Miércoles, 28 Julio 2021 10:21

Tontos, pero no tanto - Por Carlos Pagni – (Video)

Escrito por

La sociedad está mirando una campaña con un mensaje hecho de chicanas y desacreditaciones insostenibles. Mientras tanto hay inflación, desempleo, pobreza, encierro y hasta miedo a la muerte. 

El 30 de noviembre de 1982 asumió el poder en España ese gran político que es Felipe González, que fue una figura clave de la política española. Y en el discurso de asunción dijo: “Me imagino que en este salón entró gente de la calle. Me imagino que los estoy mirando. Pueden ser una ama de casa que va hacia el mercado, un empleado de banco, el botones de un hotel o un universitario. Y me pregunto qué pensarán de nosotros. ¿Seguirán nuestros debates? ¿Los ilusionamos o los desencantamos?”.

 


Ésta es la pregunta principal, y casi la única, que se debe hacer un político. Nosotros hoy estamos frente a una campaña electoral que se acaba de lanzar con la presentación de los candidatos. Voy a poner algunos ejemplos del clima intelectual de esta campaña: Sergio Massa en su discurso de presentación de candidatos en Escobar se quejó de los candidatos que pasan de un distrito a otro. No lo dijo, pero se refería a María Eugenia Vidal y a Diego Santilli, que cruzaron hacia uno y otro lado de la Capital y la Provincia.

Pero no se dio cuenta Massa de que los que lo estaban escuchando eran Cristina Kirchner, que se cruzó largamente de Santa Cruz a la Provincia de Buenos Aires, y Axel Kicillof, que hasta hace dos años era diputado por la Capital Federal. Lo más curioso de todo es que, al día siguiente, Kicillof también se burló de los que cruzan el Riachuelo, y se olvidó de que él mismo hace apenas dos años había cruzado el Riachuelo.

Cristina Kirchner, Kicillof y Massa hablaron del gobierno de Alberto Fernández y dijeron: “Casi no pudimos hacer nada por la pandemia”. Pero no pudieron decir lo que piensan: que es un gobierno malo, y que por eso se tienen que ocultar detrás de la pandemia. A tal punto fue el desprecio que Fernández en su discurso tuvo que balbucear una defensa, muy imperfecta, de lo que hizo durante los dos años que van de gobierno desde que asumió.

Del otro lado Diego Santilli, el principal candidato de la oposición en el principal distrito en disputa que es la Provincia de Buenos Aires, dijo que él recorrió personalmente el Conurbano y así se enteró de que, en apenas dos años del gobierno de Kicillof, había vuelto el narcotráfico. Es lo mismo que hace Alberto Fernández cuando dice que, en cuatro años, Mauricio Macri logró destruir la Argentina que seguramente era floreciente antes de que llegara Macri.

Lo más interesante de Santilli es que es el ministro de Seguridad de la Ciudad de Buenos Aires. Debería saber, sin pasear por el Conurbano, qué pasa con el narcotráfico en los alrededores de la ciudad. No vaya a ser que entren...

Esta sociedad está mirando esa campaña que parece pensada con una hipótesis principal: somos todos tontos, y por eso merecemos ese mensaje que está hecho de chicanas y desacreditaciones insostenibles. Mientras tanto hay una inflación de más del 3% a lo largo de nueve meses consecutivos, desempleo, 42% de pobreza a nivel país y 51% en el conurbano. Esto además del encierro, miedo a perder el trabajo, miedo a enfermarse y miedo a la muerte.

Ésta es una sociedad que tiene tedio, no bronca. Abulia, no furia. Muchos hasta deciden irse, no jóvenes, sino adultos. La pregunta es: Nos están mirando, ¿los desencantamos?, ¿nos desencantan?, ¿nos ilusionan?, ¿les prestamos atención? Todo eso se va a saber en estas elecciones. 

Carlos Pagni

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…