Lunes, 09 Agosto 2021 08:10

Crece la tensión entre los movimientos y La Cámpora por la distribución de fondos - Por Jaime Rosemberg

Escrito por

La transición en Desarrollo Social entre Daniel Arroyo y Juanchi Zabaleta agravó las demandas de cada sector que buscan reposicionarse

 

Cae la tarde del viernes en el piso 14 del viejo edificio que da a la avenida 9 de julio. Empleados llevan y traen carpetas con expedientes, con el objetivo de “dejar todo cerrado” de cara al inminente recambio. Con Daniel Arroyo juntando sus cosas para dejar en breve su despacho de ministro de Desarrollo Social, “Juanchi” Zabaleta intensifica su discreta ronda de reuniones con referentes de ese área y funcionarios, a la espera de asumir el martes.

 

La suerte de vacancia en el ministerio-Arroyo no termina de irse, Zabaleta no terminó de llegar-aumenta la tensión entre los distintos sectores con poder y “caja”, ansiosos de aumentar su influencia y conocer, ya en el terreno, los planes del nuevo ministro, un intendente con larga experiencia en resolución de conflictos en un territorio complejo del conurbano bonaerense como Hurlingham, del que es todavía intendente. Conflictos que incluyeron una frontal disputa con La Cámpora por las listas de concejales en su propio territorio, saldada con su designación como ministro.

La marcha del ayer por San Cayetano apenas esconde, según el propio Gobierno, una “marcada de cancha” al próximo ministro, en la búsqueda de mayor protagonismo de ese sector, que rivaliza con La Cámpora y los propios intendentes por el manejo de áreas clave de un ministerio cruzado por demandas sociales crecientes al compás de la inflación y el desempleo. La preocupación por los planes de Zabaleta, “hombre de Alberto” según lo describe un referente social, cruzó la reciente reunión entre Emilio Pérsico, líder del Movimiento Evita y secretario de Economía Social, y distintos movimientos sociales antikirchneristas que también son beneficiarios de planes y proyectos del ministerio. “Nos dijo que estaba preocupado, que el problema común que tenemos con ellos es el avance de los intendentes”, coincidieron dos de los participantes del cónclave.

La idea del Movimiento Evita y sus aliados (Somos Barrios de Pie y la CCC, en este caso también la CTEP de Juan Grabois) es apoyar un mayor protagonismo de la “economía popular”, con mayor desarrollo de los Planes Potenciar (que maneja Pérsico), mientras La Cámpora insiste en desarrollar las políticas “generales” de ayuda social, como la AUH y la Tarjeta Alimentar, que maneja la secretaria de Inclusión Social, Laura Alonso, y cuyo alcance fue ampliado en los últimos meses de la gestión de Arroyo. Militante de La Cámpora y exdiputada, Alonso tiene a su cargo la distribución de fondos para que las organizaciones compren alimentos frescos para los más de 10.000 comedores y merenderos de todo el país, con demanda siempre creciente, mientras Pablo País, referente de los intendentes en el ministerio, se ocupa de la distribución de alimentos “secos”.

“En los barrios no hay discusiones, lo que no tiene uno se lo da el otro, la crisis te obliga a juntarte”, contesta un referente del Movimiento Evita cuando lo consultan por la disputa, aunque otros hablan de una pelea apenas larvada que tuvo como ejemplo la violenta protesta de sectores piqueteros como Teresa Rodríguez en las puertas de la intendencia de Lomas de Zamora. “Los que protestaron son los que quedaron fuera del reparto”, comentan fuentes del sector social. La escasa inclusión de referentes de “los cayetanos” en las listas de candidatos, y a la vez la prohibición de presentar listas en distritos como La Matanza, es otra de las cuentas pendientes del sector con el camporismo, que en este caso actuó en alianza con los intendentes.

¿Qué hará Zabaleta? “No va a decir nada hasta que no esté confirmado en el cargo”, responden, lacónicos, cerca del intendente. “Va a desembarcar tranquilo, la intención es no romper ni cambiar ninguna estructura”, comentan fuentes oficiales, y agregan que salvo “dos o tres administrativos que revisen los números” no incorporará funcionarios a su gestión, al menos en lo inmediato (ver aparte). “Va a ser muy duro en la negociación con la izquierda para controlar la calle”, acota un referente social kirchnerista que lo ve “mejor preparado que Arroyo” para soportar los tironeos constantes que supone la contención social en el país.

Según pudo saber la nación, en sus reuniones de esta semana con referentes como el secretario de Relaciones Parlamentarias, Fernando “Chino” Navarro (Movimiento Evita) y Juan Grabois Zabaleta repitió que la idea es “trabajar todos juntos” en la “recuperación económica” y que “no hay nada que no se pueda acomodar” en la amalgama de intereses y referentes en la que se convirtió el ministerio. “Arroyo es un técnico que hizo equilibrio, Juanchi es un político, no hará cambios para no complicar la convivencia”, coinciden desde la administración saliente y la entrante, confiados en la “muñeca” del intendente para resolver las tensiones internas. “Todos están en la cubierta del Titanic, si hay más plata para repartir estarán unidos, y si no la hay se ahogan todos”, describe un veterano referente social opositor.ß

Jaime Rosemberg

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…