Lunes, 11 Octubre 2021 10:28

Las tensiones entre Sergio Berni y Martín Insaurralde generan cortocircuitos en el gabinete de Axel Kicillof - Por María José Lucesole

Escrito por María José Lucesole

El gobernador evalúa un nuevo cambio en su equipo después de las elecciones y el jefe de gabinete pretende desplazar al ministro de Seguridad

La tensión entre el ministro de Seguridad, Sergio Berni, y el Jefe de Gabinete, Martín Insaurralde, se respira en el equipo de gobierno de Axel Kicillof. La tirantez no es nueva. Se consolidó de a poco en la última década. Pero no escaló en temperatura desde que el hombre de Lomas de Zamora llegó a La Plata con un motivo adicional: su aspiración es ver a Berni afuera del gabinete. Espera concretarlo entre noviembre y diciembre próximo, después de las elecciones legislativas.

Tras las elecciones, Kicillof piensa en un nuevo cambio en su equipo y entonces podría ser el turno del ministro de Seguridad, según estiman fuentes del Frente de Todos que mantienen diálogo fluido tanto con Berni como con el gobernador de la provincia de Buenos Aires.

Insaurralde se erigió hacia el gobierno de Kicillof en vocero de los intendentes que hace tiempo se sienten maltratados por el ministro de Seguridad. Los alcaldes lo sienten a Berni un outsider que llegó a sus municipios para hacer su propia campaña para su línea interna: “Fuerza Buenos Aires”. Justamente la aspiración de Berni es construir política en territorio de Insaurralde, y ese fue uno de los motivos del distanciamiento hace décadas.

Berni apoyó desde 2015 al dirigente local de Lomas de Zamora Juan María Viñales, que desafío las listas de Insaurralde en al menos dos elecciones. Viñales nunca logró más de un cinco por ciento de los votos peronistas, pero ese quiebre fue siempre un desafío abierto de Berni para Insaurralde en su terruño.

Viñales ahora festeja el arribo de Insaurralde al gabinete provincial. Pero fiel a su estilo critica: “Debe haber menos fotito y más zapatilla para llegar a los vecinos”. De todas maneras, hay un acuerdo en esta elección: Vilma González, pareja de Viñales, es parte de la lista de Insaurralde para concejales en Lomas de Zamora.

Pero las heridas del pasado aún están abiertas. En Lomas de Zamora los adversarios de Insaurralde aseguran que Berni no perdona que uno de los focos de la revuelta policial que cuestionó en público su conducción se gestó justamente en ese distrito del Gran Buenos Aires.

Insaurralde, a su vez, guarda como muestra los desafíos de Viñales, en la cuenta por saldar. Pero hay más: los operativos que hizo Berni para desmantelar la feria del Olimpo, durante los tiempos duros de la pandemia en 2020 no sólo lo expusieron al enojo de los feriantes. También a la crítica de Kicillof por no manejar en su distrito las consignas más duras del eslogan sanitario “Quedate en casa”, en tiempo de la cuarentena.

La aspiración política de Berni

Lo cierto es Berni -proveniente de la segunda sección electoral- tampoco construyó alianzas sólidas con los intendentes del Gran Buenos Aires. En la página oficial del Ministerio de Seguridad, donde proliferan eslogans de su línea interna, Fuerza Buenos Aires, sólo hay una foto junto a la intendente de Moreno, Mariel Fernández.

La base operativa de Berni está en Puente Doce, en Ezeiza. Pero el ministro tampoco tiene vínculo fluido con Alejandro Granados. El fin de semana que pasó Granados hizo un asado con los intendentes, al que asistió Insaurralde. Hubo fútbol y política de cara a las próximas elecciones. Berni no fue.

El homenaje de Sergio Berni por la conmemoración del fin de la Guerra de Malvinas

“Berni es muy personal. No va a La Plata. No arma con los intendentes. Sólo reporta a Cristina Kirchner”, dijo un hombre vinculado al ministro que lo conoce desde hace años.

Berni tampoco estuvo en un acto de Insaurralde y Kicillof en Lomas de Zamora, el jueves. Ni Berni Ni Insaurralde respondieron los llamados de LA NACION para informar sobre este vínculo que ahora se recicla entre el Jefe de Gabinete y el ministro de Seguridad.

La suerte del ministro dentro del gabinete podría desvanecerse en los próximos meses, al igual que su marca política, Fuerza Buenos Aires. El soldado de Cristina no superó la etapa electoral. Y está por verse si supera el recambio de medio término en el gabinete provincia, donde ahora gana espacio su viejo adversario interno, aliado ahora a La Cámpora.

María José Lucesole

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…