Lunes, 11 Octubre 2021 10:46

El Frente de Todos no logra revertir la derrota de las PASO, pero busca acortar la diferencia en Buenos Aires - Por Mariano Spezzapria

Escrito por

Los primeros sondeos posteriores a las PASO revelan que la oposición mantiene la diferencia a nivel nacional y en la Provincia; se confirma el fenómeno Milei en la Ciudad

A casi un mes de las PASO, el escenario de cara a las elecciones legislativas de noviembre sigue siendo negativo para el Gobierno. Las encuestas indican que el Frente de Todos no logra revertir la derrota a manos de Juntos por el Cambio a nivel nacional ni tampoco en la provincia de Buenos Aires, aunque en este distrito podría acortar la diferencia que se mantiene en favor de la principal coalición opositora.

Los especialistas consultados por LA NACION coincidieron en señalar que los cambios que introdujo el presidente Alberto Fernández en el Gabinete no le permitieron mejorar las expectativas de la sociedad sobre el rumbo de su administración y advirtieron que, por el contrario, la pelea interna en el oficialismo tras el cimbronazo de las PASO hizo que tanto el primer mandatario como la vicepresidenta Cristina Kirchner se debilitaran en términos de imagen.

Sin embargo, tanto en la Casa Rosada como en la campaña del Frente de Todos se agarran de este dato: entre el 20 y el 25% de los sufragios estarán “disponibles” el 14 de noviembre. Se trata de un porcentaje estimativo que surge de sumar a los electores “nuevos” que no fueron a votar (10%); los “huérfanos”, que optaron por fuerzas que no superaron las PASO, calculados en un 9%; y los “estratégicos”, que en un 6% se inclinarían en noviembre por fuerzas mayoritarias.

Para Juntos por el Cambio, las encuestas reflejan un panorama alentador, ya que se encamina a consolidar el 41% a nivel nacional que sacó Mauricio Macri en 2019, aunque se le presenta el desafío de mantener las victorias en provincias que eligen senadores nacionales (La Pampa y Chubut están en disputa) y retener a los votantes de Facundo Manes en territorio bonaerense. En la Ciudad, en tanto, María Eugenia Vidal se ubica en torno al 45% de las preferencias.

No obstante, el crecimiento de Javier Milei hacia los 20 puntos de intención de voto le coloca un techo a Juntos en su bastión porteño y pone también en aprietos al Frente de Todos, ya que su candidato Leandro Santoro tiene dificultades para retener el 24,66% que obtuvo en las PASO. La nueva derecha también mantiene su performance en la Provincia a través de José Luis Espert, quien disputa la condición de tercera fuerza con la izquierda de Nicolás del Caño.

En el interior del país, la principal coalición opositora se consolida en Córdoba –con Luis Juez como candidato a senador– y en Santa Fe, donde la periodista Carolina Losada le saca 10 puntos porcentuales al peronista Marcelo Lewandoski, auspiciado por el gobernador Omar Perotti. En Mendoza, los sondeos ratifican la preponderancia de Alfredo Cornejo sobre la camporista Anabel Fernández Sagasti. Y el Frente de Todos sigue apostando al norte del país.

“No se observan modificaciones en la estructura de resultados de las PASO”, aseguró a este diario Marina Acosta, de la consultora Analogías, en referencia a los sondeos que se realizaron las semanas posteriores a las elecciones primarias. También relativizó el efecto que podría tener una mayor participación en noviembre: “Sería el habitual entre PASO y generales, y de esa manera no habría una incorporación que permita la recuperación del Frente de Todos”.

La analista Mariel Fornoni, de Management&Fit, sumó un matiz a esa apreciación. “Puede ser que el Frente de Todos achique un poco la diferencia, porque la gestión de la elección fue mala en las PASO y ahora puede haber movilización territorial, en acuerdo con los intendentes” del Gran Buenos Aires, dijo. De todos modos, hizo notar que se mantiene el clima de enojo social porque “el 65% de los consultados dice que las cosas están mal y 58%, que van a estar peor”.

Cristian Buttie, de la firma CB, completó ese razonamiento: “La variable es el voto a favor o en contra del Gobierno, no de la oposición; y lo que se verifica es que la crisis económica es el Talón de Aquiles del Frente de Todos”. Para este especialista, la acusación que propagó el oficialismo de que la responsabilidad por la decadencia económica es originalmente de Macri, “solo impacta en el núcleo duro de sus votantes”, pero no le agrega apoyo independiente.

Por su parte Shila Vilker, de TrespuntoZero, apuntó que en los focus group “se percibe que el mapa pintado de amarillo que dibujaron las PASO puede generar una reacción contraria a Juntos por el Cambio” en noviembre, aunque advirtió que “los primeros sondeos no son alentadores para el oficialismo: continúa la pérdida de imagen de sus dirigentes y se cayó el techo electoral del Frente de Todos”, al tiempo que “ocurre un efecto inverso en la oposición”.

En la misma línea, Lucas Romero (Synopsis) sostuvo que, de acuerdo a un estudio nacional realizado en septiembre, se verificó una “confirmación del voto opositor y una duda más amplia en el voto oficialista”, que circunscribió en el 11,1% de los que apoyaron al Frente de Todos. “La primaria se volvió como una instancia ordenadora del voto antiperonista, que se guía por una identidad negativa, con un sentimiento refractario”, analizó el consultor.

En ese contexto, Juan Mayol (Opinaia) dijo que los sondeos marcan “una mayor fidelidad de los votantes de Juntos por el Cambio”. En la provincia de Buenos Aires, se ubican en esa franja el 90% de los que apoyaron a Diego Santilli, el 80% de los que votaron a Facundo Manes y un escalón más abajo, el 76% de los que sufragaron por la candidata oficialista Victoria Tolosa Paz. “El Gobierno puede llegar a recuperar unos puntos, pero no de manera masiva”, pronosticó.

Se trata de proyecciones provisorias, porque todos los encuestadores consultados por este medio aclararon que el comportamiento de los electores toma forma definitiva en las últimas semanas antes de los comicios. De hecho, un sondeo nacional realizado entre el 1 y el 3 de octubre entre 2500 casos determinó que un 13,6% de los consultados decidirá su voto en los próximos días y un 7,4% “lo va a decidir a último momento”. En tanto que “no sabe” el 4,4%.

El mismo estudio nacional proyectó un nivel de participación del 71,5%, por encima del 66,2% de las últimas PASO, que registraron el nivel de ausentismo más alto desde la gran crisis de 2001. “Hay un deterioro de las condiciones de vida de seis años seguidos, incluida una pandemia, la crisis de empleo y una desvalorización generalizada de la producción y los ingresos. La reversión de este proceso no ocurre en dos meses”, aseguró Acosta, de Analogías.

Buttie, de la consultora CB, dijo por su parte que a nivel nacional “se puede estirar la diferencia a favor de Juntos por el Cambio y llegar a 12 puntos”, mientras que Fornoni (M&F) sostuvo que “el 60% no aprueba nada del Gobierno”, lo cual le pone al Frente de Todos, un techo del 40% de intención de voto. A su vez, Vilker (TrespuntoZero) evaluó que para el oficialismo la disyuntiva pasará en noviembre por “tener una derrota digna o una derrota catastrófica”.

Sin embargo, Romero, de Synopsis, afirmó que en las legislativas habrá “entre 20 y 25% de voto disponible” por el que las fuerzas políticas disputarán su voluntad, mientras que Mayol (Opinaia) sostuvo que, de acuerdo a los números de sus encuestas, Juntos por el Cambio llegará al 40% en la provincia de Buenos Aires y el Frente de Todos al 35%, en tanto que la izquierda y Espert pelearán por el tercer lugar. Todo esto, avisan, sucederá si no se presenta en las próximas semanas un nuevo “cisne negro”.

Mariano Spezzapria
Ilustración: Alfredo Sábat

Top
We use cookies to improve our website. By continuing to use this website, you are giving consent to cookies being used. More details…