Miércoles, 04 Agosto 2021 12:35

¿Por qué Gerardo Morales le da pelea a Horacio Rodríguez Larreta? - Por Silvia Mercado

Escrito por

El gobernador de Jujuy no calla sus críticas al modelo de construcción política del PRO y alimenta una interna que obligó a una reunión de emergencia de Juntos por el Cambio para limar asperezas.

Si algo no esperaba Horacio Rodríguez Larreta es que la UCR saldría a torearlo. Creía que alcanzaba con la filigrana que pacientemente tejió con el radicalismo porteño, en primer término, y con radicales tan variados como el mendocino Alfredo Cornejo, el cordobés Mario Negri o el formoseño Luis Naidenoff, por mencionar solo algunos de los dirigentes de diálogo frecuente con el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires.

No tomó en cuenta que, con sus 120 años de existencia, entre los radicales siempre aparecen caras dispuestas a disputar el poder o en todo caso a negociarlo, pero incapaces de aceptar la indiferencia. Y todo indicaría que es el caso de Gerardo Morales, que parece decidido a patear el tablero de Juntos por el Cambio.

Cerca del gobernador de Jujuy aseguran que todo empezó el día que leyó en un diario porteño que Rodríguez Larreta se había comprometido con Martín Lousteau a apoyarlo en su decisión de presidir la UCR. Cuentan que no sabe si es cierto y que tampoco pidió precisiones. En cambio, recuerda perfectamente quién escribió la nota, el día en que salió publicada y hasta imaginó sus fuentes.

En la sede del Gobierno porteño creen que "Gerardo ve fantasmas, no solo porque la nota no dice eso, sino porque él mismo habló con Lousteau de la posibilidad de presidir la UCR. Además, si él tiene algo de lo que quejarse, que se siente con Horacio y lo hable personalmente".

Pero Morales no se reunió con Rodríguez Larreta ni buscó hacerlo. Tampoco del otro lado propiciaron un encuentro, quizás a la espera de entender qué es exactamente lo que busca. "O esperando la manera de enjaularnos, que es el método del PRO para ahogar la discusión interna", dicen amigos del jujeño.

Es que las culturas de los grandes partidos de la coalición son muy distintas. Así como en la UCR disfrutan la discusión interna y consideran que el ruido alimenta el compromiso de la militancia, en el PRO desprecian a los que salen a cuestionar la estrategia política cuando de lo que se trata es de ganarle al kirchnerismo. "No vale el juego de egos", suelen repetir. "El único ego que respetan es el de ellos, pero desprecian el nuestro", contestan los radicales.

"¿Si no cuestionas la política ahora, ¿cuándo? En el PRO tienen que acostumbrarse a hacer política", replican asesores de Morales. "Nunca fui un buen exégeta de Gerardo, pero me consta que hay muchos radicales que no quieren que la coalición quede de nuevo en manos del PRO", puntualiza un estratega de la UCR. "Gerardo actúa como un patrón de estancia", se quejó un radical porteño. Otros, más divertidos, lo justifican diciendo "el PRO la tiene a Lilita para condicionar el debate, nosotros ahora lo tenemos a Morales".

En Uspallata están decididos a no contestarle, por lo menos en público. "El ruido del debate político no le llega a la gente, y más bien le molesta. En la calle, los vecinos no hablan de candidaturas sino de los dramas que está viviendo, con hijos que se van del país en busca de nuevos horizontes y una inseguridad que no les permite estar seguros ni siquiera en sus propios hogares", cuentan.

Un candidato que acompañó a Diego Santilli a recorrer el centro de Avellaneda no ocultó su asombro por lo bien que le fue al "Colo" en la recorrida. "Nadie habló de (Facundo) Manes, ni de Gerardo (Morales), lo único que quieren es que le ganemos a Cristina y a Kicillof, y lo dicen tal cual te lo estoy diciendo", aseguran.

Lo que está claro es que el gobernador de Jujuy tiene vocación de ser presidente y decidió picar en punta antes de que Larreta se consolide, lo que podría ser irreversible si Santilli le gana a Manes en las PASO, porque al liderazgo en CABA le sumará la victoria en las primarias. Y seguramente una muy buena elección de la coalición en la provincia de Buenos Aires, quizás hasta ganar por algún punto.

Entre quienes rodean al Jefe de Gobierno de la Ciudad nada les parece más alejado. "Si Gerardo cree que se hace política pegándonos en público está entrando en una equivocación que lo aleja del electorado. Tal vez funcione en su provincia, pero no aquí, donde la única preocupación es sacarse al kirchnerismo de encima, algo que él logró en Jujuy, por cierto", sintetizan.

Del lado jujeño la visión es muy distinta. "Gerardo no oculta lo que piensa, nunca esconde nada y ahora discute el liderazgo de la coalición porque no quiere que se cometan los mismos errores de la gestión de (Mauricio) Macri. ¿Qué pretenden? ¿Censurarlo?", preguntan.

Igual, por unos días pretenden bajar el tono, hablar de otros temas y salir de la discusión interna. Si lo logrará o no, nadie lo sabe. El jujeño es un hombre de ideas firmes y persistentes. Después de tres derrotas sucesivas logró ganar la gobernación de su provincia. Ahora se le puso que quiere ser Presidente, un deseo que se choca con el de Larreta quien, según dicen, planifica una ambición similar y desde los 5 años.

Silvia Mercado

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…