionaria y el gesto del Gobierno para que distintos gremios revisen los arreglos de aumentos salariales para este año -incluso de la órbita estatal- levantaron las gateras. Ya son varios los gremios que lograron adelantar las revisiones firmadas hace unas pocas semanas, y se vienen más.

Concretamente, unos 2,3 millones de trabajadores de cuatro gremios distintos tendrán un adelanto en la revisión de sus paritarias en las próximas semanas.

Se trata de los empleados de comercio, que había firmado una recomposición salarial del 32%, que quedó muy lejos de la expectativa inflacionaria y de lo que están haciendo otros gremios grandes.

También la UOCRA, unos 450.000 trabajadores, que habían arreglado un 35,8% en cuatro cuotas.

En el caso de los estatales de UPCN y de ATE, en abril había convenido un incremento del 35% en seis cuotas. Engloban a unos 380.000 empleados públicos.

La UOM cierra la lista de los más grandes que renovarán sus paritarias en las próximas semanas. También habían cerrado por un 35% en cuotas.

Claudio Zlotnik

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…